Los obispos católicos de Francia, reunidos en asamblea plenaria en el Santuario de la Virgen de Lourdes, aseguraron que ante los abusos cometidos por un cardenal y obispos “no hay ni puede haber impunidad”.

Así lo indicaron en un comunicado publicado este 8 de noviembre, ante las afirmaciones de algunos sobre un “trato especial” para los obispos que cometen estos crímenes.

“Piensan, con razón, que la responsabilidad episcopal refuerza en quienes la ejercen el deber de justicia y las legítimas exigencias tanto de los fieles como de la institución eclesial. Lo repetimos con fuerza: no hay ni puede haber impunidad para los obispos”, resaltaron los prelados.

Actualmente son 11 los obispos que afrontan algún tipo de proceso ante la justicia civil o canónica en Francia, según indicó ayer el presidente de la Conferencia Episcopal Francesa (CEF), Mons. Éric de Moulins-Beaufort, Arzobispo de Reims.

Los dos casos conocidos en los últimos días son los del Cardenal Jean-Pierre Ricard, Arzobispo Emérito de Burdeos, que ayer reveló que abusó de una adolescente de 14 años cuando era sacerdote, en 1987; y el de Mons. Michel Santier, cuya condena en 2021 por haber abusado de dos hombres mayores de edad se mantuvo en silencio hasta octubre de este año.

Mons. Santier, que fue Obispo de Luçon y luego de Créteil, fue sancionado por el Vaticano por estos abusos, que incluyeron la manipulación de sacramentos como la confesión.

Más en Mundo

En su comunicado de hoy, los obispos explicaron que “por la misma naturaleza de su oficio apostólico, los obispos dependen directamente de la Santa Sede. Los procedimientos que les conciernen son más complejos y llevan más tiempo. Estamos comprometidos a trabajar con la Santa Sede en las aclaraciones y simplificaciones necesarias”.

En ese sentido, dijeron, “hemos decidido poner en marcha un Consejo de Seguimiento que nos permitirá afrontar estas situaciones no solo entre nosotros”.

Asombro, ira y tristeza

Tras reconocer que las revelaciones sobre el Cardenal Ricard y el Obispo Santier han generado “asombro, la ira, la tristeza y el desánimo” entre los católicos, los obispos se refirieron al caso del segundo.

“En el caso de Michel Santier, somos muy conscientes de las responsabilidades que nos corresponden y trabajamos durante nuestra asamblea para identificar las disfunciones y los errores que llevaron a una situación impactante para todos”, destacaron.

Los obispos recordaron luego el informe presentado en 2021 sobre los abusos sexuales en la Iglesia y precisaron que, pese a todo, sí se están implementando medidas para tener ambientes seguros, lo que “ya está dando algunos frutos”.

(El artículo continúa después)

Tras admitir que podrían conocerse nuevos casos porque “nadie es inmune a las faltas graves y dramáticas”, los obispos de la CEF ofrecieron seguir fortaleciendo “los procesos en la Iglesia que los limiten lo más posible y los aborden adecuadamente cuando se presenten”.

En este contexto, resaltaron, “el comunicado de prensa del Cardenal Jean-Pierre Ricard nos conmocionó a todos. Su iniciativa de revelar un hecho grave de su pasado es importante”.

“Hemos mencionado todas las situaciones que conocemos. Se refieren a obispos que ya no están en el cargo. Todos ellos han sido tratados en los tribunales”, indicaron.

Con este trabajo, concluyeron los obispos franceses, podrán “contribuir a una renovada fidelidad al Evangelio. Tal es nuestra firme determinación. Esta es nuestra humilde oración”.