Con ocasión del Día Mundial contra la Esclavitud Infantil que se celebra cada año el 16 de abril, el Papa Francisco lamentó que actualmente hay “por desgracia tantos niños en condiciones inhumanas, explotados, maltratados, esclavizados, prófugos”.

Y esto ocurre, a pesar del desarrollo de tecnologías sofisticadas, por lo que el Papa añadió que “de esto nos avergonzamos hoy delante de Dios”.

Así lo indicó el Santo Padre en un mensaje enviado a través de su cuenta oficial de Twitter @Pontifex_es.

 

Más en Vaticano

 

En diversas ocasiones, el Santo Padre ha realizado llamados a favor de los niños y niñas que son explotados en diferentes modos, como el trabajo infantil.

En la audiencia general del 10 de junio de 2020, el Papa Francisco recordó que los menores “son el futuro de la familia humana”, y por ello a “todos nos concierne la tarea de favorecer su crecimiento, salud y serenidad”.

“En la actual situación de emergencia sanitaria, en varios países muchos niños y jóvenes se ven obligados a realizar trabajos inadecuados para su edad, a fin de ayudar a sus familias en condiciones de extrema pobreza. En no pocos casos se trata de formas de esclavitud y reclusión, que provocan sufrimiento físico y psicológico”, advirtió el Papa.

Ante esta difícil realidad, el Santo Padre hizo entonces un nuevo llamado a todas las instituciones “para que hagan todo lo posible por proteger a los menores, llenando las lagunas económicas y sociales que están en la base de la dinámica distorsionada dinámica en la que, lamentablemente, ellos se ven envueltos”.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “152 millones son víctimas del trabajo infantil, y casi la mitad, 73 millones, están en situación de trabajo infantil peligroso”.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email

Además, en la audiencia general del 12 de junio de 2013, el Papa advirtió que “mucha gente, en lugar de dejarlos jugar, los hace esclavos: esto es una plaga. Una infancia serena permite a los niños mirar con confianza hacia la vida y el mañana” y exclamó “¡Ay de los que sofocan en ellos el impulso alegre de la esperanza!”.