15 de enero de 2019 4:17 pm

Pongamos en manos de la Virgen el anhelo de libertad de Venezuela, alienta obispo

Redacción ACI Prensa

El Administrador Apostólico de Barquisimeto, Mons. Víctor Hugo Basabe, alentó a los venezolanos a poner en las manos de la Virgen María el anhelo de libertad de Venezuela y de que “la pesadilla ha terminado”.

El Prelado hizo este llamado ayer 14 de enero durante la procesión de la Divina Pastora, considerada una de las más multitudinarias en el mundo.

Según la prensa local, este año la procesión reunió a unas tres millones de personas, superando las expectativas, pues se esperaba un número menor debido a las dificultades de transporte regional y nacional, y la falta de dinero.

“Que en sus manos pongamos también el dolor y el sufrimiento en que la mayoría de los venezolanos vivimos ahora, así como la esperanza y el anhelo de todo un pueblo que clama porque esta hora aciaga termine y porque prontamente sobre sus llanuras y cordilleras, sobre sus macizos y extensos mares, pero sobre todo sobre las sienes de cada uno de los que habitamos esta tierra, alboreen los rayos de la libertad”, expresó Mons. Basabe.

Las palabras del Prelado fueron acompañadas por los fieles que corearon “¡libertad!, ¡libertad!, ¡libertad!”.

El Administrador Apostólico retomó la homilía y pidió para que se “nos anuncien (a los venezolanos) que la pesadilla ha terminado, que despertamos no solo a un nuevo día”, sino que “marcados por la paz, la solidaridad y la bondad”, nos “comprometemos a trabajar unidos desde la fe y el amor, a fin de devolver a Venezuela el lugar que le corresponde en el concierto de las naciones libres y democráticas”.

“Esa libertad que anhelamos debe ser el fruto de la acción mancomunada de todo el pueblo. Ya basta de sembrar odio y división. Es tiempo del encuentro fraterno, dejar de lado los intereses personales y grupales para sembrar voluntades en aras de un mejor país”, expresó.

Las palabras de Mons. Víctor Hugo Basabe se dan cuatro días después de la toma de posesión de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela por un segundo periodo consecutivo y que culminará en el 2025.

Esta toma de posesión ha sido desconocida por Estados Unidos, la Unión Europea. El Grupo de Lima, integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía instaron a Maduro a no asumir el cargo; y afirmaron que las elecciones del 20 de mayo de 2018 “carecen de legitimidad”.

Solo México, que también forma este grupo, envió a un encargado de negocios a la ceremonia del 10 de enero.

Por su parte, los obispos de Venezuela advirtieron el 9 de enero que la pretensión de Maduro de inaugurar un segundo periodo “es ilegítima por su origen, y abre una puerta al desconocimiento del Gobierno porque carece de sustento democrático en la justicia y en el derecho”.

El 11 de enero el Presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), Mons José Luis Azuaje, solicitó una consulta electoral para volver a la legitimidad.

Etiquetas: Venezuela, Iglesia en Venezuela, Crisis en Venezuela, Divina Pastora

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios