14 de septiembre de 2015 12:02 pm

Papa Francisco: “Me he sentido usado por gente que se ha presentado como amiga”

Redacción ACI Prensa

El Papa Francisco confesó en una reciente entrevista que se ha sentido usado por gente que se presenta como amiga suya y a quienes, quizás, él no ha visto más que una o dos veces.

Así lo afirmó el Santo Padre en una entrevista con el periodista evangélico Marcelo Figueroa de Radio Milenium de Buenos Aires (Argentina) que fue difundida el domingo 13 de septiembre y que se realizó hace unos días en la Casa Santa Marta donde reside el Pontífice.

Al ser preguntado sobre la amistad por Figueroa, el Pontífice dijo que existe en el mundo una tendencia a tener amigos por interés “a ver qué provecho puedo sacar yo de acercarme a esa persona y hacerme amigo”.

A mí eso me duele. Y yo me he sentido usado por gente que se ha presentado como amiga y a quien yo quizá no había visto más que una o dos veces en la vida, y ha usado eso para su provecho. Pero es una experiencia por la que pasamos todos, la amistad utilitaria”.

El Papa explicó que “la amistad es un acompañar la vida del otro desde un presupuesto tácito. En general las verdaderas amistades, no se explicitan, se dan y se van como cultivando. A tal punto que la otra persona ya entró en mi vida como preocupación, como buen deseo, como sana curiosidad de saber cómo le va a él, a su familia, a sus hijos Es decir que uno va entrando”.

El Santo Padre dijo luego que “otra característica para distinguir la buena amistad de otras formas de amistad, que se llama amistad, pero son compañerismo, etc. Es que con un amigo, por ahí vos no te ves durante mucho tiempo, pero cuando te encontrás, y a veces pasan meses o hasta un año, sentís como si te hubieras visto ayer, enganchás enseguida. Es una característica muy humana de la amistad”.

Ante la pregunta sobre el sentido profundo de la amistad desde su lugar como Vicario de Cristo en la tierra, el Papa comenta que “nunca tuve tantos ‘amigos’ entre comillas, como ahora. Todos son amigos del Papa. La amistad es algo muy sagrado. La Biblia dice: ‘tené uno o dos amigos’”.

“Antes de considerar a uno amigo, dejá que el tiempo lo pruebe, a ver cómo reacciona frente a vos. Y es lo que sucedió en nuestra historia. Vos evangélico, yo católico y trabajando juntos por Jesús. Pero no solo funcionalmente, sino se fue dando esta amistad en la que también se involucró a tu mujer, tus hijos”.

El Papa recuerda luego la amistad de años atrás en Buenos Aires y cómo con Marcelo Figueroa poco a poco se fueron haciendo amigos y que ese nexo se fue fortaleciendo ante las dificultades.

En la amistad de ambos “también se pasaron momentos oscuros. ¿No es cierto? Como cuando vos tuviste que pasar por el túnel de la incertidumbre que te da una enfermedad. Lo confieso, yo sentía la necesidad de estar cerca tuyo, de tu mujer, de tus hijos. Porque un amigo no es un conocido, uno con el cual pasa un buen rato de conversación”.

El Santo Padre resaltó que “la amistad es algo hondo. Yo creo que Jesús quiso que se diera esto. Más allá de tu chiste de que sos ‘la oveja protestante mía’, está ese acercamiento humano de poder hablar de cosas comunes con hondura”.

Sobre la dimensión espiritual de la amistad de Dios con el hombre, el Papa Francisco dijo que la actitud del Señor “está preñada de cariño paternal, por supuesto, pero también de amistad. No sé cómo podamos interpretar eso de que Dios a Moisés le hablaba cara a cara, como un amigo le habla a otro amigo. Es decir: ¡Dios amigo de Moisés! Esa capacidad de confiarle todo, sus planes, lo que iba a hacer…”.

Tras hacer un repaso sobre el pasaje bíblico de Caín y Abel y cómo ese episodio es una muestra clara de la “cultura de la enemistad” en la que muchas veces está sumido el hombre, el Santo Padre explicó la importancia de la paciencia para que las personas sean buenas amigas.

“Es un misterio la paciencia de Dios, como también es necesaria la paciencia para forjar una buena amistad entre dos personas. Tiempo y paciencia. Como dicen los árabes: ‘comer varios kilos de sal’. Mucho tiempo de hablar, estar juntos, conocerse y ahí se forja la amistad. Esa paciencia en la cual una amistad es real, sólida. Porque en ese tiempo pasan muchas cosas en la cual hay que responder como amigo, o como indiferente”.

Figueroa cuestionó al Papa sobre la posibilidad de ser amigos de Jesús y cómo se puede vivir esa amistad: “Él lo dijo en la Cena: ‘ya no los llamo siervos, sino amigos’. El siervo no sabe lo que va a hacer su señor, el amigo sí. O sea conoce los secretos”.

“Lo que significa hoy –prosiguió el Papa– es dejarse decir amigo por él. Porque frente a la palabra de Jesús que te dice amigo. O sos un tonto, o un desgraciado que no entendés lo que significa, o abrís tu corazón y entras en ese diálogo de amistad. Jesús apuesta mucho ahí, porque podría haber dicho el maestro, el doctor, podría haber dicho tantos títulos. No, ‘ustedes son mis amigos, yo los escogí por amigos’”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Argentina, Papa Francisco, Dios, Amistad, Entrevista del Papa Francisco con Radio Milenium de Argentina

Comentarios