29 de marzo de 2006 - 7:22 AM

La comunión salva y remedia cualquier soledad, afirma Benedicto XVI

Redacción ACI Prensa

La comunión salva y remedia cualquier soledad, afirma Benedicto XVI

Ante unos 40 mil peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro con ocasión de la tradicional audiencia de los miércoles, el Papa Benedicto XVI recordó esta mañana que en el don de la comunión se experimenta la salvación de Dios y que es "verdaderamente la Buena Nueva en remedio de cualquier soledad".

Al comentar el Evangelio según San Juan, el Papa dijo que “la comunión de amor que une el Hijo al Padre y a los hombres es al mismo tiempo el modelo y la fuente de la comunión fraterna, que debe unir a los discípulos entre ellos. Esta vida de comunión con Dios y entre nosotros es la finalidad propia del anuncio de la Buena Nueva”.

Así, el Pontífice recordó que “la comunión es nutrida por el Pan eucarístico y se expresa en las relaciones fraternas, en una suerte de anticipación de la gloria futura. La comunión es verdaderamente la Buena Nueva en remedio a toda soledad, el don precioso que nos hace sentir acogidos y amados en Dios, en la unidad de su Pueblo reunido en el nombre de la Trinidad”.

Al iniciar su meditación titulada “El don de la Comunión”, el Santo Padre afirmó que “a través del ministerio apostólico la Iglesia, comunidad reunida por el Hijo de Dios hecho carne, vivirá en el sucederse de los tiempos edificando y nutriendo la comunión en Cristo y en el Espíritu, a la cual todos son llamados y en la cual pueden experimentar la salvación donada por el Padre”.

Citando la segunda carta a los corintios, el Santo Padre evidenció cómo "el don gratuito del amor del Padre en Jesucristo se realiza y se expresa en la comunión actuada por el Espíritu Santo”. El texto de la epístola paulina “presenta la comunión como un don específico del Espíritu, análogo al amor donado por Dios Padre y a la gracia ofrecida por el Señor Jesús”, agregó.

Más adelante, Benedicto XVI resaltó que “la insistencia sobre la comunión fraterna pareciera orientar a ver en la koinonia del Espíritu Santo no sólo la ‘participación’ a la vida divina en el Espíritu, sino también la ‘comunión’ entre los creyentes que el Espíritu mismo suscita como su artífice y principal agente”.

“Se podría afirmar –continuó– que gracia, amor y comunión, referidos respectivamente a Cristo, al Padre y al Espíritu, son aspectos diversos de la única ‘economía’ de la salvación, que hace de la Iglesia ‘un pueblo reunido por la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo’”.

Al final de la audiencia, el Papa saludó a los presentes en diversas lenguas y, hablando en castellano, animó a los fieles a vivir "en comunión fraterna, amándoos los unos a los otros y anunciando, así, el Evangelio a todos los hombres".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios