5 de mayo de 2021 - 6:03 PM

Obispo electo que fue baleado ofrece su dolor por la purificación de su diócesis

Redacción ACI Prensa

Mons. Christian Carlassare, Obispo electo de Rumbek en Sudán del Sur, África. Crédito: ACI África
Mons. Christian Carlassare, Obispo electo de Rumbek en Sudán del Sur, África. Crédito: ACI África

Mons. Christian Carlassare, Obispo electo de Rumbek (Sudán del Sur), afirmó que el dolor que sufre tras haber sido baleado hace unos días lo ofrece por la purificación y la conversión de la Iglesia particular que va a liderar en el país africano.

En un mensaje grabado para ACI África del Grupo ACI, Mons. Carlassare dijo que implora a Dios para que ponga fin a “la violencia, la división y los deseos egoístas” en su diócesis, para la que el Papa Francisco lo nombró Obispo el 8 de marzo.

Desde un hospital en Kenia, el Prelado dijo que “me arrodillo ante Dios para interceder por la Diócesis de Rumbek y rezo por la conversión de los pecadores”.

“Ofrezco el dolor que sufro para que Dios nuestro Señor pueda purificar a la Iglesia de Rumbek de todos los errores y para que no vuelvan a ocurrir cosas como estas, para que no haya lugar para la violencia, la división y los deseos egoístas que vienen del mal”, dijo Mons. Carlassare.

El 26 de abril dos hombres armados dispararon a Mons. Carlassare en las piernas y dispararon varias veces contra su dormitorio en la residencia de sacerdotes en la Catedral de la Sagrada Familia en Rumbek. Fue luego llevado a Nairobi, capital de Kenia, para recibir tratamiento especializado.

“Permítanme ser un signo para todos ustedes. Cuando me ponga de pie y camine nuevamente, que Rumbek también se ponga de pie y camine por el camino de la paz y la unidad”, dijo Mons. Carlassare en el video de cinco minutos grabado el 3 de mayo.

También dijo que aceptó el nombramiento del Papa para la diócesis, creada en 1974, por su amor por la misión en Sudán del Sur, y dijo que “Dios es un dios de sorpresas”, considerando que su designación se dio 10 años después de la muerte de su predecesor.

“El Papa Francisco y el Colegio de Obispos me envían a ustedes, pueblo de Rumbek, para esta misión: hacer que la Iglesia sea una, santa, católica y apostólica; y cumpliré esta misión con todo mi corazón por mi amor a ustedes y por amor a Sudán del Sur”, dijo Mons. Carlassare en el video.

Asimismo alentó a los católicos de Rumbek a trabajar por “una iglesia que sea una, es decir unida; que sea santa, es decir como el Evangelio; que haga santo al pueblo; que sea católica, es decir que abrace a todos sin importar su clan, tribu o color de piel; y apostólica, es decir que vena nosotros desde Jesús a través del Papa y los obispos”.

Sudán del Sur está en la zona central este de África. Tiene una población de 11 millones de personas y se independizó de Sudán en 2011. La Iglesia Católica es la organización cristiana más grande del país.

Sudán del Sur limita con Sudán, Kenia, Etiopía, Uganda, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana.

El Obispo electo tiene 43 años y ha servido en la Diócesis de Malakal (Sudán del Sur) desde que llegó al país en 2005. Viajó a Rumbek el 15 de abril, luego de un retiro en Juba, capital de Sudán del Sur.

Su consagración episcopal estaba programada para el 23 de mayo, Domingo de Pentecostés, pero ha sido pospuesta.

En el video, Mons. Carlassare criticó la cobertura que hicieron los medios sobre el tiroteo que sufrió.

“He leído titulares como ‘Rumbek disparó al obispo’, o internacionalmente ‘Sudán del Sur disparó al obispo’. Una vergüenza”, dijo.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado en CNA

Etiquetas: África, Iglesia en África, Sudán del Sur, combonianos, Obispo agredido, misioneros combonianos

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios