2 de junio de 2021 - 7:45 PM

“Milagro del Vístula”: Cuando la Virgen María salvó al mundo del comunismo

Redacción ACI Prensa

La Virgen Negra de Czestochowa (izquierda) y soldados polacos durante la Batalla de Varsovia en 1920 (derecha) / Crédito: Dominio Público
La Virgen Negra de Czestochowa (izquierda) y soldados polacos durante la Batalla de Varsovia en 1920 (derecha) / Crédito: Dominio Público

Hace poco más de 100 años, ocurrió un suceso conocido como el “Milagro en el Vístula”, una histórica victoria del ejército de Polonia sobre el Ejército Rojo de la Unión Soviética que se atribuye a la intercesión de la Virgen María en su advocación de Czestochowa.

En un artículo publicado en National Catholic Register por el corresponsal en Reino Unido, KV Turley, se recordó que en la primavera de 1920, en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Czestochowa se encendieron velas y se entonaron oraciones desesperadas junto a la imagen de la Virgen Negra, como también es conocida a la patrona de Polonia.

La intercesión de Nuestra Señora de Czestochowa nunca fue más necesaria, subrayó Turley en su artículo.

El 20 de mayo de 1920, el recién creado Ejército Rojo atravesó la frontera polaca con la intención destruir todo.

Los líderes bolcheviques reunidos en Moscú para el Segundo Congreso de la Internacional Comunista ya habían comenzado a preparar planes para una revolución mundial de inspiración comunista, comenzando con las naciones de Europa Central y Occidental. Lenin había ordenado que se tomara la capital polaca Varsovia sin demora. 

El Ejército Rojo se dirigió hacia Varsovia, avanzando hacia las orillas del río Vístula que atraviesa Polonia desde el Báltico hasta la parte más meridional de la tierra. Para los polacos, la batalla estaba perdida, especialmente porque sus súplicas de ayuda a las potencias occidentales fueron desatendidas. El primer ministro de aquel entonces, David Lloyd George, dijo al Parlamento británico que Polonia tenía que aceptar “su destino”.

El autor precisó que “solo un milagro podría salvar a Polonia”.

El 5 de agosto, sintiendo la urgencia de la situación, el Papa Benedicto XV exhortó a todos a orar por “la misericordia de Dios para Polonia... a unirse a todos los fieles en implorar al Dios Altísimo que por intercesión de la Santísima Virgen María pueda salvar a la nación polaca de su derrota final y pueda alejar esta nueva plaga de Europa”.

Sin ayuda militar ofrecida desde el extranjero, el líder de Polonia, el general Józef Piłsudski, se dio cuenta de que esta podría ser la última resistencia de su nación. Después de pasar una noche en oración, Piłsudski comenzó a reunir soldados, tantos como pudieron salvarse para un gran asalto en el flanco izquierdo soviético. El plan parecía temerario, un imprudente último intento de supervivencia.

El 10 de agosto, el Gobierno británico envió un telegrama al Gobierno polaco instándolo a que se rindiera a los soviéticos para evitar la aniquilación. En cambio, Piłsudski comenzó a seleccionar sus destacamentos militares favoritos para unirse a los que se reunían cerca de Lublin para el contraataque programado el 17 de agosto.

Frente a él estaba un Ejército Rojo de 100 mil soldados llenos de fervor revolucionario, listos para destruir Varsovia y todos los que encontraran allí, relató Turley.

El 12 de agosto, Piłsudski se preparó para salir de Varsovia y unirse a la fuerza de ataque que contraatacaría a los soviéticos. Al partir, Piłsudski se volvió hacia su esposa Aleksandra y le dijo: “Está en manos de Dios”.

El 13 de agosto de 1920, los soviéticos atacaron Varsovia. Al encontrar poca resistencia, capturaron los suburbios exteriores en el sureste y noroeste de la ciudad. En todas partes, parecía que las fuerzas polacas estaban huyendo. La artillería soviética desató un devastador bombardeo sobre todos los que quedaban en el centro de Varsovia. 

Según Turley, “Varsovia comenzó a adquirir un aspecto surrealista”, ya que la “ciudad estaba llena de refugiados aterrorizados, con personas acampadas en parques públicos junto a defensas preparadas apresuradamente y totalmente inadecuadas”. 

Un tren especial que transportaba a casi todo el cuerpo diplomático extranjero salió de la capital con destino a Poznan. Uno de los pocos extranjeros que quedó fue el entonces Nuncio de Polonia, el Cardenal Achille Ratti, el futuro Papa Pío XI. El Purpurado organizó una oración perpetua por la liberación y, con la custodia en alto, dirigió una procesión eucarística por las calles de Varsovia mientras llovían los proyectiles soviéticos.

