Para los católicos, María es la “reina de la Navidad”. Sin embargo, la cantante Mariah Carey ha sido noticia recientemente por intentar patentar ese título y añadirlo a su línea de productos navideños.

La popular cantante norteamericana Mariah Carey intentó registrar desde mayo de este año las marcas “Queen of Christmas” (Reina de la Navidad), “QOC” y Princess Christmas” (Princesa Navidad), pero su petición fue rechazada por la Junta de Apelaciones y Juicios de Marcas Registradas de Estados Unidos.

La negativa a su solicitud se dio luego de que en agosto la compositora de villancicos Elizabeth Chan, nombrada “Reina de la Navidad” en 2018 por la revista estadounidense The New Yorker, presentó un recurso legal para impedir que Mariah Carey obtuviera el registro.

A pesar de su intento por registrar “Reina de la Navidad” como su marca personal, en el pasado Mariah Carey reconoció que ese título le corresponde a la Madre del Señor.

“Seamos claros, sabes, la fe de todo el mundo es lo que es, pero para mí, María es la Reina de la Navidad”, dijo en una entrevista del 2021.

María, verdadera Reina

Más en Mundo

La Iglesia Católica reconoce un reinado especial de la Santísima Virgen María.

El Concilio Vaticano II expresó que “María fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo” (Lumen Gentium, 59).

Esta enseñanza ha sido confirmada por muchos sucesores de San Pedro.

San Juan Pablo II explicó en un discurso que “a partir del siglo V, casi en el mismo período en que el concilio de Éfeso la proclama ‘Madre de Dios’, se empieza a atribuir a María el título de Reina”.

Benedicto XVI también destacó el reinado de la Virgen María. Durante una audiencia general en 2012 dijo que “María es Reina porque fue asociada a su Hijo de un modo único, tanto en el camino terreno como en la gloria del cielo”.

“Ella, desde hace siglos, es invocada como celestial Reina de los cielos; ocho veces, después de la oración del santo Rosario, es implorada en las letanías lauretanas como Reina de los ángeles, de los patriarcas, de los profetas, de los Apóstoles, de los mártires, de los confesores, de las vírgenes, de todos los santos y de las familias”, detalló en aquella ocasión el ahora Papa Emérito.

(El artículo continúa después)

Por su parte, el Papa Francisco resaltó que “es un gran honor tener por Madre a una Reina, la misma Reina de los Ángeles y de los Santos, que reina gloriosa en el cielo”.

María, Reina de la Navidad

La Santísima Virgen María ocupa un lugar importante en los relatos bíblicos de la Navidad.

Antes del nacimiento de Jesús, María recibió el anuncio del Ángel Gabriel y le dio un sí confiado a Dios.

A pesar de estar embarazada, viajó para ayudar a su prima Isabel quien, llena del Espíritu Santo, profetizó que la Madre del Señor sería llamada “bienaventurada” por todas las generaciones.

Finalmente, dio a luz a Jesús en un establo y fue testigo de la primera adoración a Jesús por parte de unos pastores.

María guardó todas estas cosas mientras las meditaba en su corazón (Lucas 2,19).

Por todo esto, los católicos consideran que María es la verdadera Reina de la Navidad.