9 de junio de 2018 4:39 pm

Obispo entrega a madre el cuerpo de su hijo muerto durante protestas en Nicaragua

Redacción ACI Prensa

Mons. Carlos Enrique Herrera entregó a una madre el cuerpo de su hijo - Foto: Facebook Diócesis de Jinotega
Mons. Carlos Enrique Herrera entregó a una madre el cuerpo de su hijo - Foto: Facebook Diócesis de Jinotega

El Obispo de Jinotega (Nicaragua), Mons. Carlos Enrique Herrera, entregó a una madre el cuerpo de su hijo que murió durante las protestas que ocurrieron el viernes en la noche, y pidió a las autoridades no ejercer violencia contra los manifestantes para evitar más muertes en el país.

“Mons. Carlos Enrique Herrera a las 2:30 am entregó en su casa el cuerpo sin vida del joven Abraham Antonio Castro Jarquín. El joven fue entregado a su madre y familia que vive en el barrio Carlos Rizo”, informó este sábado la Diócesis de Jinotega en su cuenta de Facebook.

Durante la noche del viernes 8 y la madrugada del sábado 9 ocurrieron nuevas protestas en Jinotega, a 142 kilómetros de Managua, contra el Gobierno de Daniel Ortega.

En un comunicado en el que relató los hechos, Mons. Herrera indicó que alrededor de las 7:30 p.m. del viernes el jefe de la Policía Nacional, Marvin Castro, le pidió interceder para que la población que estaba en las barricadas no siguieran avanzando “y se mantuvieran en paz”. “Al retirarme, logré un acuerdo de que los manifestantes de los tranques no avanzarían más”, indicó.

Sin embargo, a los minutos “me reportaron con pruebas que grupos paramilitares controlados por el Gobierno municipal, venidos de fuera de la ciudad, atacaron las barricadas que se mantuvieron pacíficas hasta que los embistieron”.

“Asimismo, pobladores señalaron insistentemente que antimotines atacaron con armas de fuego a los civiles que estaban en los tranques y a dueños de negocios que estaban en sus tramos”, denunció.

Mons. Herrera indicó que ante los pedidos de “ayuda y socorro”, llamó a Castro y al alcalde Leónidas Centeno para solicitarles “el cese a la violencia y que mostraran voluntad de auténtica paz”.

“Ambos señores negaron su participación en actos represivos y no me quedó otra alternativa que salir personalmente (acompañado de algunos sacerdotes y fieles) a las once de la noche, a socorrer heridos y a trasladar el cuerpo del joven Abraham Antonio Castro Jarquín que tristemente falleció producto de estos enfrentamientos”, señaló.

El Obispo explicó que debido a que a la zozobra y a los ánimos encendidos de los manifestantes, “el cuerpo no se podía identificar”.

Sin embargo, horas después el cuerpo del adolescente de 17 años pudo ser entregado a su madre. “Pedimos a la población que si puede colaborar, lo haga con esta familia que es de muy escasos recursos”, solicitó la diócesis en su cuenta de Facebook.

Ante estos hechos, el Prelado solicitó a los manifestantes “mantener la cordura, la tolerancia y actuar con respeto”, y a las autoridades municipales “no ejercer la violencia” porque “ocasionarán más luto y una espiral de violencia incontrolable de la que todos nos lamentaremos”. “Pido respetar a los que están heridos que están en el hospital”, añadió.

Mons. Herrera invitó a los fieles a seguir rezando por la paz, “ser consecuentes con sus peticiones, y practicar la misericordia con todos los necesitados, especialmente en momento de urgencia. Todos somos responsables de atender en los tiempos de crisis, para dar mejor respuesta a dicha crisis”.

“Espero que todos abonemos para construir la paz y la estabilidad en nuestra ciudad, donde tengamos las garantías de manifestar nuestras opiniones libremente”, expresó.

Las protestas en Nicaragua estallaron a inicios abril luego que Ortega decidiera aumentar el aporte de los trabajadores y empleadores al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), medida que derogó debido a las manifestaciones.

Días después se instaló una mesa de diálogo en la que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), participa como mediador. Sin embargo, las conversaciones fueron suspendidas.

Ante ello, el 7 de junio los obispos se reunieron con Ortega para transmitirle “el dolor y angustia del pueblo ante la violencia sufrida en las últimas semanas” y entregarle “la propuesta que recoge los sentimientos de muchos sectores de la sociedad nicaragüense y expresa el anhelo de la inmensa mayoría de la población”.

Los prelados indicaron que cuando el presidente “nos haya respondido formalmente, convocaríamos a la Mesa Plenaria del Diálogo Nacional, para valorar dicha respuesta y por lo tanto la factibilidad de continuar con el mismo Diálogo Nacional”.

Sin embargo, las protestas no han cesado y según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos ya son más de 130 los muertos.

Etiquetas: Nicaragua, Protestas, Iglesia en Nicaragua

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios