31 de agosto de 2015 - 1:03 PM

Mons. Arregui recuerda a Correa que misión de la Iglesia es iluminar también la política

POR EDUARDO BERDEJO | ACI Prensa

Mons. Antonio Arregui / Foto: Flickr de Pontificia Universidad Católica del Ecuador (CC-BY-NC-SA-2.0)
Mons. Antonio Arregui / Foto: Flickr de Pontificia Universidad Católica del Ecuador (CC-BY-NC-SA-2.0)

El Arzobispo de Guayaquil (Ecuador), Mons. Antonio Arregui, recordó al presidente Rafael Correa y demás autoridades que lo atacaron en los últimos días que la misión de la Iglesia también consiste en “emitir un juicio moral incluso sobre las cosas que afectan al orden político” y que “es natural que surja la crítica, que siempre debería ser serena y constructiva”.

El Arzobispo emitió un comunicado este domingo, un día después de que el presidente Correa anunciara que entregó una carta en la Nunciatura para protestar ante el Vaticano por las declaraciones de Mons. Arregui.

"Hemos presentado la respectiva carta de protesta al Nuncio Apostólico, porque eso está prohibido por el derecho romano, por el acuerdo con la Santa Sede: el involucramiento, peor de obispos, en política", dijo Correa en su programa semanal de radio y TV. "Por ahí ya salió un curita no hablando como pastor, sino como jefe de campaña del candidato del Opus Dei, y después se quejan de recibir respuestas políticas", añadió intentando vincular al Prelado con el líder opositor Guillermo Lasso.

Las palabras de Correa siguieron a las del Secretario jurídico de la Presidencia de la República, Alexis Mera, quien el jueves pasado llamó “insolente recadero de la derecha” al Arzobispo porque aconsejó al gobierno a promover un diálogo donde los “cauces democráticos” permitan las críticas constructivas, en medio de las protestas opositoras por la política económica.

En ese sentido, ante los nuevos ataques del gobierno, Mons. Arregui defendió su labor de pastor y recordó que sus cientos de cartas semanales dejan en claro que nunca ha tratado de favorecer a un grupo político o candidato. “No lo he hecho ni en público ni en privado”, afirmó.

El Arzobispo recordó que el Concilio Vaticano II enseña que “la Iglesia respeta y promueve la libertad y la responsabilidad política de los ciudadanos”. “En el generoso marco de la fe –afirmó Mons. Arregui– cabe un gran pluralismo de actitudes ante las realidades de la sociedad. Nadie puede aspirar a un trato privilegiado por mi parte en razón de su afiliación política, ni puede temer un rechazo por ese mismo motivo”.

La Iglesia es la casa de todos y el clero católico no pregunta sobre inclinaciones políticas al predicarles la Palabra de Dios y servirles en todas las dimensiones de la actividad pastoral. No me cabe envilecer la misión episcopal al vincularla a una empresa política”, señaló.

Críticas serenas y constructivas

En su carta, el Arzobispo de Guayaquil señaló que como dice Santa Teresa del Niño Jesús: “Todas nuestras justicias tienen manchas a tus ojos”. En ese sentido, indicó Mons. Arregui, “no hay gobierno que lo haga todo perfectamente, incluido el que me corresponde. Por eso es natural que surja la crítica, que siempre debería ser serena y constructiva”.

Asimismo, recordó que “el anuncio del Evangelio no se reduce a dimensiones intimistas o encerradas en las sacristías, sino que se abre a todas dimensiones de la vida humana”.

“Por eso pertenece a la misión de la Iglesia, como ha dicho el mismo Concilio, ‘emitir un juicio moral incluso sobre las cosas que afectan al orden político’. Desde luego, una elemental sobriedad hace que estos juicios se emitan en señaladas circunstancias, que revistan alguna gravedad especial”.

“En este sentido, mis pronunciamientos de este orden han sido formulados en estrecha comunión con los  hermanos Obispos del Ecuador, con el deseo de ayudar a la formación de la conciencia y sin ánimo de perjudicar o favorecer opciones políticas”, reiteró.

Mons. Arregui indicó que todo ello se ha realizado “en el ámbito de las libertades que tenemos todos reconocidas en la Constitución de la República. Si alguien estima que he abusado en algo, hace bien en dirigirse a mis superiores inmediatos, que son el Papa Francisco y sus colaboradores. Quienes, por lo demás, han recibido mi renuncia hace más de un año y en breve nombrarán, Dios mediante, a mi sucesor en Guayaquil”.

Descalifican lo que les molesta

En declaraciones difundidas el sábado 29, Mons. Arregui dijo al diario ecuatoriano El Comercio que le sorprendió “la crudeza” de las palabras de Alex Mera, sin embargo, advirtió que esto “significa que las esferas gubernamentales siguen manteniendo el método de una confrontación tan descalificadora por todo aquel que entienden que les molesta. Eso más bien me pareció lamentable”.

El Arzobispo dijo que “hay una tendencia, y no solo del Gobierno, de comprender a la Iglesia como un conglomerado social más, como pueden ser los sindicatos y los empresarios”, olvidándose “que la Iglesia es una entidad diferente y que proviene de una dimensión religiosa ante la cual el Estado y los políticos lo único que tienen que hacer es reconocer su libertad y darle espacio para que se desenvuelva”.

Mons. Arregui lamentó que en Ecuador muchas de las instituciones que sostienen la democracia se hayan “angostado” y “perdido la función que les corresponde”.

“Una muestra es el Parlamento (Asamblea Nacional). Pareciera que la relación entre gobernantes y gobernados se focaliza en ver quien domina las calles: la fuerza por un lado, ocupación de vías por el otro. Por eso pedíamos un cambio de actitud para que el diálogo prospere. Pero cuando encuentro una réplica tan desairada como la del doctor Mera, evidentemente eso no siembra una base para el diálogo”, expresó.

Etiquetas: Ecuador, Ataques a obispos, Iglesia en Ecuador, Rafael Correa, Mons. Antonio Arregui

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios