9 de enero de 2019 4:33 pm

“La vocación fue un regalo”, afirma religiosa al cumplir 100 años de vida

Redacción ACI Prensa

“La vocación fue un regalo”, afirmó la hermana Corina Ciappina, de la Congregación Hermanas de Nuestra Señora de la Merced del Divino Maestro, al cumplir 100 años de vida.

Crédito: Agencia Informativa Católica Argentina (AICA)

Con una Misa celebrada el 5 de diciembre en la casa madre de la congregación, fundada en 1889 en Buenos Aires (Argentina), la religiosa celebró su cumpleaños junto a sus familiares y amigos a quienes confesó estar “cada vez más contenta”.

Nació en Sicilia (Italia) en 1918. Fue la segunda de cuatro hermanos, su nombre de bautismo era Santina y su familia se mudó a Argentina cuando ella había terminado el segundo grado de primaria. Su papá trabajó en una cervecería y en los ferrocarriles en la ciudad de Córdoba.

En su juventud, Santina tenía deseos de ser religiosa e ingresó a Instituto Hijas de María Santísima del Huerto. Sin embargo su salud comenzó a quebrantarse y la superiora estimó que por su condición esa vida no era para ella.

En esa época, por el año 1933, se abrió en Córdoba el colegio Nuestra Señora de la Merced y el Divino Maestro, perteneciente a la congregación que lleva el mismo nombre y tiene como misión la educación y formación cristiana de la juventud y de la niñez.

“Con mi familia íbamos a Misa allí y me impresionó la piedad tan grande de las hermanas. Rezaban con mucho fervor. Al ver a las hermanas con un fervor tan grande dije: acá tengo que venir yo”, comentó la hermana Corina a sus familiares y amigos.

Corina ingresó a la congregación a los 16 años. “Confío en la gran misericordia de Dios. Gracias a Jesusito querido, que me ha concedido una vida larga”, expresó la religiosa, al mismo tiempo que pidió perdón a Dios por los pecados que haya cometido “en mi vida religiosa y civil”.

La hermana Corina normalmente salía a la calle, sin embargo una caída accidental que tuvo a los 99 años le provocó una fractura en la cadera que hoy la tiene en silla de ruedas. Pese a ello, la anciana conversa con alegría y buen humor.

Durante su vida religiosa, la hermana Corina ejerció como docente y fue directora del antiguo colegio de la Inmaculada en el Obispado de Quilmes. Su congregación está presente en Argentina, Uruguay y en España.

Etiquetas: Argentina, Iglesia en Argentina, testimonio, Vocación, religiosa, anciana

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios