8 de julio de 2021 - 10:18 PM

Líderes indígenas de Canadá piden que se detengan ataques contra iglesias

Redacción ACI Prensa

Iglesia incendia en Canadá / Crédito: Policía Provincial de Ontario
Iglesia incendia en Canadá / Crédito: Policía Provincial de Ontario

Desde el 21 de junio, cinco iglesias católicas en Canadá han sido quemadas hasta los cimientos, mientras que otros templos católicos y protestantes sufrieron daños parciales por incendios provocados o fueron vandalizados con pintura.

La mayoría de los incendios de iglesias se han producido en tierras tribales. Los más recientes ocurrieron esta semana en las provincias de Alberta y Ontario.

La iglesia House of Prayer Alliance, una iglesia predominantemente vietnamita en la ciudad de Calgary, fue encontrada en llamas, mientras que la iglesia bautista de Johnsfield en tierras de las Seis Naciones en Ontario también fue descubierta en llamas la madrugada del lunes 5 de julio. Los incendios se extinguieron sin daños significativos a ninguna de las iglesias, informó CBC. La policía cree que ambos incendios se iniciaron intencionalmente.

La iglesia católica Our Lady of Peace en el noroeste de Alberta fue atacada con cócteles molotov el sábado 3 de julio, informó Global News. El incendio logró ser apagado.

La policía también sospecha de otro incendio provocado en la iglesia Trinity United en Spruceland, Columbia Británica, durante el fin de semana.

La Real Policía Montada de Canadá continúa investigando numerosos incendios “sospechosos” y actos de vandalismo en iglesias en todo Canadá, pero no está claro si todos los incendios están relacionados.

Cuatro de las iglesias destruidas estaban ubicadas en Columbia Británica. Se descubrieron dos iglesias ardiendo en las primeras horas de la mañana del 21 de junio, y dos más en la mañana del 26 de junio.

Los incendios se producen después de los recientes descubrimientos de cientos de tumbas sin nombre en las sedes de antiguas escuelas residenciales para las Primeras Naciones y otros niños indígenas. Las escuelas estaban dirigidas por católicos y miembros de denominaciones cristianas.

Tras los informes de vandalismo, algunos líderes indígenas y supervivientes de estas escuelas residenciales pidieron que se detengan los ataques. Un sobreviviente de una de las escuelas , Cheryle Delores Gunargi O’Sullivan, dijo en una conferencia de prensa el lunes que el presunto incendio provocado está “haciéndonos villanos, cuando en realidad somos las víctimas”.

“No nos va a ayudar a construir relaciones o reconstruir las relaciones con la religión, con el gobierno o incluso con la Policía Montada del Canadá. Es contraproducente. Y realmente debe detenerse para que podamos concentrarnos en los niños que aún no se han encontrado”, dijo.

Jenn Allan-Riley, descendiente de sobrevivientes de escuelas residenciales y ministra pentecostal asistente, dijo en una conferencia de prensa que los actos destructivos “no son en solidaridad con nosotros, los pueblos indígenas”.

“Esta no es nuestra forma nativa. No odiamos a la gente. No difundimos el odio. Amamos a la gente. No destruimos las (casas de culto) de otras personas”, dijo.

El sistema de escuelas residenciales fue establecido por el gobierno federal canadiense a partir de la década de 1870, y las mismas escuelas fueron supervisadas por católicos y miembros de denominaciones cristianas. La Iglesia Católica, o las órdenes religiosas católicas, dirigieron más de dos tercios de estas escuelas en un momento. La última escuela residencial administrada por el gobierno federal cerró en 1996.

Los niños de las Primeras Naciones y otros niños indígenas fueron separados de sus familias y enviados a las escuelas como un medio de asimilación forzosa, para despojarlos de los lazos familiares y culturales. La Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá, que funcionó entre 2008 y 2015, informó sobre la historia del sistema escolar y determinó que las escuelas eran parte de la política aborigen de Canadá de “genocidio cultural”. La comisión encontró que al menos 4.100 niños murieron por “enfermedad o accidente” en las escuelas.

En los últimos meses, se han descubierto cientos de tumbas sin identificar en los sitios de antiguas escuelas residenciales a través de un radar de penetración terrestre.

El 22 de mayo, las tumbas de 215 niños indígenas fueron descubiertas en el sitio de la antigua Escuela Residencial Indígena Kamloops en Columbia Británica. El 24 de junio, los líderes de las Primeras Naciones Cowessess anunciaron que se habían descubierto 751 tumbas adicionales en la antigua Escuela Residencial Indígena Marieval en Saskatchewan.

Los líderes enfatizaron que el descubrimiento fue de tumbas sin identificar y no era una “fosa común”.

Luego, el 30 de junio, los líderes de las Primeras Naciones del Bajo Kootenay anunciaron el descubrimiento de 182 tumbas más en los terrenos de la antigua escuela residencial St. Eugene's cerca de Cranbrook, Columbia Británica.

Allan-Riley señaló que muchas personas de las Primeras Naciones y sobrevivientes de escuelas residenciales todavía son católicos practicantes y ahora han perdido sus lugares de culto tras los atentados.

