Papa Francisco: Dios nunca decepciona y quien se aferra a Él no se cae

Por Miguel Pérez Pichel

El Papa Francisco en el Ángelus de hoy. Captura Youtube
El Papa Francisco en el Ángelus de hoy. Captura Youtube

VATICANO, 26 Feb. 17 / 07:23 am (ACI).- Los amigos pueden decepcionar pero “Dios nunca decepciona”, dijo el Papa Francisco durante el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro este domingo 26 de febrero en el Vaticano.

“Dios es fiel, es un padre fiel, es un amigo fiel, es un aliado fiel”. “¡Quien se aferra a Dios no se cae nunca! Dios es nuestra defensa contra el mal que está al acecho”, afirmó Francisco.

El Santo Padre explicó que la mirada de Dios es una “mirada benéfica y afectuosa que permanece cotidianamente en vigilia por nuestras vidas. Vidas que transcurren bajo el peso de tantas preocupaciones que amenazan con quitarnos la serenidad y el equilibrio. Pero esta ansiedad es a menudo inútil, porque no puede cambiar el curso de los acontecimientos”.

“Jesús nos exhorta con insistencia a no preocuparnos del mañana –señaló Francisco–, recordando que por encima de todo hay un Padre amoroso que no se olvida nunca de sus hijos. Fiarse de Él no resuelve mágicamente los problemas, pero permite afrontarlos con el ánimo justo”.

En su reflexión previa al rezo del Ángelus, el Pontífice animó a ver en Dios a un Padre cercano, siempre dispuesto a ayudar a todos sus hijos.

“Dios no es un ser lejano y anónimo. Es nuestro refugio, la fuente de nuestra serenidad y de nuestra paz. Es la roca de nuestra salvación, a la cual podemos adherirnos con la certeza de no caernos. Dios es para nosotros el gran amigo, el aliado, el padre, pero no siempre nos damos cuenta. Preferimos apoyarnos en bienes inmediatos y contingentes, olvidando, y algunas veces incluso refutando, el bien supremo que es el amor paterno de Dios”, dijo el Papa.

“Sentirlo Padre, en esta época de orfandad, es muy importante. Nos alejamos del amor de Dios cuando andamos buscando obsesivamente bienes terrenales y riquezas, manifestando así un amor exagerado a esta realidad”.

En este sentido, el Pontífice subrayó la importancia de fiarse de Dios para sustentar la vida en el Evangelio, y renunciar a vivir buscando solo lo material: “Jesús nos dice que esta búsqueda afanosa es ilusoria y motivo de infelicidad”.

Por ello, Jesús “da a sus discípulos una regla de vida fundamental: ‘Buscad, en primer lugar, el Reino de Dios’. Se trata de realizar el proyecto que Jesús anunció en el Discurso de la montaña, fiándose de Dios, que no defrauda, haciéndonos administradores fieles de los bienes que Él nos ha dado, pero sin sobreactuar, como si todo, incluso nuestra salvación, dependiera sólo de nosotros”.

El Papa Francisco recordó que “esta actitud evangélica exige una elección clara, que el pasaje evangélico de hoy indica con precisión: ‘No se puede servir a Dios y a las riquezas’. O el Señor, o los ídolos fascinantes más ilusorios”.

“Esta elección, que estamos llamados a realizar, tiene repercusión en todos nuestros actos, programas y compromisos. Esta elección debe hacerse de manera clara, y renovarse continuamente, porque las tentaciones de reducirlo todo a dinero, placer, y poder son constantes”.

Esta elección hunde sus raíces en la esperanza cristiana, sustentada en la promesa de Dios. “Mientras que honrar a estos ídolos conduce a resultados tangibles, aunque fugaces, escoger a Dios y a su Reino no siempre muestra de forma inmediata sus frutos. Es una decisión que se toma en la esperanza y que deja en manos de Dios su plena realización”.

“La esperanza cristiana -concluyó el Papa- se sustenta en el cumplimientos futuro de la promesa de Dios, y no se detiene ante ninguna dificultad porque está fundada sobre la fidelidad de Dios, que nunca falla”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Vaticano, Ángelus, Papa Francisco, Dios, Plaza de San Pedro

Comentarios