9 de septiembre de 2015 11:03 am

La historia se repite con el Evangelio que llama a nuestra puerta, dice Mons. Munilla

POR BLANCA RUIZ | ACI Prensa

La huida a Egipto de la Sagrada Familia. Autor Vittore Carpaccio. Wikpedia dominio público
La huida a Egipto de la Sagrada Familia. Autor Vittore Carpaccio. Wikpedia dominio público

El Obispo de San Sebastián (España), Mons. Jose Ignacio Munilla, ha celebrado en el Santuario de Aranzazu la festividad de la Virgen Patrona de la diócesis. El Prelado ha hablado sobre la situación que se vive en Irak y Siria y la emergencia migratoria que llega a Europa. Por ello ha exhortado a los fieles y congregaciones que acojan a refugiado durante un año.

Mons. Munilla asegura que para los cristianos “resulta especialmente familiar el fenómeno de la migración forzada”, y recuerda la huida de la Sagrada Familia a Egipto: “José y María fueron los primeros custodios de aquella vida en peligro, y para poder protegerla, tuvieron que huir por espacio de un tiempo, a un lugar lejano y extraño a su cultura”, dijo en su homilía.

“La historia se repite, y, una vez más, el Evangelio llama a nuestra puerta”, afirmó y por eso haciendo eco del llamado del Papa Francisco, el Obispo ha pedido “a las familias, parroquias y a las comunidades religiosas que tengan la posibilidad y la disposición de acoger a los desplazados de Irak y Siria que soliciten asilo político”.

Según ha precisado la acogida tendrá una duración de un año y posteriormente será Cáritas quien se encargue de ellos.

Según ha explicado el Obispo en la homilía, durante el año de acogida las familias también tendrán el acompañamiento de Cáritas. “La Iglesia Católica pondrá estos recursos de acogida a disposición de los organismos oficiales encargados de coordinar la acogida de los refugiados”, precisó Mons. Munilla.

Además, el Prelado ha asegurado que “nuestro deber moral en esta crisis internacional no termina con la acogida hospitalaria de los prófugos, sino que también tenemos una gran responsabilidad en la solución del conflicto armado que está en el origen de esta migración masiva”.

“Estos refugiados de Siria e Irak que llegan a Europa tienen derecho a vivir en su propia tierra, de la cual han sido expulsados por el llamado Estado Islámico”, ha asegurado.

Además el Prelado ha subrayado “las intervenciones erráticas que Estados Unidos y Europa han llevado a cabo en Oriente Medio, muy especialmente en la guerra de Irak de 2003, han derivado en la creación de estados fallidos, en medio de los cuales el fundamentalismo islámico ha encontrado su mejor caldo de cultivo”.

En ese sentido, “la supervivencia del cristianismo en Oriente Medio está en grave peligro; y no podemos olvidar que estamos hablando de comunidades cristianas que se acercan a los dos milenios de existencia”.

De esta manera, recordando las palabras del Patriarca greco-melquita de Antioquía, Alejandría y Jerusalén, una de las máximas autoridades católicas de Oriente Medio, ha hecho un llamado “a la comunidad internacional para que no se limite a acoger a los refugiados, sino que se implique en detener el conflicto desde sus raíces”.

El Obispo de San Sebastián ha insistido también en que también existe un deber para ayudar a quienes permanecen en los países de conflicto, por eso ha declarado que Cáritas está estudiando “los conductos más adecuados para hacer llegar nuestra ayuda a los afectados de esta guerra en Siria e Irak”.

“Obviamente, nuestro compromiso de solidaridad no hace discriminación por motivos de religión ni de orígenes étnicos; lo cual no obsta para que tengamos una preocupación especial por los cristianos de aquellos lugares, que son objetivo prioritario en este exterminio”.

Mons. Munilla ha encomendado a la patrona de la diócesis, la Virgen de Aránzazu tanto los frutos del próximo Jubileo de la Misericordia, como la experiencia de la hospitalidad y el encuentro con los refugiados que, según ha dicho, “será el mejor pórtico para el Jubileo de la Misericordia”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Siria, cristianos perseguidos, España, Iglesia en España, Irak, Refugiados, Sagrada Familia, Mons. Munilla

Comentarios