16 de marzo de 2015 4:15 pm

Obispo electo de Osorno responde a críticas y recibe respaldo de Nunciatura Apostólica en Chile

POR CAROLINA REQUENA | ACI Prensa

Mons. Juan Barros, Obispo electo de Osorno (Chile). Foto iglesia.cl
Mons. Juan Barros, Obispo electo de Osorno (Chile). Foto iglesia.cl

A través de un comunicado dado a conocer el 14 de marzo, la Nunciatura Apostólica en Chile renovó “su confianza y apoyo” a Mons. Juan Barros Madrid, Obispo electo de la diócesis de Osorno.

La misiva se publicó en respuesta a las acusaciones que ha recibido Mons. Barros, hasta ahora Obispo Castrense, tras los cuestionamientos por su supuesta vinculación al caso del sacerdote Fernando Karadima Fariña, quien fue hallado culpable en 2011 por el Vaticano de cometer abusos sexuales.

Por estas graves faltas, el P. Fernando Karadima fue conminado a vivir una vida dedicada a la oración y penitencia, y se le condenó a no ejercer nunca más su ministerio sacerdotal públicamente.

El Obispo ha señalado que jamás tuvo conocimiento de los abusos cometidos por Karadima.

En la carta dada a conocer por la Nunciatura Apostólica se invita “a toda la Iglesia en Chile y, en manera particular, a la Comunidad diocesana de Osorno a prepararse, mediante la oración y las obras de bien, al inicio del gobierno pastoral de S.E. Mons. Barros Madrid, reavivando un espíritu de fe como también de comunión con el Sucesor de Pedro y con el nuevo Pastor”.

“La Nunciatura Apostólica exhorta a ir adelante en el camino de conversión y fortalecimiento del corazón, que el Santo Padre ha invitado a recorrer mediante el Mensaje pontificio enviado para la Cuaresma 2015", finaliza la misiva.

Sobre su nombramiento, el Cardenal Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago y Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, afirmó en declaraciones a la prensa que “el Santo Padre ha elegido a un pastor para la Iglesia de Osorno y nosotros como católicos estamos muy en comunión con el Santo Padre y de manera particular los obispos somos con Pedro y bajo Pedro”.

Mons. Ezzati agregó que respecto a una hipotética conexión de Mons. Barros con el caso Karadima “no hay que unir las dos cosas. El Santo Padre ha tenido la tarea de discernir el bien de una comunidad y nosotros adherimos a lo que el Santo Padre ha decidido”.

El contexto

El 10 de enero el Papa Francisco designó a Mons. Juan Barros como Obispo de Osorno y a las pocas horas, diversas personas rechazaron el nombramiento, acusando al Prelado de encubridor de los abusos sexuales de Karadima.

Actualmente Mons, Mons. Barros, que declaró en el proceso contra el sacerdote condenado, no se encuentra bajo ninguna investigación judicial ni canónica.

Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes y víctima de Karadima cuando era menor de edad, presentó una denuncia ante la Nunciatura. A su vez el sacerdote Peter Kliegel, en representación de cerca 30 religiosos de Osorno, firmó una carta que fue enviada en febrero al Nuncio Apostólico solicitando la renuncia del Obispo electo.

Este movimiento fue creciendo llegando al punto de tener el apoyo del diputado socialista Fidel Espinoza quien, el pasado lunes 16 de febrero, entregó al Vaticano una carta firmada por 51 parlamentarios oponiéndose a la designación del Prelado.

A esto se sumaron un grupo de osorninos disidentes conocidos como el movimiento laico “Ola”, cuyo vocero es Juan Carlos Claret, quienes hicieron saber a la Iglesia y a la comunidad en general, que no quieren a Mons. Juan Barros como Obispo a través de manifestaciones en las afueras de la Catedral de esa ciudad.

Además, la prensa informó hace unos días que Mons. Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción y administrador diocesano de Osorno, se encontró con el Papa Francisco en el Vaticano. Los medios seculares especularon sobre lo tratado en la conversación, afirmando que el Prelado habría informado al Pontífice sobre la situación actual en la diócesis.

La Santa Sede no dio información al respecto.

Asimismo, se ha difundido una carta de la Congregación de los Sagrados Corazones en Chile que pide la renuncia de Mons. Barros y afirman que su designación “parece haber sido una decisión llevada adelante en solitario por el Nuncio Apostólico, sin el respaldo de la mayoría de los obispos de Chile”. 

La carta cuestiona luego si acaso el Papa tuvo “todos los antecedentes sobre la mesa” al momento del nombramiento y señalan que el mismo podría resultar en una “catástrofe eclesial”.

El Obispo responde a las acusaciones

Mons. Juan Barros estuvo hace algunos días de visita en la diócesis de Osorno para aclarar las dudas de los fieles y para responder a las fuertes críticas y ataques que ha recibido.

En una carta dirigida a los fieles de la diócesis, el Prelado asegura que “jamás tuve conocimiento de alguna denuncia respecto del sacerdote Karadima siendo Secretario del Cardenal Juan Francisco Fresno, y jamás tuve conocimiento ni imaginé nunca de aquellos graves abusos que este sacerdote cometía con sus víctimas. No he aprobado ni participado en esos hechos".

Al respecto, recordó que "hubo una investigación exhaustiva por instancias civiles y eclesiásticas para discernir las responsabilidades y sanciones" en el caso, en la que no resultó involucrado.

Mons. Barros manifestó además su rechazo a los actos cometidos por Karadima y afirmó que también se sintió defraudado. "Como tantos jóvenes, yo llegué a la Parroquia del Sagrado Corazón en tiempos hermosos de espiritualidad y apostolado, pero terminé defraudado por este sacerdote y condeno absolutamente los delitos por él cometidos. El daño que ha causado es enorme", afirmó.

También dijo que "me duele profundamente el hondo dolor que por largos años les sigue afectando a las víctimas. Y reitero junto a toda la Iglesia que no hay lugar en el sacerdocio para quienes cometen estos abusos".

A su vez lamentó el "desconcierto" que se ha producido tanto en la Iglesia como en la opinión pública y pidió disculpas por "no haber sabido expresar bien mi posición ante estos hechos tan penosos y complejos".

“Les pido con humildad que recen mucho por mí. Agradezco a todos los que me han fortalecido especialmente en estos dolorosos días con sus plegarias y muestras de solidaridad”, puntualizó.

“Deseo cumplir como buen pastor y aceptando con espíritu de obediencia esta nueva misión encomendada por el Papa Francisco, a quien le agradezco muy sentidamente por su confianza y apoyo”.

Para concluir, el Prelado expresó su deseo de integrarse “y caminar juntos como Iglesia que peregrina en Osorno, con ustedes, sus familias y tantos laicos ejemplares en su vida cristiana. Deseo hacer vida con ustedes lo expresado en mi lema episcopal: Hágase Tu voluntad”.

Puede leer la carta completa de Mons. Barros en: http://documentos.iglesia.cl/conf/doc_pdf.php?mod=documentos_sini&id=4346

Etiquetas: Chile, obispos, nombramientos eclesiales, Obispo de Osorno

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios