El Papa Francisco exhortó a rezar para que terminen los actos de violencia en Perú y lanzó un llamado a la paz: “¡No a la violencia, venga de donde venga! ¡No más muertes!”.

Al finalizar el Ángelus dominical este 22 de enero, el Santo Padre indicó a los fieles con banderas peruanas presentes en la plaza de San Pedro del Vaticano: “Invito a rezar para que terminen los actos de violencia en Perú. La violencia extingue la esperanza de una solución justa a los problemas”.

De este modo, el Santo Padre animó “a todas las partes implicadas a tomar la vía del diálogo entre hermanos de la misma nación, con pleno respeto de los derechos humanos y del Estado de derecho”.

“Me uno a los obispos peruanos para decir: ¡No a la violencia, venga de donde venga! ¡No más muertes!”, expresó el Papa Francisco.

Las recientes protestas violentas en Perú comenzaron tras la detención del expresidente Pedro Castillo, que el 7 de diciembre intentó dar un golpe o “autogolpe” de Estado.

Algunos de los cargos que pesan contra Castillo son corrupción, rebelión, conspiración, abuso de autoridad y grave perturbación de la tranquilidad pública.

Más en Vaticano

Tras el rechazo general al “autogolpe”, Pedro Castillo fue destituido de la presidencia por el Congreso del Perú y encarcelado. Lo sucedió en el cargo Dina Boluarte, la primera mujer presidente en la historia de Perú.

Por su parte, los obispos del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) hicieron un llamado a la “unidad nacional, mantener la tranquilidad y poner coto a cualquier forma de violencia y de afectación de los derechos fundamentales de los ciudadanos”.