3 de junio de 2019 6:43 pm

Obispo publica mensaje de esperanza a un año de tragedia del Volcán de Fuego en Guatemala

Redacción ACI Prensa

Volcán de Fuego en Guatemala. Crédito: EWTN Noticias
Volcán de Fuego en Guatemala. Crédito: EWTN Noticias

El Obispo de Escuintla (Guatemala), Mons. Víctor Hugo Palma, publicó un mensaje de gratitud y esperanza al cumplirse un año de la tragedia del Volcán de Fuego que enlutó al país el 3 de junio de 2018.

La erupción ocurrió en el límite de los departamentos de Chimaltenango, Escuintla y Sacatepéquez. Causó la muerte de más de 300 personas y dejó varios heridos.

Los lugares más afectados fueron las aldeas, caseríos y colonias aledañas al volcán, la mayoría de los cuales pertenecen al municipio de Escuintla, Alotenango y San Pedro Yepocapa.

Unas dos mil personas tuvieron que ser evacuadas y más de 1,5 millones fueron afectadas por la erupción que fue considerada como la más grande del Volcán de Fuego desde 1974.

“A un año de la tragedia de la erupción del Volcán de Fuego, acuden a nuestro corazón los recuerdos dolorosos de la trágica pérdida de muchas vidas humanas de todas las edades, se hacen presentes los rostros de hombres, mujeres y niños afectados tan profundamente por la catástrofe”, afirma Mons. Palma en su mensaje titulado “El Señor ha estado grande con nosotros”.

Sin embargo, prosigue el Prelado, “resplandece ahora, luego de ese ciclo anual, la visión de fe de sobre todo lo sucedido, donde de modo misterioso no ha estado ausente, sino cercano y misericordioso el Señor y su Divina Providencia”.

“La dura experiencia vivida por todos los guatemaltecos directa o indirectamente, no nos ha revelado ‘el rostro de Dios destructivo’ sino la realidad de la debilidad humana. Como profesamos en el Credo, el Señor todo lo ha creado bien y en su sabiduría lo dispuso todo bien”, dijo el Obispo.

“Así, en los acontecimientos que generaron muerte y dolor, inmediatamente se reveló el Señor que ha tocado los corazones de tantos de ustedes, dispuestos a ayudar incluso con sacrificio personal, a todos los afectados, por lo que en el fondo, más allá de la nube del dolor, a través de sus hijos misericordiosos ‘el Señor mismo ha estado grande con nosotros’ y ha permitido reconstruir la vida de tantos hermanos”, afirmó.

“¡Nunca atribuyamos a Dios los males del mundo, aprestémonos a socorrer a quien los sufre en el cuerpo o en el espíritu!”, exhortó el Obispo de Escuintla.

El Prelado también agradeció a las distintas organizaciones de la Iglesia que ayudaron a los afectados como Cáritas Internationalis, la Orden de Malta, Catholic Relief Services de los Obispos de Estados Unidos, Adveniat; entre otras; y también a los grupos seculares que colaboraron ante la emergencia, como Food for the Poor y World Central Kitchen.

Al finalizar su mensaje, el Obispo de Escuintla hizo votos para que Dios “conceda a todos la esperanza en una Guatemala distinta, renovada por el encuentro con el Señor en los hermanos, especialmente los más necesitados”.

Etiquetas: Guatemala, Tragedia, Volcán de Fuego, desastre natural

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios