21 de enero de 2019 8:29 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 22 de enero de 2019 5:27 pm

Monjas benedictinas vivirán en “contenedor” de clausura

Redacción ACI Prensa

Las monjas benedictinas de Nursia, que tuvieron que abandonar su monasterio afectado por el terremoto de octubre de 2016, regresarán a esta localidad italiana en las próximas semanas para vivir temporalmente su clausura en un contenedor habilitado especialmente.

El 30 de octubre de 2016 un terremoto de 6,5 grados en la escala de Richter golpeó el centro de Italia; afectando también Nursia, localidad natal de San Benito, el patrono de Europa.

Ese día quedaron destruidas la Basílica de San Benito, la Catedral de Santa María Argentea, el Monasterio Benedictino de San Antonio, el monasterio de las hermanas clarisas, entre otros.

A raíz de esto las religiosas benedictinas fueron trasladadas a la localidad de Trevi, donde permanecerán hasta el 10 de febrero, fiesta de Santa Escolástica, cuando regresarán para instalarse en el “contenedor-monasterio” habilitado por el municipio de Nursia.

Las llaves de esta estructura fueron entregadas a la Madre Caterina Corona por el alcalde Nicola Alemanno. “Ustedes son una parte importante para nuestra comunidad. Tenerlas de nuevo en Nursia será muy importante para todos nosotros”, afirmó durante la ceremonia realizada este domingo.

Se informó que las diez monjas benedictinas vivirán en esta estructura hasta que su monasterio haya sido renovado. Dentro se han habilitado dormitorios, un comedor, una capilla y otras áreas para que puedan reanudar, en parte, sus actividades.

Días atrás, el Obispo de Spoleto-Norcia, Mons. Renato Boccardo, afirmó que el retorno de las monjas benedictinas “es un momento esperado e importante. Las monjas estaban contando los días para regresar y finalmente estarán de nuevo en su tierra, compartiendo con la gente la precariedad y la dificultad de la reconstrucción post sísmica. Será una presencia ulterior, silenciosa, discreta y sobre todo orante de la Iglesia entre los afectados”.

Por su parte, en declaraciones a Vatican News, la Madre Corona destacó que se haya elegido el 10 de febrero como fecha de retorno, “fiesta de Santa Escolástica, hermana de San Benito y madre nuestra”.

“Con su ayuda y su intercesión esperamos poder recomenzar. Queremos imitarla y su fuerza, queremos vivir junto a la gente el terremoto como una oportunidad para reencontrar nuestra vida y recomenzar”, afirmó.

Etiquetas: Italia, benedictinas, Terremoto en Italia, monjas benedictinas

Comentarios