El 28 de febrero, a un año del final del pontificado del Papa Benedicto XVI, el Prefecto de la Congregación para los Obispos, Cardenal Marc Ouellet, aseguró que Iglesia vive una nueva primavera junto al Papa Francisco, gracias a la valentía del Obispo Emérito de Roma, Benedicto XVI.

“Si la Iglesia vive hoy esta primavera extraordinaria junto al Papa Francisco, se lo debemos al Papa Benedicto XVI, quien tuvo el coraje y el discernimiento en su oración para de decir, ‘yo no puedo llevar adelante con eficacia este ministerio, entonces mejor dejar este puesto a uno con energías renovadas’”, explicó el Cardenal Ouellet en declaraciones a ACI Prensa desde la Casina Pio IV del Vaticano.

Por su labor como dentro de la Curia Romana, el Cardenal Ouellet, siempre fue muy cercano al Obispo Emérito de Roma, Benedicto XVI.

Después de ser elegido el 13 de marzo de 1013, el Papa Francisco confirmó al Cardenal Ouellet en su ministerio. El Cardenal canadiense además, es Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, y suele visitar muy a menudo el Palacio Apostólico para entrevistarse con el Pontífice argentino.

“De manera que este gesto de renuncia –continuó el Cardenal Ouellet–, esta libertad y este desprendimiento del Papa Benedicto, es lo que dio el paso al Papa Francisco para que introdujera un nuevo estilo de Papado y que todo el mundo aprecia muchísimo y que ha tocado el corazón de gente que no pertenece a la comunidad católica y que ahora se interesan a la Iglesia Católica”.

El Papa Francisco “es una bendición y hay que agradecer al Señor”, concluyó el Cardenal canadiense.

Más en Mundo