13 de septiembre de 2022 - 3:20 PM

Los 5 caminos de penitencia contra las tentaciones del diablo que conducen al Cielo

POR ABEL CAMASCA | ACI Prensa

El ángel caído en Madrid. Crédito: Åsa K en Pixabay
El ángel caído en Madrid. Crédito: Åsa K en Pixabay

Cada 13 de septiembre se conmemora a San Juan Crisóstomo, conocido también como “boca de oro” por la facilidad que tenía para convencer a los demás. Este gran doctor de la Iglesia señaló 5 caminos de penitencia para el perdón de los pecados, y contra la tentación del diablo, que conducen al cielo.

San Juan Crisóstomo vivió entre los años 347 y 407, se formó con un exitoso orador de su tiempo y llegó a ser Obispo de Constantinopla. Pero por su rectitud tuvo muchos enemigos envidiosos en la corte imperial por lo que fue desterrado hasta en dos oportunidades.

Para el patrono de los predicadores la reforma de las costumbres del clero y los fieles era fundamental, por lo que en una de sus homilías sobre “el diablo tentador” explicó que el primer camino de penitencia que conduce al cielo consiste en ir al Sacramento de la Reconciliación. 

”Confiesa primero tus pecados, y serás justificado... Condena, pues, tú mismo, aquello en lo que pecaste, y esta confesión te obtendrá el perdón ante el Señor, pues, quien condena aquello en lo que faltó, con más dificultad volverá a cometerlo”, enfatizó.

Seguidamente destacó que el segundo camino de  penitencia no era “inferior al primero”, y que consiste en “perdonar las ofensas que hemos recibido de nuestros enemigos”.

“De tal forma que, poniendo a raya nuestra ira, olvidemos las faltas de nuestros hermanos; obrando así, obtendremos que Dios perdone aquellas deudas que ante él hemos contraído; he aquí, pues, un segundo modo de expiar nuestras culpas”, explicó.

Luego especificó que el tercer y cuarto camino son la oración ferviente de corazón y la limosna. Esta última, puntualizó el Santo, “posee una grande y extraordinaria virtualidad”. 

“La pobreza no impide de ninguna manera el andar por aquel camino de penitencia que consiste en seguir el mandato del Señor, distribuyendo los propios bienes —hablo de la limosna—, pues esto lo realizó incluso aquella viuda pobre que dio sus dos pequeñas monedas”, dijo.

Por último, señaló el quinto camino de penitencia, el cual consiste en ser humildes y sencillos de corazón.

“También, si eres humilde y obras con modestia, en este proceder encontrarás, no menos que en cuanto hemos dicho hasta aquí, un modo de destruir el pecado”.

Finalmente, San Juan Crisóstomo animó a vivir estos caminos de penitencia, que son como medicinas espirituales, para alcanzar los bienes eternos.

“No te quedes, por tanto, ocioso, antes procura caminar cada día por la senda de estos caminos: ello, en efecto, resulta fácil, y no te puedes excusar aduciendo tu pobreza, pues, aunque vivieres en gran penuria, podrías deponer tu ira y mostrarte humilde, podrías orar asiduamente y confesar tus pecados”, exhortó.

Etiquetas: diablo, Penitencia, tentaciones

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios