7 de mayo de 2021 - 8:24 PM

Obispo advierte sobre la "apatía mortal" de no hablar de los políticos católicos proaborto

Redacción ACI Prensa

Mons. Thomas Olmsted. Crédito: Daniel Ibáñez (ACI)
Mons. Thomas Olmsted. Crédito: Daniel Ibáñez (ACI)

El Obispo de Phoenix (Estados Unidos), Mons. Thomas Olmsted, apoyó esta semana la carta del Arzobispo de San Francisco, Mons. Salvatore Cordileone, que indica que los católicos que cooperan con el aborto no deben presentarse a recibir la Comunión.

“Ay de nosotros los obispos si no hablamos claramente sobre el grave mal del aborto y las consecuencias a cualquier católico que participe en el acto o lo apoye públicamente con palabras o acciones”, dijo Mons. Olmsted en un comunicado el 6 de mayo.

El Obispo de Phoenix afirmó que la carta del Arzobispo de San Francisco es "una poderosa defensa de la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad de toda vida humana".

Sobre los obispos que no denuncian con claridad la maldad del aborto y la actitud de los católicos que lo apoyan, dijo que se trata de “una falsa paciencia y preocupación pastoral que, año tras año, calla o habla en abstracciones mientras continúa la matanza con el pleno respaldo de los políticos católicos bajo nuestro cuidado espiritual como obispos ".

El Obispo advirtió que la renuencia a hablar en tales casos es un fracaso pastoral, más que una cortesía caritativa.

“Tal 'paciencia' es falsa porque está privada de amor y verdad, y así desenmascara una apatía mortal hacia alguien que profesa la fe católica, pero cuyo abrazo público del aborto pone su alma eterna en riesgo de condenación, y pone en riesgo de arrastrar a incontables números al infierno con su ejemplo”, señaló.

En su carta del 1 de mayo, el Arzobispo de San Francisco incluyó una sección sobre los funcionarios públicos católicos que abogan por el aborto. “Dios les ha confiado una posición de prestigio en la sociedad” y “algún día tendrán que rendir cuentas a Dios por su administración de esta confianza”, señaló Mons. Cordileone, que exhortó a estos políticos a detener “la matanza”.

“Dejen de fingir que abogar o practicar un mal moral grave —un mal que apaga una vida humana inocente, que niega un derecho humano fundamental— es de alguna manera compatible con la fe católica. No lo es. Por favor, regresen a casa a la plenitud de su fe católica”, añadió.

El tema de la Sagrada Comunión para los políticos católicos proaborto tomó relevancia con la elección de Joe Biden, el primer presidente católico de los Estados Unidos en seis décadas.

Biden ha defendido públicamente el aborto legal, incluido el fallo judicial Roe vs. Wade que legalizó el aborto en todo el país. También ha apoyado el financiamiento público de los abortos electivos.

Asimismo, como presidente ha tomado medidas para permitir el financiamiento federal de organizaciones proaborto en los Estados Unidos y en el extranjero.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) podría abordar la “coherencia eucarística” en su reunión de junio. Sin embargo, si se presenta un documento sobre este tema, se citará la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad general para recibir la Comunión, y no sería un impulso específico para negar la Comunión a Biden.

Una fuente cercana a la USCCB dijo el 29 de abril a CNA -agencia en inglés del Grupo ACI-  que en la reunión de junio, el comité de doctrina de los obispos podría presentar un "documento amplio" sobre la dignidad general para recibir la Comunión; alternativamente, los obispos podrían esperar hasta su reunión de noviembre para votar y considerar tal documento.

En una carta apostólica de principios de abril, Mons. Olmsted escribió que la enseñanza católica ve la Eucaristía como el sacrificio transformador de Cristo en la cruz, y que la Sagrada Comunión solo debe recibirse dignamente. La Iglesia enseña que para recibir la Comunión, los católicos no deben ser conscientes de haber cometido un pecado grave desde su última confesión.

Esta enseñanza no es "partidista", escribió Mons. Olmsted, y agregó que ciertamente se aplica a los líderes políticos que respaldan males como el aborto y la eutanasia.

“La Sagrada Comunión está reservada para aquellos que, con la gracia de Dios, hacen un esfuerzo sincero por vivir esta unión con Cristo y su Iglesia adhiriéndose a todo lo que la Iglesia Católica cree y proclama haber sido revelado por Dios”, escribió Mons. Olmsted. Afirmó que la enseñanza sobre esto "siempre ha sido clara y basada en las Escrituras".

Es por eso que la Iglesia “requiere que los líderes católicos que han apoyado públicamente leyes gravemente inmorales como el aborto y la eutanasia se abstengan de recibir la Sagrada Comunión hasta que se arrepientan públicamente y reciban el Sacramento de la Penitencia”, dijo.

Mons. Olmsted recomendó leer la carta del Arzobispo de San Francisco. También hizo esta invitación a "todas las personas de buena voluntad que deseen saber por qué la Iglesia no puede y no cambiará su defensa tradicional de la maternidad y los más vulnerables en el útero".

El Obispo de Phoenix también recomendó leer un artículo reciente que sobre este tema escribió el Arzobispo de Denver, Mons. Samuel Aquila.

“Cuando la Iglesia minimiza el peligro de una recepción indigna de la Eucaristía, no ama adecuadamente a quienes continúan poniendo en peligro sus almas”, escribió Mons. Aquila en su artículo del 14 de abril publicado en la revista America.

“Cambiar la 'cortesía' y el 'compromiso' por la vida eterna no es un buen negocio, y es especialmente negligente para mí, como obispo, permanecer callado cuando las personas a las que estoy llamado a amar pueden poner en peligro sus almas eternas. Esto es un peligro para ellos y un peligro para mí”, añadió.

Varios obispos han hablado y escrito sobre el tema de la “coherencia eucarística” en los últimos meses.

En marzo, el Obispo de Springfield, Mons. Thomas Paprocki, dijo en una conferencia regional de la Canon Law Society of America que a los católicos que abogan pública y obstinadamente por el aborto, incluidos los políticos, se les puede y se les debe negar la Comunión según el derecho canónico.

“Me refiero a sus acciones externas. Si viven de una manera o tienen posiciones que son contrarias a la enseñanza de la Iglesia, entonces el Ministro de la Comunión tiene que negarles el sacramento”, dijo Mons. Paprocki.

Durante la Misa de la Vigilia de la Marcha por la Vida, realizada en enero, el Arzobispo de Kansas City, Mons. Joseph Naumann, dijo que los católicos no deben recibir la Comunión si contradicen las enseñanzas “fundamentales” de la Iglesia.

Sin embargo, tanto el Arzobispo de Washington, Cardenal Wilton Gregory; como el Obispo de Wilmington, Mons. William Malooly, han dicho en el pasado que no le negarían la Comunión a un político que trabaja constantemente para lograr leyes o políticas permisivas sobre el aborto. Wilmington es la diócesis de origen de Biden.

En abril el Papa Francisco nombró a Mons. William Koenig como nuevo Obispo de Wilmington. Su ordenación episcopal está programada para el 13 de julio.

El Obispo de San Diego, Mons. Robert McElroy, también dijo en un diálogo en línea en febrero que negar la Comunión a políticos católicos que son obstinadamente partidarios del aborto se interpretaría como "un armamento de la Eucaristía". Dijo que los obispos que enseñan sobre la "coherencia eucarística" en la presidencia de Biden no era una "buena idea".

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Aborto, Católicos, políticos católicos, Iglesia en Estados Unidos, Diócesis de Phoenix, Joe Biden

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios