15 de setiembre de 2020 - 6:01 PM

La Coronilla de la Divina Misericordia cumplió 85 años

Redacción ACI Prensa

Cuadro de la Divina Misericordia / Crédito: Alexey Gotovskiy - ACI Prensa
Cuadro de la Divina Misericordia / Crédito: Alexey Gotovskiy - ACI Prensa

Esta semana se cumplió el 85 aniversario de la revelación de la Coronilla a la Divina Misericordia a Santa Faustina Kowalska en el convento de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, en Vilna (Lituania).

El viernes 13 de septiembre de 1935, un “ángel ejecutor de la Ira Divina” visitó a Santa Faustina en su celda del convento. Ella lo describió en su diario con un rostro gloriosamente brillante, vestido con una túnica deslumbrante y de pie sobre una nube que emitía truenos y relámpagos. 

La santa le rogó que se detuviera para que “el mundo hiciera penitencia” pero “mi súplica –escribió– no fue nada frente a la ira divina”.

En ese momento vi la Santísima Trinidad. La grandeza de Su majestad me traspasó profundamente y no me atreví a repetir mis ruegos. En ese mismo momento sentí en mi alma el poder de la gracia de Jesús, que habita en mi alma”, escribió.

Ella le suplicó a Dios con las palabras hoy conocidas del rezo de la Coronilla: “Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amado Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, por nuestros pecados y los del mundo entero; por Su dolorosa Pasión, ten piedad de nosotros”.

A la mañana siguiente, en la capilla del convento, mientras oraba esas palabras como se le indicó, escuchó en su alma: “Esta oración servirá para aplacar Mi ira. La recitarás durante nueve días, en las cuentas del Rosario, de la siguiente manera”. Entonces el Señor le enseñó a Faustina la forma en que Él quería que se rezara la Coronilla a la Divina Misericordia.

Ese día resultó ser la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, el 14 de septiembre de 1935. 

El P. Michael Gaitley, director de evangelización de la Congregación de los Padres Marianos de la Inmaculada Concepción y autor de libros que explican la Divina Misericordia, exploró la fecha en la que Jesús compartió la coronilla con la santa polaca.

“Junta a la fiesta del Triunfo de la Cruz, la Coronilla de la Divina Misericordia es tan poderosa porque estamos pidiendo misericordia ante el sufrimiento y la pasión de Jesús. Cuando pensamos en la cruz y en el sufrimiento de Jesús por nosotros, la sangre y el agua que brotaron son el fundamento de la misericordia para nosotros”, explicó el sacerdote en una entrevista con el National Catholic Register.

El P. Gaitley, apuntó que la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores este 15 de septiembre sigue apropiadamente el recuerdo de la Santa Cruz, porque “el dolor de María no es solo por el sufrimiento de su Hijo, sino también por el sufrimiento de sus hijos en todo el mundo”.

“Cuando miramos a Nuestra Señora de los Dolores, es un indicador que indica por qué está triste y debería motivarnos a rezar la coronilla por la humanidad que sufre”, añadió.

Además, el presbítero cree que “la Coronilla es muy poderosa para la gente de hoy porque cuando parece que las cosas en el mundo están fuera de control con tanto caos y confusión, la Coronilla a la Divina Misericordia les da la seguridad de que pueden hacer algo efectivo, que es llamar a la Divina Piedad en nuestro mundo que sufre”.

Etiquetas: Divina Misericordia, Santa Faustina Kowalska, Aniversario, Coronilla, Coronilla de la Divina Misericordia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios