Roberto Pavez, director del Área de Educación de la Conferencia Episcopal de Chile, dio detalles de su participación en la mesa consultiva del Ministerio de Educación sobre afectividad y sexualidad integral.

Esta instancia de diálogo se enmarca en la preparación de un proyecto de ley de educación afectiva sexual integral para los estudiantes de Chile.

Entrevistado en el programa radial “Contigo en casa”, de Radio María Chile, Pavez explicó que desde la Iglesia ofrecen al Ministerio “una propuesta antropológica cristiana y abierta a la trascendencia”.

En ese sentido, continuó, la Iglesia destaca “la dimensión afectiva del ser humano”.

En los últimos meses, detalló Pavez, el Área de Educación de la Conferencia Episcopal buscó integrarse al proceso y ofrecer su servicio en relación al tema de afectividad y sexualidad.

Para la Iglesia, resulta importante “dialogar sobre ciertas temáticas que ellos están planteando” ante la posibilidad de presentar una propuesta de ley.

Más en América

Así nació la oferta que junto con Mons. Alberto Lorenzelli, presidente del Área de Educación de la Conferencia Episcopal y Obispo Auxiliar de Santiago de Chile, decidieron llevar al Ministerio.

“El gobierno aceptó y nos invitó, y nosotros lo hicimos extensivo a otras iglesias que tienen experiencia y proyectos interesantes” a fin de que todos puedan aportar.

La Oficina Nacional de Asuntos Religiosos es el organismo que coordina la Mesa de Diálogo.

Allí se tratan los cuatro ejes de la propuesta de ley: la transformación curricular, la participación de las familias, la formación inicial de los docentes y los espacios educativos no formales.

“Cuando conversamos en relación a estos ejes, sentimos que como Iglesia Católica podemos hacer grandes aportes en los cuatro”, aseguró Pavez.

Tanto la Iglesia Católica como otras confesiones, apuntó, coinciden en "una propuesta antropológica cristiana, abierta a la trascendencia".

(El artículo continúa después)

Además, destacó que para los cristianos "hablar de sexualidad requiere hablar de un ser afectivo, que es el ser humano”.

“Ese ha sido el gran punto de encuentro y el gran aporte que podemos hacer a la educación chilena en su conjunto”, afirmó.

La Mesa se reunió tres veces, y solo resta un encuentro, con el que se cerrará la etapa. 

Luego se recogerán los aportes y se elaborará la propuesta de ley, que al cierre del primer semestre deberá presentarse ante el Poder Legislativo.

El director del Área de Educación valoró que haya habido “una buena acogida por parte del gobierno”.

“Siempre hemos tenido una mirada del ser humano como un ser abierto a la trascendencia, más allá de lo que es la mera corporalidad, no disminuyendo el valor que tiene, pero tampoco quedándonos solo en ello”, explicó.

Además, valoró la "propuesta antropológica de base” que tienen los proyectos de todas las escuelas católicas, y que el Ministerio de Educación reconoce.

“La Iglesia, con experiencia más que centenaria, ha educado a sus estudiantes con esta dimensión afectiva-sexual y con proyectos de mucha riqueza de acuerdo a las realidades en la que están insertas nuestros colegios”, expresó. El siguiente paso, anticipó, es potenciarlos.

Finalmente, y sin importar el resultado al que se llegue con este proceso, consideró que “el hecho de sentarnos a dialogar es ya una ganancia”.

Asimismo, admitió que hay “una expectativa bastante razonable, porque creemos que sí somos un aporte”.