“La quema y desfiguración de iglesias trae más conflictos, depresión y ansiedad a quienes ya están en duelo y dolor. También trae a sus vidas sentimientos traumáticos de violencia y amenazas previas. Esto también está aumentando la división entre los pueblos indígenas de Canadá”, dijo Allan-Riley.

Ni Allan-Riley ni O'Sullivan creen que los incendios fueron provocados por pueblos indígenas.

Ambos declararon después de que el líder indígena, Arthur Noskey, condenó cualquier tipo de violencia contra las iglesias, en un emotivo video publicado el 1 de julio. Noskey explicó que si bien las acciones del gobierno canadiense contra los niños de las Primeras Naciones en el sistema escolar residencial equivalían a genocidio, la destrucción no lo es la respuesta.

Dijo que “les estamos pidiendo como miembros, como Nehiyaw y Dene, y a las comunidades, en sus comunidades, donde tienen estas iglesias, que se abstengan de acciones de justicieros contra los edificios de la iglesia”.

Noskey dijo en el video que entendía la ira que se sentía hacia la Iglesia.

“Una vez más, hay 11 escuelas, y sé que adyacentes a sus reservas hay escuelas. Sabes, incluso me siento así muchas veces. Queremos hacer algo, ahora mismo, de inmediato, pero no con un corazón de ira o agitación”, dijo Noskey.

Otros ancianos tribales han calificado la quema de iglesias como actos de falta de respeto hacia sus antepasados, quienes construyeron las iglesias ahora destruidas.

Carrie Allison, una anciana de 90 años de la Upper Similkameen Indian Band (tribu) y sobreviviente de la Kamloops Indian Residential School, dijo que estaba “muy decepcionada” con la reciente destrucción de la iglesia de St. Ann en Hedley, Columbia Británica.

En una entrevista del mes de junio con Coast Mountain News, Allison explicó que la iglesia fue construida por miembros de la tribu hace más de un siglo.

“Ha habido muchos momentos felices y alegres con matrimonios de todo el mundo en esa iglesia, y para la pareja que se iba a casar allí la próxima semana, estoy devastada”, dijo.

La persona que prendió el fuego “no debe tener sentimientos ni respeto por los ancianos o antepasados”, agregó.

La Upper Similkameen Indian Band indicó en un comunicado del 28 de junio que “no pueden creer en el total desprecio por nuestros ancianos y antepasados”, con respecto a los incendios recientes que destruyeron las iglesias Our Lady of Lourdes Chopaka y St. Ann's Church en las tierras tribales de Upper and Lower Similkameen.

Según el comunicado, la tribu estaría “cooperando plenamente y ayudando con esta investigación”.

“Al igual que (la Lower Similkameen Indian Band), entendemos el enojo que rodea a las escuelas residenciales en todo nuestro país, pero les imploramos a todos que busquen apoyo y se ayuden mutuamente para expresar su enojo y emociones de una manera diferente. Poner nuestras tierras, vida silvestre y miembros en riesgo no es el camino”, añadieron.

El Obispo de Nelson, Mons. Gregory Bittman, celebró la Misa en las tierras de bandas indias del Lower Similkameen el domingo 4 de julio.

“A pesar de las pérdidas que han sufrido, a pesar de las fuerzas que buscan dividirnos, nos reunimos como un solo pueblo, unidos en la fe. Pido oraciones continuas por todos los hermanos y hermanas indígenas, especialmente por aquellos que han perdido sus iglesias misioneras, incluida la más reciente en Hedley y Chopaka”, dijo en un comunicado.

El primer ministro Justin Trudeau, que es católico, habló sobre los incendios provocados en la iglesia el 2 de julio y dijo que no creía que fueran acciones útiles hacia una comunidad herida.

“No puedo evitar pensar que quemar iglesias en realidad está privando a las personas que necesitan de duelo, sanación y duelo de lugares donde pueden llorar, reflexionar y buscar apoyo”, dijo.

La Conferencia Canadiense de Obispos Católicos (CCCB) dijo la semana pasada que el Papa Francisco ha invitado a algunos obispos canadienses, sobrevivientes de escuelas residenciales y líderes indígenas al Vaticano del 17 al 20 de diciembre “para fomentar encuentros significativos de diálogo y curación”.

Respecto al descubrimiento de tumbas no identificadas con restos de niños indígenas, el Papa Francisco dijo el ángelus del domingo 6 de junio que se une “a los obispos canadienses y a toda la Iglesia Católica de Canadá para expresar mi cercanía al pueblo canadiense, que ha quedado traumatizado por esta impactante noticia”.

Además, subrayó que este descubrimiento, que definió como “espantoso” y “triste”, “aumenta nuestra conciencia del dolor y el sufrimiento del pasado”.

“Que las autoridades políticas y religiosas de Canadá sigan colaborando con determinación para arrojar luz sobre este triste suceso y comprometerse humildemente en un camino de reconciliación y sanación”, dijo.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Niños, Muerte, Incendio en Iglesias, Canadá, ataque a iglesias, indígenas, Iglesia en Canadá, líderes indígenas

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios