9 de agosto de 2020 - 2:50 PM

Perú: Arzobispo cuestiona “triste coyuntura política” y pide unidad ante coronavirus

Redacción ACI Prensa

Mons. José Antonio Eguren, Arzobispo de Piura y Tumbes. Crédito: Arzobispado de Piura
Mons. José Antonio Eguren, Arzobispo de Piura y Tumbes. Crédito: Arzobispado de Piura

El Arzobispo de Piura y Tumbes (Perú), Mons. José Antonio Eguren Anselmi, cuestionó la “triste coyuntura política” del país y alentó a la unidad para enfrentar juntos la crisis del coronavirus que afecta a más de 471 mil personas y ha cobrado la vida, según cifras oficiales, de casi 21 mil personas.

En la Misa que presidió esta mañana en la capilla privada del Arzobispado de Piura, Mons. Eguren hizo “una reflexión sobre la triste coyuntura política actual. Con dolor vemos en estos tiempos a nuestra Patria no solo marcada por el sufrimiento de la pandemia y por la pobreza generada por esta, sino golpeada además por una crisis política caracterizada por el enfrentamiento y los desencuentros”.

“Es algo intolerable, que en medio de una crisis sanitaria y económica sin precedentes en la historia del Perú, nuestra clase política esté encontrada y desunida”, destacó.

“En estos momentos de pandemia, en que miles de hermanos peruanos se está enfermando y muriendo diariamente por falta de hospitales, médicos, oxígeno y medicinas, lo que se necesita es unidad”, subrayó el Arzobispo.

“Hay que dejar de lado los insultos y recriminaciones, los intereses personales y de grupo, para así poder superar juntos los problemas que nos afligen, y entre ellos el más urgente que es hoy en día la vida y la salud de los peruanos”, dijo el Prelado peruano.

La crisis política en Perú se acentuó cuando el ahora exprimer ministro, Pedro Cateriano, no recibió el voto de confianza de parte del Congreso el pasado 4 de agosto.

Cateriano sucedió en el cargo a Vicente Zeballos, quien dejó de ser primer ministro el 15 de julio, pocos días antes de la celebración de fiestas patrias, ocasión en la que suelen darse cambios en el gabinete ministerial.

El voto de confianza, un mecanismo en el que el Poder Ejecutivo le consulta al Poder Legislativo si cuenta con su respaldo, requería de al menos 66 votos a favor, la mitad más uno del número legal de congresistas. En esta ocasión solo 37 parlamentarios votaron así.

Con la negación del voto de confianza, el presidente Martín Vizcarra se vio obligado a nombrar un nuevo primer ministro, Walter Martos, que reemplazó a Cateriano que estuvo en el cargo menos de un mes.

Ahora, Walter Martos irá al Congreso el martes 11 de agosto con el nuevo gabinete y solicitará el voto de confianza.

No es la primera vez que un gabinete del presidente Vizcarra no recibe el voto de confianza. En septiembre de 2019 ya ocurrió y, aunque el Congreso lo otorgó fuera del plazo que puso el presidente, este consideró que los parlamentarios lo rechazaron “de manera fáctica”, por lo que disolvió el Congreso en una polémica decisión aplaudida por unos y criticada por otros por “inconstitucional”.

Para disolver el Congreso, Vizcarra se valió de lo establecido por el artículo 134 de la Constitución: “El Presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros”.

Las elecciones para los nuevos congresistas se realizaron el 26 de enero de 2020. Algunos analistas afirman que este nuevo congreso “es populista”, “vela por sus intereses” y habría negado la cuestión de confianza a Cateriano por oponerse a la reforma universitaria, un argumento que varios congresistas rechazan.

En su homilía, Mons. Eguren dijo que “de una vez por todas, tenemos que aprender a caminar y a trabajar unidos, porque del coronavirus nadie se salva solo. Ya es hora también de sacudirnos de tanta incompetencia, indolencia y soberbia”.

“¿Cuántos hermanos más tienen que morir para que reaccionemos? ¿Cuándo por fin nos daremos cuenta de que todos estamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados, pero al mismo tiempo todos importantes y necesarios?”, cuestionó.

“Los enfermos junto con sus familias, los pobres y los más vulnerables, no tienen por qué pagar las consecuencias de una clase política que parece ser incapaz de dialogar y lograr entendimientos, y sobre todo comprender que somos peruanos y no enemigos”, resaltó el Arzobispo.

En las actuales circunstancias “hay que actuar con la verdad, con transparencia, con mucha humildad, y decisión, pero además con mucha fe en Cristo quien nos dice: ¡No teman, soy Yo!”.

“Nunca hay que olvidar que nuestra fe cristiana y católica sella nuestra identidad nacional. En ella encontraremos siempre la fuente para vivir la comunión y la solidaridad que tanto escasea hoy en día en la política, como el oxígeno medicinal en nuestros hospitales”, destacó el Prelado peruano.

“Gracias a Dios esa fe sobreabunda en nuestro pueblo fiel y sencillo y la estamos viendo manifestada durante estos días de reapertura de nuestras iglesias en Piura y Tumbes”, concluyó.

Para leer la homilía completa de Mons. Eguren, ingrese AQUÍ.

Etiquetas: Perú, Mons. José Antonio Eguren, Crisis política, Obispos de Perú, Martín Vizcarra, Arzobispo de Piura, coronavirus, Covid-19, pandemia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios