10 de julio de 2019 4:07 pm

Mons. Chaput: Nunca aceptemos separar la fe de nuestra participación política

Redacción ACI Prensa

Mons. Charles Chaput / Crédito: Lorna Cruz (ACI Prensa)
Mons. Charles Chaput / Crédito: Lorna Cruz (ACI Prensa)

El Arzobispo de Filadelfia (Estados Unidos), Mons. Charles Chaput, afirmó que para construir una verdadera cultura de libertad religiosa, los cristianos nunca deben aceptar separar su fe y sus convicciones morales de la participación en la vida política.

“Nunca podemos aceptar una separación de nuestra fe religiosa y nuestras convicciones morales de nuestros ministerios públicos o nuestra participación política. Es imposible. E incluso tratar de hacerlo es malo porque nos obliga a vivir dos vidas diferentes, adorando a Dios en el hogar y en nuestras iglesias; y adorando la última versión del César en los demás lugares. Eso convierte nuestras convicciones privadas en mentiras que nos decimos a nosotros mismos y unos a otros”, dijo Mons. Chaput en un discurso pronunciado en la Cumbre de Libertad Religiosa organizada por Alliance Defending Freedom el martes 9 de julio.

El Prelado resaltó ante abogados de todo el mundo, que “para aquellos de nosotros que somos cristianos, la trinidad de virtudes que llamamos fe, esperanza y caridad deben dar forma a todo lo que hacemos, tanto en privado como en nuestra vida pública”.

“La fe en Dios nos da esperanza en la vida eterna. La esperanza expulsa el miedo y nos permite confiar en el futuro y amar. Y el amor de Dios y otras personas humanas, la virtud de la caridad, es el espíritu animador de toda acción política auténticamente cristiana”, explicó. 

Al referirse a la palabra “amor”, Mons. Chaput dijo que lo hacía “en el sentido bíblico: amor con un corazón de coraje, amor decidido a construir la justicia en la sociedad y centrado en el verdadero bien de toda la persona humana, el cuerpo y el alma”.

En otro momento, refiriéndose a la imposibilidad de separar la fe personal de la participación política, dijo que los creyentes “solo pueden vivir en paz con la separación de la Iglesia y el Estado, siempre que el acuerdo se traduzca en una verdadera libertad de religión”.

Mons. Chaput cree fervorosamente que “la fe religiosa sinceramente creída y humildemente vivida sirve a la dignidad humana” y “fomenta la virtud, no el conflicto”. Pero, advirtió, que uno de los supuestos del estado secular moderno es que la religión es “irracional, divisiva y violenta”.

Sin embargo, el Prelado recordó que son las políticas e ideologías seculares las que “han asesinado y oprimido a más personas en los últimos cien años, a menudo en nombre de ‘ciencia’, que todas las religiones juntas han logrado maltratar en el último milenio”.

El Arzobispo continuó argumentando que gran parte del debate actual sobre el “extremismo religioso y la teocracia que se avecina” es un impulso de una élite política para “sacar a la religión del camino” a medida que se forma e impone un consenso secularista.

“Cualquier afirmación de que los ateos, los agnósticos y una inteligencia secularizada son naturalmente más ‘racionales’ que los creyentes religiosos es una tontería. Todos somos creyentes (…); para decirlo de otra manera, los ateos solo adoran a un dios más pequeño y menos indulgente en un altar diferente”, indicó.

Al notar que los cristianos a menudo son acusados ​​de librar una “guerra cultural” en temas como el aborto, la sexualidad, el matrimonio y la familia, Mons. Chaput dijo que el conflicto es real y que se está luchando igualmente del otro lado.

“Ellos también son ‘guerreros de la cultura’. Ni ellos ni nosotros debemos sentirnos incómodos al respecto. La democracia prospera en la lucha de ideas en competencia. Nos robamos a nosotros mismos y a todos los demás si intentamos evitar esa lucha”, sostuvo.

El Arzobispo describió la democracia como construida sobre los pilares de la cooperación y el conflicto, y que ambos son necesarios para hacer que la sociedad funcione.

“Lo que eso significa para las personas de fe es esto: tenemos el deber de tratar a todas las personas con caridad y justicia. También tenemos el deber de buscar un terreno común cuando sea posible, pero eso nunca es una excusa para comprometernos con el mal grave”, añadió.

El Prelado dijo que tarde o temprano “una nación basada en una noción degradada de libertad, que se basa en licencias y no en una libertad real –una nación de aborto, confusión sexual, avaricia de los consumidores e indiferencia hacia los inmigrantes y los pobres–, no será digna de sus ideales fundacionales. Y ese día, no tendrá ningún derecho sobre los corazones virtuosos”.

Al final de su discurso, Mons. Chaput señaló que pronto cumplirá 75 años y que se vería obligado a presentar su renuncia al Papa Francisco. 

“Cuando me senté a escribir estos comentarios, lo hice sabiendo que esta charla probablemente será la última que daré como Arzobispo de Filadelfia. Así que las palabras importan. Si queremos una cultura de libertad religiosa, debemos comenzar a vivir esa cultura aquí, hoy y ahora. Lo vivimos entregándonos de todo corazón a Dios, amando a Dios con pasión y gozo, confianza y coraje, y sin retener nada. Dios se encargará del resto”, concluyó.

Etiquetas: Libertad religiosa, Arzobispado de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, fe católica, Alliance Defending Freedom

Comentarios