Niños y adultos de las distintas diócesis de Chile conmemoran a difuntos y santos con Misas, procesiones y la tradicional Fiesta de la Luz.

Con ocasión de la Solemnidad de Todos los Santos que se celebra hoy, y el Día de los Fieles Difuntos que se conmemora mañana, las parroquias y comunidades católicas de las diócesis de Chile desarrollan actividades y ceremonias en recuerdo de las personas que ya partieron, en especial las víctimas del Covid-19.

Asimismo, en variados lugares se celebra la ya tradicional Fiesta de la Luz, para recordar el valor cristiano de la vida.

Con el lema “La santidad vence”, en la Diócesis de Linares, estudiantes y apoderados del Liceo El Rosario realizaron la actividad pastoral denominada “Holywins”, con el objetivo de celebrar la alegría de vivir.

El propósito fue incentivar a los estudiantes, grupos misioneros, pastorales, profesores, asistentes de aula y apoderados, a participar de la ya tradicional Fiesta de la Luz.

El festejo consistió en vestir disfraces alegres y realizar actividades que permitieran disfrutar de una tarde divertida y con un sentido católico.

Más en América

La actividad principal fue salir a la calle con música, silbatos y disfraces para demostrar que se puede cambiar el mundo, y brindar a niños y adultos una sana diversión de la mano de Jesús y Nuestra Señora de la Merced.

La peregrinación partió desde el Liceo Nuestra Señora del Rosario, en dirección a la Plaza de Armas de Linares.

Animados por sor Celinda, encargada de Pastoral, niños y jóvenes avanzaron en caravana con cantos alegres, resguardados por carabineros y seguridad pública.

El capellán del Liceo, P. Alex Troncoso, afirmó que “esta fue una instancia muy acertada, y no nos queda duda que logramos alegrar el espíritu de los participantes y sobre todo el de nuestros estudiantes. Regresamos contentos de haber entregado un poco de alegría a tantas personas que fueron testigo de esta gran Fiesta de la Luz en la ciudad de Linares”.

Los niños de la diócesis del sur de Chile también celebraron el 31 de octubre el Día de la Luz, con una jornada en la Plaza Lomas de San Andrés. Hubo rincón de arte, juegos inflables, dulces y premios, además de la presentación del grupo musical XGracia. Los más pequeños asistieron con sus disfraces para festejar juntos la vida.

En 2018, al explicar el sentido de la Fiesta de la Luz, el vicario para la Educación de la Arquidiócesis de Santiago, P. Andrés Moro Vargas, expresó: “Todos estamos llamados a la santidad, cada uno a su estilo, por eso la Fiesta de Todos los Santos nos recuerda que hay distintas formas y estados”.

(El artículo continúa después)

“Todos estamos marcados por Cristo, que en cada uno quiere desarrollar un proyecto de vida con nosotros, para llevarnos -a todos- a la Vida con mayúsculas, que es el encuentro con Cristo y los hermanos”, afirmó.

“Por eso, cuando nos ponemos un disfraz, cuando compartimos un dulce, cuando vivimos un momento de alegría, estamos siendo luz. No solamente en nuestra Fiesta de la Luz, sino a lo largo de toda nuestra vida, porque a eso hemos sido llamados: a ser savia y luz, para amar y servir a todos, para poder encontrarnos con todos e iluminar también todos los rincones de nuestras vidas, especialmente los más oscuros”.

El sacerdote invitó así, a “iluminar también nuestras comunidades y que nuestras familias sean iluminadas por Cristo que nunca fallece, siempre permanece”.

La parroquia Santo Domingo de Guzmán, en la Diócesis de San Felipe, celebró también la Fiesta de la Vida. El 31 de octubre hubo una procesión hasta el cementerio, en la que se invitó a los niños a ir vestidos de ángeles o santos, y a toda la comunidad a llevar una vela en homenaje a los fallecidos. El martes 1 de noviembre, las celebraciones se desarrollaron en el cementerio de Valle Hermoso, el Cementerio Parroquial y el templo.

En la Diócesis de Valdivia, varias comunidades celebraron la Fiesta de la Luz. Luego de la Eucaristía, niños y jóvenes recorrieron la ciudad hasta llegar a la gruta de Nuestra Señora de Lourdes.

Comunidades parroquiales de las diócesis de Temuco, Linares, Talca, Valparaíso, San Bartolomé de Chillán y San Felipe, celebraron Misas de la Luz, donde con velas recordaron a los difuntos en los templos, parques y cementerios, como gesto de cariño y recuerdo con quienes ya han partido.

La Pastoral de la Universidad Católica de Temuco, por su parte, propuso para este día una fiesta con stands, Misa y oración por los difuntos, con un espacio de diálogo y encuentro, con presencia de invitados especiales.

En la Diócesis de Linares se realizó el domingo 30 de octubre una noche de oración y velatón en memoria de las víctimas del Covid-19, que tuvo lugar en la Plaza de Armas de Longavi. Para ello se llevaron fotografías de las personas que fallecieron por la pandemia.

El Obispo de Talca, Mons. Galo Fernández, presidió esta mañana Misas en los cementerios municipales de Talca y Curicó.

En la Diócesis de Valparaíso, invitando a caminar en la Santidad y a recordar a los difuntos, el Obispo, Mons. Jorge Vega, celebró la Eucaristía en el Cementerio N° 3 de Playa Ancha. El Prelado invitó a seguir orando por los que ya no están y a vivir “con una mirada de fe” el paso a la Casa del Padre.