9 de julio de 2019 3:46 pm

Obispo exhorta a jóvenes a proclamar las palabras de Dios y no las del mundo

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Flickr JMJ Rio 2013 (CC BY-NC-SA 2.0)
Imagen referencial. Crédito: Flickr JMJ Rio 2013 (CC BY-NC-SA 2.0)

El Obispo de Ciudad Quesada (Costa Rica), Mons. José Manuel Garita, alentó a los jóvenes a proclamar las palabras de Dios y no las del mundo, luego de su participación en el Día Nacional de la Juventud (DNJ) el pasado 6 de julio.

“Jóvenes, ustedes están llamados a proclamar las palabras de Dios, no las del mundo; deben ir a los lugares y situaciones donde el Señor los mande para dar testimonio de su fe, para decir ‘soy cristiano, pertenezco a la Iglesia, estos son mis valores y convicciones’ sin ningún temor o complejo”, expresó en su mensaje semanal.

El Prelado, que acogió en su diócesis a los diez mil participantes del DNJ, dijo a los jóvenes que así como en el pasado, la Iglesia les sigue confiando la misión de anunciar a Cristo y “lanzar la Buena Noticia en medio del mundo”.

“Ante esta sociedad que se propone en la era moderna, también hay una propuesta más estable, pues una persona nos muestra el verdadero amor: Jesucristo. Ante una sociedad que todo lo diluye o lo licúa (como diría el Papa Francisco), se nos presenta Jesús, camino, verdad y vida”, afirmó.

Mons. Garita señaló que eventos como el DNJ “representan vitalidad para la Iglesia” y recordó su homilía del sábado 6, en la que aseguró que “Jesús nunca lleva al precipicio o a la perdición”, sino que es “nuestra verdad entre tanta mentira, falsedad y engaño”.

“Decía: ‘Jóvenes, el Señor es la verdad, Él nunca los confunde, enreda ni mucho menos engaña. Jesucristo es nuestra vida entre tantos signos de muerte. Joven, Cristo es la vida, Él no quiere que desfallezcas y te pierdas, sino que tengas vida de Dios, vida de fe, vida en abundancia que sólo Él te puede dar’”, recordó.

En ese sentido, dijo que la tarea después de este DNJ es “ser conscientes de que para nosotros la verdadera y única vida es Cristo. Y que tenemos que jugarnos la vida por Él y por la Iglesia. Juguémonos la vida por Jesús con nuestro testimonio claro, valiente y decidido. Para nosotros la vida es Cristo y nos queremos jugar la vida hoy y siempre por Él”.

“Que nadie se sienta excluido del amor de Cristo, que los jóvenes también sepan encausar a todos los rincones y a jóvenes como ellos el mensaje de esperanza y salvación que da Jesucristo para renunciar a todo aquello que pueda apartarlos del verdadero amor que se entrega en espíritu y verdad”, expresó.

Etiquetas: Costa Rica, jóvenes, Iglesia en Costa Rica, Juventud, Mons. José Manuel Garita Herrera

Comentarios