El Papa Francisco instó este a promover “la investigación, la educación y la promoción social” de los jóvenes migrantes.

Así lo dijo el Santo Padre este 29 de septiembre al recibir en el Vaticano a los participantes de un Congreso que reflexionó en “iniciativas en la educación de los refugiados y los migrantes” realizado en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

En su discurso, el Papa insistió en que “no basta con acoger a los inmigrantes, sino que hay que acogerlos, acompañarlos, promoverlos e integrarlos”.

En esta línea, el Papa Francisco agradeció los esfuerzos de las personas que trabajan para “poner en marcha programas para fomentar la educación de los refugiados” y agregó que “se ha hecho mucho, pero queda mucho por hacer”.

Por ello, el Santo Padre pidió “seguir dando prioridad a los más vulnerables” y alentó a la organización de “cursos de educación a distancia”, a la “concesión de becas” y a aprovechar “la red académica internacional” porque “las universidades también pueden facilitar el reconocimiento de las cualificaciones y competencias profesionales de los inmigrantes y refugiados, en beneficio de ellos mismos y de las sociedades de acogida”.

Además, el Papa subrayó que “las escuelas y universidades son espacios privilegiados no solo para la enseñanza, sino también para el encuentro y la integración”.

Más en Vaticano

En declaraciones a ACI Prensa, l Donatella Parisi, responsable del Servicio Jesuita a los Refugiados (JRS) en Italia “Centro Astalli” manifestó su “gran alegría por este curso que abordó el tema de la educación de los niños y jóvenes refugiados, en la primaria, secundaria y en la universidad” y añadió que fue “muy interesante escuchar a los refugiados que ya han concluido sus estudios universitarios que pudieron realizar gracias al patrocinio del JRS y del ACNUR”.

Sobre el encuentro en el Vaticano con el Papa Francisco en el que participó, Parisi subrayó a ACI Prensa “la importancia de acoger a los refugiados a través del derecho de la educación”.

“Para el Centro Astalli las palabras del Papa son nuevamente un aliento y motivación para invertir todavía más en la educación de los refugiados a través de la formación y el encuentro con otros jóvenes italianos en el mundo de la escuela”, concluyó la responsable de la comunicación del JRS en Italia.