11 de julio de 2006 - 2:38 AM

Mons. Castagna advierte a argentinos que desplazar a Dios es cerrarse al progreso

Redacción ACI Prensa

Mons. Castagna advierte a argentinos que desplazar a Dios es cerrarse al progreso

El Arzobispo de Corrientes, Mons. Domingo Castagna, llamó a los argentinos a agradecer al Padre por “el don de una patria libre”, a la vez que advirtió que negar a Dios de manera empecinada e irreflexiva es cerrar “las puertas al progreso y al encuentro con la verdad”.

“Sin Dios el universo no tiene sentido. Suponer que todo se debe al azar constituye un verdadero contrasentido intelectual. La fe aporta la seguridad de que Dios es el sentido de todas las cosas y, obviamente, del hombre y de su historia. Cuando se lo desplaza, con una negativa empecinada e irreflexiva, se produce el pesimismo existencial que cierra las puertas al progreso y al encuentro con la verdad”, expresó el Prelado durante la Misa dominical en el marco del aniversario patrio.

Mons. Castagna afirmó que “nuestros orígenes cristianos nos otorgan la convicción de que Dios ha decidido manifestarse en Cristo”. Añadió que lograr el amor solidario y fraterno en Argentina implica “excluir de nuestros corazones el odio, que nos enreda peligrosamente en tácticas vengativas y que nos impide el paso hacia una auténtica justicia, reparadora del bien común y de la paz verdadera”.

El Arzobispo también agradeció “los ejemplos de abnegación” y de espíritu patriótico que “reaparecen en diversas y críticas circunstancias”, porque “sin duda la Patria es hija de hombres y mujeres que aman al pueblo hasta renunciar a intereses personales y de sector”. En ese sentido pidió mantener la “calidad moral y espiritual” de quienes construyeron Argentina, porque de lo contrario “seguirán produciéndose los tumbos más lamentables, a los que no pudimos ni debemos acostumbrarnos”.

Deponer odios y buscar la unidad

Por su parte, el Arzobispo de Mercedes-Luján, Mons. Rubén Di Monte, llamó a no cansarse de trabajar por la grandeza y soberanía de Argentina, y a no perder la paz, a deponer odios y buscar la unidad.

Igual pedido hizo el Arzobispo de Tucumán, Mons. Luis Villalba, quien expresó que ante los “graves fenómenos de inmoralidad”, se debe regresar a los mandamientos de Dios, para “construir la casa, que es nuestro país, sobre roca firme y no sobre arena movediza”.

“Los diez mandamientos son una especie de brújula para la conciencia. Antes de ser escritos en tablas de piedra, los diez mandamientos fueron grabados por Dios en la conciencia y en el corazón del hombre. Los diez mandamientos ponen de relieve los deberes esenciales y los derechos fundamentales inherentes a la naturaleza humana”, explicó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios