29 de marzo de 2021 - 12:28 PM

Papa Francisco asegura que la mundanidad es el peor mal de la Iglesia

Redacción ACI Prensa

El Papa Francisco durante la audiencia. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco durante la audiencia. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco recibió este lunes 29 de marzo en el Vaticano a la Comunidad del Pontificio Colegio Mexicano y les dijo que “la mundanidad pastoral, espiritual, o sea el modo de vivir espiritualmente mundano de un sacerdote, de un religioso, una religiosa, un laico, una laica, la mundanidad espiritual es el peor de los males que le puede suceder a la Iglesia”.

“Por favor, cuídense de la mundanidad. Es la puerta de la corrupción”, rogó el Santo Padre a los sacerdotes.

El Pontífice afirmó que “los problemas actuales”, en medio de la pandemia de coronavirus, “exigen de nosotros, sacerdotes, que nos configuremos con el Señor y la mirada de amor con la que nos contempla”.

De esa manera, “al conformar nuestra mirada con la suya, la nuestra se transforma en una mirada de ternura, de reconciliación y de fraternidad”.

Mirada de ternura

El Santo Padre señaló que “ante todo, necesitamos tener la mirada de ternura con que nuestro Padre Dios ve las problemáticas que afligen a la sociedad: violencia, desigualdades sociales y económicas, polarización, corrupción y falta de esperanza, especialmente entre los más jóvenes”.

Destacó que “nos sirve de ejemplo la Virgen María, que con ternura de madre refleja el amor entrañable de Dios que acoge a todos, sin distinciones”.

“Sólo dejándonos modelar por Él se intensifica nuestra caridad pastoral, donde nadie queda excluido de nuestra solicitud y oración. Además, esto nos impide recluirnos en casa, o en la oficina o en pasatiempos, y nos anima a salir al encuentro de la gente, a no quedarnos quietos. A no clericalizarnos. No se olviden que el clericalismo es una perversión”.

Mirada de reconciliación

En segundo lugar, “necesitamos tener también una mirada de reconciliación. Las dificultades sociales por las que atravesamos, las enormes diferencias y la corrupción nos exigen una mirada que nos haga capaces de tejer los distintos hilos que se han debilitado o han sido cortados en la multicolor tilma de culturas que conforma el tejido social y religioso de la nación, prestando atención, sobre todo, a aquellos descartados a causa de sus raíces indígenas o de su particular religiosidad popular”.

Los pastores estamos llamados a ayudar a recomponer relaciones respetuosas y constructivas entre personas, grupos humanos y culturas al interior de la sociedad, proponiendo a todos “dejarse reconciliar por Dios” (cf. 2 Co 5,20) y comprometerse en el restablecimiento de la justicia.

Mirada de fraternidad

Por último, “nuestro tiempo actual nos impele a tener una mirada de fraternidad. Los desafíos que enfrentamos son de una amplitud tal que abarcan el tejido social y la realidad globalizada e interconectada por las redes sociales y los medios de comunicación”.

Por ello, “junto a Cristo Siervo y Pastor, hemos de ser capaces de tener una visión de conjunto y unidad, que nos impulse a crear fraternidad, que nos permita poner en evidencia los puntos de conexión e interacción en el seno de las culturas y en la comunidad eclesial”.

“Una mirada”, continuó el Pontífice, “que facilite la comunión y la participación fraterna; que anime y guíe a los fieles a ser respetuosos de nuestra casa común y constructores de un mundo nuevo, en colaboración con todos los hombres y mujeres de buena voluntad”.

El Papa Francisco finalizó su discurso pidiendo a los sacerdotes que, “teniendo en cuenta la necesidad de no distraer nuestra mirada de Cristo, el Siervo sufriente, les pido encarecidamente que no dejen de profundizar en las raíces de la fe que han recibido en sus distintas Iglesias particulares, y que provienen de un rico proceso de inculturación del Evangelio, del que es modelo Nuestra Señora de Guadalupe, cuya imagen veneran en la capilla del colegio”.

“Ella nos recuerda el amor de elección de su Hijo Jesús al hacernos partícipes de su sacerdocio. Por eso, recurran con confianza a la Morenita, Madre de Dios y Madre nuestra, y pídanle lo que necesiten, sabiendo que nos tiene bajo su sombra y resguardo”, concluyó el Santo Padre.

Etiquetas: Vaticano, Sacerdotes, Papa Francisco, Coronavirus, Covid-19

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios