Familiares y amigos de los 65 mineros atrapados bajo tierra en la mina Pasta de Conchos en San Juan de Sabinas, al norte de la ciudad de México, participaron en celebraciones eucarísticas en las que pidieron al Señor por su pronto rescate.

La feligresía católica en la capital mexicana se solidarizó también con la tragedia, participando masivamente en una Misa en la Catedral de Santiago celebrada por Mons. Francisco Villalobos Padilla, Obispo Emérito de Saltillo, en la que pidió por los familiares y exhortó a los católicos a no abandonar la fe ni la esperanza.

Durante la homilía, Mons. Villalobos pidió por “el pronto alivio a este gran dolor que afecta a tantos hogares en la región carbonífera, también sabiduría (para las autoridades)” a fin de que “puedan ayudar a quienes lo necesitan y fortaleza y aliento para los sobrevivientes.”

Asimismo señaló que la fe es lo que da sentido al trabajo ante cualquier prueba difícil, “debemos orar –dijo– por todos los que sufren y que han sido víctimas de esta desgracia, la fe es la que nos mueve a que no perdamos la esperanza de que hay sobrevivientes”.
  • Tags: