10 de julio de 2018 9:36 pm

Nominación de católico para Corte Suprema de EEUU provoca temor en abortistas

Redacción ACI Prensa

Brett Kavanaugh / Crédito: Wikimedia Commons
Brett Kavanaugh / Crédito: Wikimedia Commons

El Presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció el lunes por la noche la nominación del juez católico Brett Kavanaugh a la Corte Suprema para cubrir la vacante dejada por Anthony Kennedy, magistrado que anunció su retiro el 27 de junio.

Con el retiro de Kennedy, conocido por su apoyo al matrimonio gay y al aborto, y la nominación de Kavanaugh, las instituciones y activistas que apoyan el aborto mostraron su preocupación y lanzaron una campaña para evitar su nombramiento. Una de estas es la multinacional del aborto, Planned Parenthood, y su exdirectiva Cecile Richards.

Por su parte, varios líderes provida recuperaron las esperanzas de que en un futuro se revierta el fallo “Roe vs Wade” que permitió la legalización del aborto en 1973.

De darse la confirmación de Kavanaugh se consolidaría una mayoría conservadora en el máximo órgano de justicia del país.

Para un presidente de Estados Unidos la elección de uno de los nueve jueces que conforman la Corte Suprema es una decisión de suma importancia, porque se trata de un puesto vitalicio. Un juez de la Corte solo puede ser destituido por el Congreso a través de un impeachment o renunciando por propia voluntad.

Luego del anuncio, Kavanaugh dio un breve discurso donde habló sobre la importancia de su educación católica y cómo ha influenciado en su carrera. Asimismo, dijo sentirse “profundamente honrado” por la nominación.
El anuncio del 9 de julio se produjo después de mucha especulación. Esta es la segunda vacante que Trump ha llenado durante su mandato; anteriormente nombró para la Corte Suprema al juez provida Neil Gorsuch.

Se espera que las audiencias para la confirmación de Kavanaugh comiencen en breve en el Senado.

“El lema de mi escuela secundaria jesuita era ser ‘hombre para los demás’. He intentado vivir ese credo”, dijo Kavanaugh, quien se graduó de la Escuela Preparatoria Georgetown, cerca a Washington D.C.

Durante su nominación afirmó ser “parte de la vibrante comunidad católica en el área de DC” y que si bien los “miembros de esa comunidad están en desacuerdo sobre muchas cosas”, también están unidos en el “compromiso de servir”.

Kavanaugh destacó su compromiso con el servicio tanto dentro como fuera de la corte. Es voluntario sirviendo alimentos a personas sin hogar, entrenando al equipo de baloncesto de su hija y dando clases particulares en una escuela primaria.

En su discurso también se refirió a Mons. John Enzler, presidente y director ejecutivo de la organización de ayuda humanitaria Catholic Charities, que estuvo presente durante el anuncio.

“Hace 40 años, yo era un monaguillo para el P. John”, dijo, agregando que ahora sirven a personas sin hogar gracias a Catholic Charities.

Kavanaugh sirve desde 2006 en la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia. Allí desarrolló un amplio historial de protección de la libertad religiosa, de expresión y aplicando restricciones al aborto. Los líderes provida creen que haría lo mismo en la Corte Suprema.

Anteriormente, trabajó en la Casa Blanca con George W. Bush. Este último dijo que Kavanaugh “es un brillante jurista que ha aplicado fielmente la Constitución y las leyes a lo largo de sus 12 años en el Circuito de DC. Es un buen esposo, padre y amigo, un hombre de la más alta integridad”.

Si bien Kavanaugh fue asistente del juez Anthony Kennedy, se dice que sus opiniones son más parecidas a las del fallecido Antonin Scalia, un juez de porte más conservador.

El magistrado que podría ser el nuevo miembro de la Corte Suprema recibió sus títulos universitarios y de leyes de la Universidad de Yale. Tiene dos hijas con su esposa Ashley.

En cuanto al aborto, no se sabe mucho de sus opiniones personales. Kavanaugh recientemente redactó una decisión que impedía que una menor embarazada indocumentada bajo custodia federal obtuviera un aborto. La decisión fue revocada por otro tribunal.

A través de una petición en su sitio web oficial, Planned Parenthood, sostiene que el juez Kavanaugh “no es apto para servir en la Corte Suprema”, debido que “su historial de extremismo en materia de derechos reproductivos pone en grave peligro nuestro derecho constitucional al aborto, y no nos mantendremos al margen”.

Para ello la multinacional del aborto ha lanzado una campaña para presionar a los senadores y evitar la elección de Kavanaugh y de “cualquier candidato que amenace nuestros derechos reproductivos”.

Por su parte, la activista proaborto Cecile Richards mostró su preocupación en Twitter: “El balance de la Corte Suprema está en juego. No podemos permitir que se incline contra el derecho constitucional al aborto. Los derechos y la salud de las generaciones de personas están en juego. No podemos regresar”.

Líderes provida saludan nominación

Varios líderes provida de Estados Unidos, según informa Life News, expresaron grandes esperanzas en Brett Kavanaugh, quien tiene un sólido historial de defensa de las libertades religiosas y restricciones al aborto.

“El historial del juez Kavanaugh, visto en su conjunto, indica una voluntad de hacer valer los derechos verdaderamente basados ​​en el texto y la historia de la Constitución, mientras deja la formulación de políticas en manos de los legisladores electos”, dijo Carol Tobias, presidenta de National Right to Life.

La presidenta de Susan B. Anthony List, Marjorie Dannenfelser, elogió a Kavanaugh como una “elección sobresaliente” para la corte más alta de Estados Unidos.

“El juez Kavanaugh es un jurista con experiencia y principios con un sólido historial de protección de la vida y los derechos constitucionales, como lo demuestran sus opiniones en Garza vs. Hargan y Priests for Life vs. HHS”, dijo Dannenfelser.

Por su parte, Lila Rose, fundadora y presidenta de Live Action, dijo que alientan a Kavanaugh “a defender la Constitución y apoyar el derecho humano más básico, el derecho a la vida”.

“Esperamos que con Brett Kavanaugh, la corte garantice que nuestro primer derecho, el derecho a la vida, estará protegido por nuestras leyes en lugar de ser pisoteado. El derecho a la vida es la base de todos los demás derechos humanos; sin él, no se pueden disfrutar otros derechos”, expresó.

El presidente de Ohio Right to Life, Mike Gonidakis, comentó: “Kavanaugh tiene un historial judicial comprobado que interpretará la Constitución como está escrita y no será una justicia activista. Agradecemos al presidente Trump por cumplir su promesa de nominar a los jueces provida a la Corte. Ohio Right to Life espera que Roe vs. Wade sea ​​anulado para que Ohio pueda establecer sus propias políticas provida”.

Por otro lado, Penny Nance, presidenta y directora ejecutiva de Concerned Women for America, dijo que la batalla para confirmar a Kavanaugh será feroz.

“Realmente no es sorprendente cuando este candidato podría significar el final de toda la industria del aborto. Con tanto en juego, la izquierda hará todo lo que esté a su alcance para detener a este candidato, y tenemos que estar preparados para ayudar a impulsar esta confirmación”, aseveró.  

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Corte Suprema, Aborto en Estados Unidos, Roe vs Wade, juez, Donald Trump

Comentarios