6 de junio de 2019 1:05 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 6 de junio de 2019 4:12 pm

Papa Francisco pide trabajar hasta el cansancio y con paciencia por las vocaciones

POR MERCEDES DE LA TORRE | ACI Prensa

El Papa Francisco en el Vaticano. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco en el Vaticano. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco proporcionó sugerencias concretas para la pastoral vocacional y advirtió la necesidad de adecuar el lenguaje de la Iglesia a los jóvenes, quienes viven continuamente “en conexión” al internet y a la informática en general. El Santo Padre pidió trabajar intensamente y con mucha paciencia en este campo.

“Cuando yo era joven, el trabajo con los jóvenes se hacía en círculos de reflexión. Nos reuníamos, reflexionábamos sobre ese tema, luego sobre otro, cada uno estudiaba el tema primero... Y estábamos satisfechos y hacíamos algunas obras de misericordia, visitas a hospitales, a alguna casa de retiro”, contó el Santo Padre.

Sin embargo, el Papa Francisco explicó que antes, acompañar a las vocaciones era un trabajo “más sedentario” y en cambio “hoy los jóvenes están en movimiento, y hay que trabajar con ellos en movimiento, y tratar de ayudarlos a encontrar la vocación en sus vidas”.

“Eso cansa. ¡Hay que cansarse! No se puede trabajar por las vocaciones sin cansarse. Es lo que la vida, la realidad, el Señor, y todos nos piden”, exclamó el Papa Francisco.

Estas palabras las pronunció sin discursos preparados el Santo Padre este 6 de junio en la Sala del Consistorio del Vaticano al recibir a representantes de los Centros nacionales para las vocaciones de la Iglesia de Europa quienes participan en un congreso en Roma del 4 al 7 de junio.

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, el Papa Francisco decidió al inicio de la audiencia entregar el discurso escrito preparado para la ocasión y hablar espontáneamente sin leer ningún texto.

“He preparado una reflexión aquí, que entregaré al Cardenal (Angelo Bagnasco), y me permito hablar un poco improvisando sobre lo que viene de mi corazón”, explicó el Papa.

En primer lugar, el Pontífice señaló que cuando habla de vocaciones “muchas cosas le vienen a la mente, muchas cosas que decir, que se pueden pensar o hacer, planes apostólicos o propuestas” pero destacó que “antes que nada me gustaría aclarar una cosa: que el trabajo para las vocaciones, con las vocaciones, no debe ser, no es proselitismo. ‘No es buscar nuevos socios para este club’. ¡No!”, alertó.

La pastoral vocacional “debe moverse a lo largo de la línea de crecimiento que Benedicto XVI nos indicó tan claramente: el crecimiento de la Iglesia es por atracción, no por proselitismo. Así. Nos lo dijo también a nosotros -obispos latinoamericanos- en Aparecida. No se trata de ir buscar dónde encontrar gente”.

En esta línea, el Papa Francisco recordó que en el Sínodo de 1994 un medio de comunicación denunció “la trata de novicias” al referirse a Congregación femenina que en los años 90 aceptaban postulantes para la vida religiosa procedentes de Filipinas cuando no tenían casas allí.

“La Conferencia episcopal de Filipinas dijo: ‘No. En primer lugar, nadie viene aquí para pescar vocaciones, no’. Y las hermanas que tengan casas en Filipinas, que hagan la primera parte de la formación en Filipinas. Esto evita algunas ‘deformaciones’. Quería aclarar esto, porque el espíritu del proselitismo nos hace daño”, advirtió el Santo Padre.

Además, Francisco destacó la importancia de los acompañantes vocacionales porque “ayudar a un joven o a una joven a elegir la vocación de su vida, ya sea como laico, laica, sacerdote o religiosa, es ayudar a asegurar que encuentre el diálogo con el Señor. Que aprenda a preguntarle al Señor: ‘¿Qué quieres de mí?’ Esto es importante, no es una convicción intelectual”, expresó.

“La elección de una vocación debe nacer del diálogo con el Señor, cualquiera que sea la vocación. El Señor me inspira a seguir una vida así, a lo largo de este camino. Y eso significa un buen trabajo para ustedes: ayudar al diálogo. Se entiende que si no dialogan con el Señor, será bastante difícil enseñar a otros a hablar. Diálogo con el Señor”, pidió el Papa.

Por ello, el Santo Padre animó a quienes impulsan la pastoral vocacional a tener paciencia con los jóvenes porque “trabajar con los jóvenes requiere mucha paciencia, mucha, mucha capacidad de escucha”.

De este modo, el Papa Francisco pidió comprender el lenguaje de los jóvenes. “A veces hablamos con los jóvenes tal y como estamos acostumbrados a hablar con los adultos. Para ellos, muchas veces nuestro idioma es ‘esperanto’, es como si estuviéramos hablando esperanto, porque no entienden nada”, alertó.

“Saben mucho sobre los contactos, pero no comunican. Comunicar es quizás el reto que deberíamos tener con los jóvenes” aseguró y añadió que es necesario “enseñarles que la informática es buena, sí, para tener algún contacto, pero ese no es el lenguaje: es un lenguaje ‘gaseoso’. El lenguaje real es comunicar. Comunicar, hablar”.

“Es un trabajo que hacer yendo paso a paso. También depende de nosotros entender lo que significa para una persona joven vivir siempre ‘en conexión’, donde la capacidad de recogerse en sí mismo se ha ido: este es un trabajo para los jóvenes”, explicó.

En este sentido, el Pontífice reconoció que “no es fácil” porque uno “no puede ir con ideas preconcebidas o con la imposición puramente doctrinal, en el buen sentido de la palabra: ‘Tú debes hacer esto’. ¡No!”, exclamó.

Debemos acompañar, guiar y ayudar para que el encuentro con el Señor les haga ver cuál es el camino en la vida. Los jóvenes son diferentes, son diferentes en todos los lugares, pero son iguales en la inquietud, en la sed de grandeza, en el deseo de hacer el bien. Todos son iguales. Hay diversidad e igualdad”, explicó el Papa.

Al finalizar, Francisco agradeció a los presentes por el trabajo que realizan y les pidió que leyeran y reflexionaran el discurso preparado previamente y que entregó al inicio de la audiencia.

“No pierdan la esperanza, sigan adelante con alegría”, animó el Santo Padre y los invitó a rezar juntos el Regina Coeli porque era mediodía.

Etiquetas: Vocaciones, jóvenes, Papa Francisco, discernimiento, pastoral vocacional

Comentarios