Los generales polacos, al ver que Varsovia no podía resistir hasta que llegara el relevo de la maniobra de flanqueo de Piłsudski, le telegrafiaron urgentemente: “¡Ataque!”. Piłsudski se sorprendió al escuchar el rápido deterioro de las condiciones en la capital polaca, pero accedió a lanzar su asalto.

En la mañana del 15 de agosto, Fiesta de la Asunción, oleadas de soldados soviéticos continuaron atacando Varsovia. Sin embargo, esa mañana, desde el interior de la ciudad, las fuerzas polacas se las arreglaron de alguna manera para detener su avance. 

Y luego, contra todo pronóstico, –prosigue Turley– comenzaron a retomar el terreno que había ganado el Ejército Rojo. Los soviéticos empezaron a preguntarse cómo el ejército polaco, al que habían visto derrotado durante muchas semanas, había comenzado a luchar con corazón fresco contra un enemigo superior.

Luego se produjo un contraataque soviético, pero fue inútil. El Ejército Rojo no pudo vencer a los polacos defensores. De hecho, a medida que avanzaba el 15 de agosto, los soldados polacos parecían volverse más audaces en el contraataque, señala el autor del artículo.

En Varsovia comenzaron a circular extraños rumores. Algunos afirmaron que en el cielo sobre las líneas polacas había aparecido la Virgen Negra de Czestochowa. 

Turley escribe que “mientras los polacos luchaban con una nueva determinación, los soviéticos, curiosamente, perdieron la suya”. 

Un fusilero ruso comentaría más tarde que, en la tarde del 15 de agosto, “había llegado el momento en que no solo las unidades individuales, sino todo el ejército, de repente perdieron la fe en la posibilidad de éxito contra el enemigo. Era como si un cordón que habíamos estado estirando desde la invasión se hubiera roto repentinamente”.

Para aliviar Varsovia y romper el avance soviético, el contraataque había comenzado con Piłsudski a la cabeza. 

Con la esperanza de descubrir una fuerza soviética significativa en cualquier momento, los polacos que atacaban se sorprendieron al encontrar su camino misteriosamente despejado. A medida que avanzaban más, se encontraron prácticamente sin oposición. 

A Piłsudski le preocupaba que los soviéticos estuvieran tendiendo una trampa, que estuvieran planeando rodear a sus hombres con una fuerza superior una vez que hubieran avanzado lo suficiente y fuera imposible escapar. Sin embargo, durante casi dos días, las fuerzas polacas siguieron avanzando, dejando de lado las pocas unidades bolcheviques que encontraron. Piłsudski no podía creer lo que veía.

En la noche del 17 de agosto, las fuerzas polacas finalmente entraron en contacto con concentraciones significativas de tropas soviéticas, pero los comunistas fueron tomados desprevenidos por la repentina aparición de esta importante fuerza polaca. 

El resultado para el Ejército Rojo fue catastrófico: muchos murieron, incluido un gran número de oficiales de alto rango. En las orillas del Vístula, el ataque polaco eliminó efectivamente a las tropas soviéticas en masa, además de interrumpir sus líneas de comunicación, impidiendo así que las reservas soviéticas entrantes llegaran a Varsovia. 

Turley cuenta que en “los días que siguieron, el aparentemente invencible Ejército Rojo retrocedió hacia el este de donde había venido”.

Al enterarse de lo sucedido a orillas del Vístula, Lenin declaró que el ejército había sufrido una “enorme derrota” y de inmediato suspendió sus planes para una sangrienta revolución mundial. 

Mientras tanto, los polacos regresaron al Santuario de Czestochowa. Una vez más, se encendieron velas, una vez más para arrojar un tenue resplandor sobre el enigmático rostro de la Virgen Negra, concluye Turley en su artículo.

Muchos años después, el Papa Juan Pablo II escribió: 

“Saben que nací en 1920, en mayo, cuando los bolcheviques marcharon hacia Varsovia. Y por eso desde que nací llevo la gran deuda con los que murieron luchando contra el agresor y ganaron, dando la vida por su país...”

“Entonces... el comunismo apareció como muy fuerte y peligroso. Parecía que los comunistas conquistarían Polonia y marcharían hacia Europa Occidental, que conquistarían el mundo, pero no sucedió. El milagro del Vístula, la victoria del mariscal Piłsudski en la batalla contra el Ejército Rojo, detuvo a los soviéticos”.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en National Catholic Register.

Etiquetas: guerra, Polonia, Comunismo, Virgen de Czestochowa, Comunistas, Unión Soviética, Iglesia en Polonia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios