6 de noviembre de 2017 6:22 pm

Pena de muerte: 3 temas para la reflexión y el debate

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Foto: Pixabay (Dominio Público)
Imagen referencial / Foto: Pixabay (Dominio Público)

El Arzobispo de Piura en el norte del Perú, Mons. José Antonio Eguren, propuso tres temas importantes que deben considerarse en el debate sobre la pena de muerte en el país sudamericano.

1.- Fortalecer la familia

Ante el debate que ha surgido en Perú sobre la posibilidad de establecer la pena de muerte para los violadores de niños de 5 años o menos, el Prelado propone en primer lugar la prevención.

Para esto, explica, “es fundamental fortalecer a la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. La familia es la escuela del más profundo humanismo, es el lugar donde se forman los futuros ciudadanos y los creyentes, y ámbito donde se transmiten los valores”.

El Arzobispo resaltó que “está comprobado que familias fuertes hacen sociedades fuertes. La ausencia de familia, su debilitamiento y desestructuración, es en gran parte la causa de la delincuencia y de los crímenes más execrables como la violación”.

“Se hace urgente que el Estado defienda y promueva a la familia y lo haga con buenas políticas públicas”, dijo.

“Para la prevención también se requiere una buena acción educativa la cual debe realizarse conforme a la verdad de la persona humana. Familia y escuela fuertes son la mejor garantía para prevenir delitos y crímenes”.

2.- Reforma del sistema judicial y carcelario

Un segundo aspecto que sugiere Mons. Eguren es la urgente necesidad de que “tanto el sistema judicial como carcelario sean auténticos medios de rehabilitación y de reintegración personal de los reclusos conforme a su dignidad humana de hijos de Dios”.

“Sobre todo se hace urgentísimo en nuestro país una auténtica y eficaz reforma carcelaria”, agrega.   

3.- Fortalecer la seguridad ciudadana

Finalmente, explica el Arzobispo de Piura, “nadie discute hoy la necesidad de fortalecer la seguridad ciudadana en nuestro país”.

Esta seguridad ciudadana, dijo, se debe entender como “la acción que desarrolla el Estado junto con la ciudadanía para asegurar la convivencia pacífica, la erradicación de la violencia, y de esta manera evitar la comisión de delitos y faltas contra las personas y sus bienes”.

El magisterio del Papa

El Prelado peruano dijo también estar en sintonía con el pensamiento del Papa Francisco, para quien “la pena de muerte es inadmisible”. En su opinión, esta pena “no es la solución a ningún crimen por abominable que este sea”.

El magisterio del Papa Francisco, explica el Arzobispo, “está en continuidad y sintonía con el de sus predecesores San Juan Pablo II y Benedicto XVI.

“En efecto el Papa Santo, siguiendo la enseñanza del Catecismo de la Iglesia Católica, así como en su Encíclica Evangelium Vitae, sentó las bases para una eliminación de la pena de muerte calificando de ‘muy raros y casi inexistentes estos casos’. A su vez el Papa Emérito pidió que ‘se promuevan iniciativas políticas y legislativas para eliminar la pena de muerte en el mundo’”.

Entre alguna de las razones que resalta el Papa Francisco para pedir la abolición de la pena muerte, está el hecho de que “es una ofensa a la inviolabilidad de la vida y a la dignidad de la persona humana que contradice el designio de Dios sobre el hombre y la sociedad y su justicia misericordiosa, e impide cumplir con cualquier finalidad justa de las penas. No hace justicia a las víctimas, sino que fomenta la venganza”.

El Arzobispo de Piura exhortó finalmente a que “las enseñanzas del Papa Francisco nos ayuden en los actuales momentos a enfocar debidamente este tema tan delicado y a mejor prepararnos a acoger dentro de muy poco en el Perú a “Aquel que viene en nombre del Señor”.

Puede leer la nota completa de Mons. Eguren AQUÍ.

También te puede interesar:

Etiquetas: Perú, Familia, seguridad, Pena de muerte, Santa Sede, Mons. Eguren

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios