En los últimos días ha circulado en España un mensaje por WhatsApp que afirma que las ventas de artículos de monasterios van mal en la Navidad 2022. Sin embargo, la fundación que promociona sus productos niega que sea así. 

En el texto del mensaje dice: “Estamos vendiendo poco, y los monasterios lo necesitan mucho, por favor, podéis reenvíalo a vuestros contactos? 🙏🏼 Millones de gracias”. 

Esta advertencia viene acompañada de una imagen con información de la venta temporal en un centro comercial de Madrid de dulces y otros productos realizados por monasterios de España. También refiere la página web de la Fundación Contemplare.

El mensaje que alerta sobre la escasa venta es falso o, al menos, está circulando en España de manera descontextualizada. Así lo han asegurado fuentes de Contemplare a ACI Prensa, que señalan que “el mercadillo va estupendamente”. 

Con toda probabilidad, deducen, “ese mensaje nace de alguien con buena intención, que nunca pensó en que se pudiera malinterpretar”.

Más en Fake News

La situación real es, afirman, “la de todos los años” porque quienes abrazan la vida contemplativa “tienen un producto muy estacional”. Por ello, “siempre es necesario apretar” en las ventas de cara a Navidad durante el Adviento “para que puedan vivir el resto del año”. 

La Fundación Contemplare colabora con unos 120 conventos de clausura y contribuye a su sostenimiento a través de la identificación de mejores canales de distribución de sus productos. 

Más allá de los dulces

Sin duda, los diferentes dulces elaborados en las cocinas de los conventos son lo más conocido. Pero, más allá de los realizados con chocolate y las pastas, los monasterios ofrecen mermeladas, quesos, aceite, vinos, cervezas y licores. 

También es posible comprar objetos de artesanía de las Hermanas de Belén y otros conventos: velas, medallones, pilas para agua bendita o figuras para el belén. 

A través del sitio web de la Fundación Contemplare se puede acceder de igual modo a regalos destinados a recién nacidos o artículos de cosmética natural manufacturados en los monasterios. 

(El artículo continúa después)

Por descontado, dadas las fechas de su principal campaña de ventas, se elaboran cestas de Navidad a disposición de empresas y particulares. 

Innovación y alta cocina

Los impulsores de la ayuda a los conventos a través de la venta de sus productos son conscientes de que las recetas centenarias son un tesoro. Pero también de que cabe sumar la innovación. 

Por eso han ofrecido formación para “revisar algunos clásicos de la repostería conventual y darles un aire nuevo sin perder la esencia”. 

Esta formación ha corrido a cargo de la escuela Le Cordon Bleu Madrid de la Universidad Francisco de Vitoria. 

Por otro lado, este año se ha impulsado la creación del primer helado de alta gama realizado a mano en un convento de clausura gracias a la colaboración con la empresa heladera Coco Laín.