3 de noviembre de 2014 3:08 pm

Papa Francisco explica la clave en la vida de San Martín de Porres

Redacción ACI Prensa

San Martín de Porres en uno de los cuadros del convento de Santo Domingo en Lima, Perú, en donde reposan sus restos (Foto Walter Sánchez Silva / ACI Prensa)
San Martín de Porres en uno de los cuadros del convento de Santo Domingo en Lima, Perú, en donde reposan sus restos (Foto Walter Sánchez Silva / ACI Prensa)

Este lunes, durante la Misa en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco exhortó a los fieles a no dejarse seducir por la vanagloria ni fomentar las rivalidades al interior de la Iglesia, sino más bien actuar con espíritu de concordia y servicio a los demás, como San Martín de Porres, el “humilde fraile dominico”.

“Su espiritualidad estaba en el servicio, porque sentía que todos los otros, incluso los más grandes pecadores, eran superiores a él. Lo sentía de verdad”, afirmó Francisco al referirse al santo mulato de origen peruano cuya fiesta la Iglesia celebra hoy.

Su vida

San Martín nació en Lima en 1579. Desde niño sintió predilección por los enfermos y los pobres. Aprendió el oficio de barbero y algo de medicina. A los quince años pidió ser admitido como “donado”, es decir, como terciario en el convento de los Dominicos.

En su servicio de enfermero no hacía diferencia entre pobres y ricos, aunque tuvo que pasar por experiencias de incomprensión y envidia. En 1603 hizo su profesión religiosa.

Con ayuda de Dios, realizaba algunos milagros de curaciones instantáneas o en ocasiones bastaba su presencia para que el enfermo desahuciado empezara a recuperarse. Hay quienes lo vieron entrar y salir de recintos con las puertas cerradas, mientras que otros aseguraron haberlo visto en dos lugares distintos a la misma vez.

San Martín de Porres vivió en la misma época de Santa Rosa de Lima. Además era amigo de San Juan Macías y fue confirmado por Santo Toribio de Mogrovejo.

Era tanto el cariño y admiración que le tenían al humilde Fray Martín que hasta el Virrey de aquel entonces fue a visitarlo en su lecho de muerte para besar su mano. Partió a la Casa del Padre un 3 de noviembre de 1639, besando el crucifijo con gran alegría.

San Martín es recordado con la escoba, que es símbolo de su humilde servicio. Por ello, San Juan XXIII al canonizarlo en 1962 dijo: “Ojalá que el ejemplo de Martín enseñe a muchos la dulzura y felicidad que se encuentra en el seguimiento de Jesucristo y en la sumisión a sus divinos mandatos”.

Etiquetas: Perú, San Martín de Porres, Santos, Papa Francisco

Comentarios