22 de setiembre de 2020 - 12:47 PM

Obispos de Colombia rezan por víctimas de dos nuevas masacres

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Unsplash
Imagen referencial / Crédito: Unsplash

La Conferencia Episcopal Colombiana (CEC) ofreció sus oraciones y expresó su “profundo dolor” tras conocer que en el país se han perpetrado dos nuevas masacres en los departamentos de Cauca y Nariño, dos de los más golpeados por la violencia en los últimos meses.

El “20 de septiembre, conocimos la noticia de otras dos funestas masacres: la de seis jóvenes en zona rural del Municipio de Buenos Aires (Cauca) y la de cuatro personas en los municipios de Mosquera y El Charco (Nariño), en hechos que también han dejado heridos y destrozos materiales”, informó la CEC en un comunicado publicado el 21 de septiembre.

“Los obispos católicos –continúa el texto–, con profundo dolor por la muerte de estos hermanos, oramos por su eterno descanso y manifestamos nuestra solidaria cercanía a sus seres queridos, a las comunidades municipales a las que pertenecían, a la Arquidiócesis de Popayán y a la Diócesis de Tumaco. También pedimos al Señor la pronta recuperación de los heridos”.

Asimismo, exigieron a quienes siguen generando violencia “que pongan definitivamente fin a esta maquinaria de muerte”.

Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, la masacre ocurrida en el sector de Munchique, municipio de Buenos Aires, fue perpetrada por “un grupo armado ilegal” que “lanzó una granada y disparó con armas largas hacia una gallera causando la muerte de estas personas”.

Acerca de la masacre de Nariño, un medio local informó que los autores de los disparos grabaron la ejecución de las cuatros personas, y que las imágenes circularon la noche del domingo por redes sociales.

El mensaje de los obispos del 21 de septiembre dejó en claro lo “desgarrador” de “constatar la extensa lista de asesinatos y atentados que, en diversos escenarios, han tenido lugar en el país en los últimos meses”.

“Las agresiones contra la vida y dignidad humanas son cada vez más atroces, y traen consecuencias humanitarias cada vez más graves para toda la nación”, añadieron.

En este contexto, los obispos católicos de Colombia reafirmaron “que la vida humana es sagrada y que atentar contra ella es un crimen gravísimo, en contra de las personas y de las comunidades; que no es posible alcanzar la paz si no se respeta y se defiende la vida”.

“Llamamos al pueblo colombiano a asumir un compromiso claro y valiente con la defensa de la vida. En efecto, esta es una tarea que reclama la participación de todos: las entidades gubernamentales, las instituciones públicas y privadas, la sociedad civil y las familias”, pidió la Conferencia Episcopal.

“Pedimos a las autoridades competentes que fortalezcan las medidas de protección para las comunidades afectadas y avancen con diligencia en las correspondientes investigaciones y judicializaciones de los responsables de las masacres”.

Al final de su comunicado, los obispos alentaron la lización de “iniciativas de solidaridad y apoyo a las comunidades que, en medio de las amenazas y la incertidumbre, siguen sufriendo las consecuencias directas de la violencia”.

“Invitamos a las comunidades católicas a perseverar en la oración por la paz, así como a continuar promoviendo acciones que lleven a la reconciliación y a la defensa de la vida como derecho primario y fundamental de todas las personas”, concluyó la Conferencia Episcopal Colombiana. 

Etiquetas: Colombia, Asesinatos, violencia, masacre, Obispos de Colombia, Conferencia Episcopal Colombiana, masacres

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios