El exjefe del Gobierno del Distrito Federal (México), Marcelo Ebrard, fue condenado por la justicia del estado de Jalisco a pagar los costes judiciales por haber difamado en cuatro juicios civiles al Arzobispo Emérito de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, y al vocero del Arzobispado de México, P. Hugo Valdemar; dinero que -indicó el Purpurado-, será destinado a ayudar a los pobres.

Esta decisión fue fue dada a conocer por el Cardenal Sandoval -de visita en la capital mexicana-, y por el P. Valdemar. Ambos estuvieron acompañados por el Arzobispo de México, Cardenal Norberto Rivera Carrera, durante la presentación del libro “Credo, Retrato interior del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez”.

El P. Valdemar explicó el capítulo 19 del libro, donde aborda que el origen de estos juicios se basa en la declaración del Cardenal Sandoval de mediados de agosto de 2010: “También no dudo que estén muy maiceados, desde luego por Ebrard, deben estar bien maiceados, y por los organismos internacionales”, expresada en el marco de la declaración constitucional del matrimonio entre personas del mismo sexo por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a principios de ese mismo mes.

Durante la presentación, el vocero del Arzobispado de México recordó que “al día siguiente, lunes 16 de agosto, las palabras del Cardenal Sandoval desataron el diluvio, Marcelo Ebrard, envalentonado, lo amagó con demandarlo por la vía civil si no se retractaba”.

Según señaló el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), el vocero también recordó que en ese tiempo “la Arquidiócesis de México lamentó y condenó lo que calificó como una precipitada, irresponsable e injusta decisión de la  SCJN”, y que “las opiniones del Cardenal Sandoval desataron un desproporcionado linchamiento de todos los sectores que se dicen democráticos y tolerantes, diputados y senadores de todos los partidos, editorialistas y líderes de opinión, académicos y pseudointelectuales y, por supuesto, todas las huestes de Ebrard y del PRD” (Partido de la Revolución Democrática), que promovió el aborto y las uniones homosexuales en el DF.

Tal situación dio lugar a una serie de irregularidades por parte del exjefe de Gobierno. “Fue escandaloso el uso desproporcionado y abusivo de toda una estructura de poder del Gobierno del DF en contra de dos ciudadanos, pues puso a preparar la demanda a su equipo jurídico, 20 abogados, encabezados por la directora del Jurídico, la señora Bonifaz”, expresó el sacerdote.

Más en América

Esto, recordó, hizo que la Arquidiócesis de México interpusiera una demanda civil contra Ebrard  por “usar medios y recursos del Estado para una querella personal, pues no hay que olvidar que el daño moral solo lo pueden sufrir las personas, no las instituciones, por lo cual Marcelo Ebrard cometió el delito de peculado”, ya que “fue evidente que el entonces Jefe de Gobierno utilizó a su propia Procuraduría y a sus jueces con la clara intención de hacerse justicia a su modo”.

La determinación de un juez del estado de Jalisco en contra del exjefe de Gobierno fue que “la demanda interpuesta por Ebrard, más bien las demandas, porque fueron cuatro, fueron desechada una a una por improcedentes, Marcelo Ebrard no solo perdió las demandas, sino que fue condenado por un juez de Jalisco a pagar ‘las costes’ de dicho juicio”, a lo que el Arzobispo Emérito advirtió que Ebrard aún no ha pagado. “Que pague, porque ese dinero será para ayudar a los pobres”, expresó el Cardenal Sandoval.