Después del rezo del Ángelus este 15 de agosto, el Papa Francisco invocó la intercesión de la “Madre de la esperanza” para que en el mundo haya más paz, justicia y vida digna.

En la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, el Santo Padre recordó que “hoy contemplamos en la gloria celeste” a la “Madre de la esperanza”, título que recientemente ha sido incluido en las letanías lauretanas.

“Invocamos su intercesión por todas las situaciones en el mundo que más tienen sed de esperanza: esperanza de paz, de justicia, de una vida digna”, dijo el Papa.

En esta línea, el Santo Padre rezó en particular por la población en Nigeria “víctima de violencias y ataques terrorísticos”.

Además, el Papa señaló que sigue con particular atención “la situación de las difíciles negociaciones sobre la cuestión del Nilo entre Egipto, Etiopía y Sudán” por lo que invitó “a todas las partes a continuar en el camino del diálogo, para que el ‘Río Eterno’ siga siendo una savia de vida que une y no divide, que siempre nutre la amistad, la prosperidad, la hermandad y nunca la enemistad, los malentendidos o los conflictos”.

De este modo dijo a los “queridos hermanos de Egipto, Etiopía y Sudán” que “el diálogo sea su única opción, por el bien de sus queridos pueblos y del mundo entero”.

Más en Vaticano

Asimismo, el Papa Francisco felicitó a todos por la fiesta de la Asunción y dijo que es un bonito gesto “acudir a un Santuario para venerar a la Virgen” por lo que animó a quienes se encuentran en Roma a ir a la Basílica de Santa María Mayor “para rezar delante de la imagen de la Salus Populi Romani”.