22 de agosto de 2017 8:17 pm

Obispos destacan legado de San Pío X para catequistas de niños y jóvenes

POR BÁRBARA BUSTAMANTE | ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Flickr JMJ Rio 2013 (CC BY-NC-SA 2.0)
Imagen referencial / Crédito: Flickr JMJ Rio 2013 (CC BY-NC-SA 2.0)

El 21 de agosto, memoria litúrgica de San Pío X, se celebra el Día del Catequista, una instancia en la que obispos de distintos países aprovecharon de agradecer a quienes realizan esta misión en la Iglesia.

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Paraguay, Mons. Edmundo Valenzuela, expresó en un mensaje su “satisfacción saber que muchos varones y mujeres de distintos lugares del país donan su tiempo, esfuerzo y sabiduría para acudir voluntariamente en las catequesis”.

“Valoro, profundamente, el trabajo catequético que realizan vivamente con los niños,  jóvenes, adultos y familias enteras que recurren a nuestra Iglesia buscando paz, amor y sobre todo comprensión”, expresó el Prelado.

El Arzobispo de Asunción destacó que los niños “son acogidos, sin distinción alguna porque eso es lo que nos dejó como legado el Santo Patrono de los catequistas, San Pío X: Atraer a los niños y jóvenes enseñando y transmitiendo con creatividad la esencia del Cristo resucitado”.

Mons. Valenzuela invitó, principalmente a los jóvenes “a reflexionar sobre nuestra actitud cotidiana; a imitar a Jesús que vino a servir con humildad a su pueblo, y sobre todo, con esa energía que los caracteriza”.

En Argentina, el Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. José María Arancedo, reconoció y agradeció a los catequistas su presencia “en la vida de la Iglesia y al servicio de esta misión que es única y personal”.

“¡Qué sería la vida de la Iglesia sin tantos y generosos catequistas!”, exclamó el Arzobispo en su mensaje.

Sostuvo que “el catequista está llamado a ser ‘maestro y testigo’ de lo que transmite y cómo lo acompaña. Ello me lleva a pensar que el catequista participa de una vocación eclesial, que es para él camino de formación, de espiritualidad y santidad”.

Mons. Arancedo animó a los catequistas a ser ante todo hombres y mujeres de la Iglesia, ya que “sin esta referencia no es testigo auténtico de lo que transmite, porque no orienta y acompaña a una vida plena de fe”.

“Puede trasmitir contenidos pero no iniciar en la vida de la Iglesia”, advirtió.

Finalmente en Uruguay, donde la celebración se llevó a cabo el 20 de agosto, el Presidente del Departamento de Catequesis del Episcopado, Mons. Carlos Collazzi, los invitó a ser “oyentes sencillos y humildes, que se sumergen cotidianamente en la Palabra para dejarse proteger y alimentar por ella como en un regazo materno”.

Explicó en su mensaje que “la catequesis busca integrar todas las dimensiones de la persona, atender sus búsquedas y necesidades, avanzando a través de sucesivas etapas un camino donde la escucha de la Palabra haga arder el corazón”.

Mons. Collazzi expresó el deseo de “como catequistas, seguir realizando verdaderos procesos de iniciación a la vida cristiana entendida como formadora de discípulos que transitan itinerarios pedagógicos que permitan aprender a vivir de acuerdo a la fe cristiana”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Argentina, obispos, Catequesis, Uruguay, Paraguay, Iglesia en Argentina, catequistas, Conferencia Episcopal Argentina, Conferencia Episcopal Paraguaya, Iglesia en Uruguay

Comentarios