31 de mayo de 2020 9:08

Obispos de Kenia se reunirán para crear plan para la reapertura de las iglesias

Redacción ACI Prensa

Fred Matiang’i, Mons. Philip Anyolo y Cardenal John Njue durante la reunión en la Basílica de la Sagrada Familia. Créditos: KCCB
Fred Matiang’i, Mons. Philip Anyolo y Cardenal John Njue durante la reunión en la Basílica de la Sagrada Familia. Créditos: KCCB

Los obispos en Kenia se reunirán en los “próximos días” para definir una estrategia para el levantamiento de la prohibición del culto público en el país, después de que a principios de esta semana el gobierno se comprometiera a apoyarlos.

El martes 26 de mayo, el secretario del gabinete de Salud, Mutahi Kagwe; el secretario del gabinete de Educación, George Magoha; y el secretario del gabinete de Interior y Coordinación del Gobierno Nacional, Fred Matiang’i, se reunieron con los obispos de Kenia para pedirles propuestas para la reapertura segura de las iglesias.

Por sus redes sociales, Matiang’i informó que la reunión se realizó en la Basílica de la Sagrada Familia en horas de la tarde, como parte del programa de información a las partes interesadas en el plan del gobierno.

“Reiteré el compromiso del Gobierno de continuar trabajando con la Iglesia a través de sus líderes mientras continuamos tomando medidas y decisiones con respecto a la situación COVID-19 de nuestro país”, agregó.

El miércoles 27 de mayo, el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Kenia (KCCB) y Arzobispo de Kisumu, Mons. Philip Anyolo, indicó a ACI África – agencia del Grupo ACI - que entre la variedad de temas que se discutieron surgió la idea de levantar la suspensión del culto público.

“Todos estábamos de acuerdo en que el culto público es uno de los servicios esenciales en Kenia”, señaló Mons. Anyolo. “Hablamos de la necesidad de abrir las iglesias para el culto de manera lenta y gradual, con mucha prudencia”, agregó.

Entre las medidas tomadas por la pandemia, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, eximió a varios proveedores de servicios “esenciales” del toque de queda nacional, entre los que se incluyen los profesionales de la salud, oficiales de seguridad nacional, trabajadores de emisoras con licencia y medios de comunicación.

Otros proveedores de servicios esenciales que pueden trabajar, si cuentan con la licencia necesaria, son las farmacias, los distribuidores de alimentos, transportistas de productos agrícolas, operadores de telecomunicaciones, supermercados, bancos, instituciones financieras y servicios financieros de pago.

Mons. Anyolo resaltó que el culto público también es uno de los servicios esenciales en el país, una necesidad para el pueblo de Dios y debe permitirse con “mucha precaución”.

“Nuestras iglesias necesitarán mucha disciplina para permitir el culto público. Muchas parroquias en Kenia tienen más de dos mil cristianos, por lo que no podemos despertarnos un día y decirles a todos que vayan a la iglesia”, agregó el Prelado.

Mons. Anyolo señaló que los cinco obispos que asistieron a la reunión estuvieron de acuerdo en plantear, junto con los demás prelados, un conjunto de propuestas a ser presentadas al Gobierno.

Además, indicó que la reunión del 26 de mayo también discutió el papel de la Iglesia en la lucha contra la propagación del COVID-19.

“La Iglesia y el Gobierno son socios en la mitigación de los efectos del virus. El Gobierno comprende el papel central de la Iglesia en la educación del público”, dijo. “Los africanos tienden a escuchar más los temas que se presentan en la perspectiva de la fe, que desde el Gobierno”, agregó.

Mons. Anyolo señaló que el papel de la Iglesia es educar sobre los peligros de la enfermedad, de manera que las personas entiendan que el virus es real y que la situación se vuelve más crítica mientras las infecciones aumentan diariamente y persiste la falta de medicamentos y vacunas.

Según reporta la Universidad Johns Hopkins, Kenia tiene un total de más de mil infecciones en el país y 62 muertes por la enfermedad.

Para contener la propagación del virus, en marzo el Gobierno de Kenia suspendió el culto público y ordenó el cierre de las escuelas.

Pero el 23 de mayo, mientras se asignaban fondos al programa de educación y se contrataban pasantes de TIC para apoyar el aprendizaje digital, el presidente Uhuru Kenyatta insinuó la reapertura de las escuelas, una decisión que ha atraído reacciones encontradas de varios grupos en el país.

“El enfoque del Gobierno para la posible reapertura de escuelas e incluso la suspensión de la prohibición del culto público es encomiable” indicó Mons. Anyolo. “Todas las partes interesadas recibieron una propuesta para estudiar y expresar opiniones antes de tomar cualquier medida”, agregó.

Asimismo, en la reunión se trató el tema de los desalojos forzados en Nairobi, los obispos pidieron al Gobierno no expulsar a la fuerza a los residentes pobres de sus hogares.

“Todos entendemos que este no es el momento adecuado para derribar las casas de las personas y dejar a cientos sin hogar; no cuando el mismo Gobierno aboga porque las personas permanezcan en sus hogares como una medida para contener la propagación del virus”, indicó Mons. Anyolo.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en ACI África.

Etiquetas: África, Kenia, obispos kenianos, coronavirus, reapertura de iglesias

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios