Los obispos cristianos ortodoxos Bulos Yaziji y Yuhanna Ibrahim fueron liberados hoy luego de ser secuestrados ayer por un grupo de extremistas musulmanes armados mientras volvían de una aldea cerca de la frontera turca adonde habían llegado para intentar la liberación de otros dos sacerdotes raptados hace cuatro meses.

En declaraciones a la agencia Reuters, el obispo ortodoxo Tony Yazigi confirmó la liberación e informó que "los dos están en camino al patriarcado en Aleppo".

En un mensaje difundido esta mañana, el Papa Francisco expresó su preocupación por la agresión hacia los religiosos ortodoxos, así como por la incesante violencia en Siria, particularmente contra los cristianos en el país.

"El Santo Padre Francisco, informado de esta nuevo hecho, que se suma al crecimiento de la violencia en los últimos días y que manifiesta estar ante una emergencia humanitaria de grandes proporciones, pide oración profunda e intensa por la salud y la liberación de los obispos secuestrados", señaló esta mañana el P. Federico Lombardi, director de la Sala de Prensa de la Santa Sede.

El Papa, alentó también al "compromiso de todos" para que "el pueblo sirio finalmente pueda encontrar una respuesta eficaz a la crisis humanitaria y tener esperanzas reales de alcanzar un horizonte de paz y reconciliación".

Los cristianos representan menos de 10 por ciento de la población de Siria y durante años han sufrido la persecución por parte de extremistas musulmanes, que se ha intensificado durante el actual conflicto que se vive en el país y que amenaza con dejar sin cristianos a este histórico lugar para el Cristianismo.

Más en Mundo

  • Tags: