3 de abril de 2022 - 12:01 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 3 de abril de 2022 12:11 pm

Joven migrante narra al Papa cruda historia de cómo escapó de la violencia en Nigeria

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa

Durante el encuentro con migrantes y refugiados que tuvo el Papa Francisco en Hal Far (Malta), escuchó el testimonio de Daniel Jude Oukeguale, joven nigeriano que vivió momentos traumáticos al intentar escapar varias veces de la violencia en su país, hasta finalmente conseguirlo.

“Dejé mi ciudad natal hace 5 años. Después de 13 días de viaje, llegamos al desierto. Durante la travesía, pasamos entre cuerpos de personas y animales, autos quemados y muchos tanques de agua vacíos. Después de 8 días traumáticos en el desierto llegamos a Libia”, contó el joven ante el Papa Francisco y a las más de 200 personas presentes en el Laboratorio de Paz Juan XXIII.

“Los que todavía tenían que pagar a los traficantes por el cruce fueron encerrados y torturados hasta que pagaron sus cuotas. Algunos han perdido la vida, otros han perdido la cabeza. Tuve la suerte de no estar entre ellos”, dijo Daniel.

Nigeria vive con inseguridad desde 2009 cuando comenzó la insurgencia de Boko Haram con el objetivo de convertir al país en un estado islámico.

Desde entonces, el grupo, uno de los grupos islamistas más grandes de África, ha estado orquestando ataques terroristas indiscriminados contra varios objetivos, incluidos grupos religiosos y políticos, así como contra civiles.

Daniel, un sobreviviente del conflicto armado en Nigeria, narró que llegar a Libia no fue la solución, ya que en ese momento “había una guerra de guerrillas” en el país.

“Corríamos el riesgo de que nos robaran todo el tiempo. Pagué dos veces a los contrabandistas, quienes me prometieron ponerme en un barco a Europa. Sin embargo, los viajes fueron cancelados y no recuperamos el dinero. Las condiciones de vida eran terribles. Logré encontrar trabajo en Libia como albañil para pagar otro cruce. Al final me subí a un bote de 2mx10m en el que iban más de 100 personas”, contó.

En ese bote, Daniel navegó Navegamos durante más de 17 horas hasta que un barco italiano los ayudó.

“Estaba emocionado y lleno de alegría. El pueblo se había arrodillado para dar gracias a Dios, para descubrir, poco después, que el barco regresaba a Libia. Nos entregaron a la guardia costera libia y nos encerraron en el centro de detención de Ain Zara. El peor lugar para pasar un solo día”, lamentó.

Nueve meses después, tras haber juntado suficiente dinero trabajando como albañil, volvió a subir a un bote de escape.

“En la primera noche, nos encontramos con olas altas. Cuatro cayeron al mar, desafortunadamente, logramos salvarnos solo dos. ¡Todos estábamos muertos de miedo! Casi pierdo la esperanza y en ese momento me quedé dormido con la esperanza de morir”, narró.

Daniel se despertó al día siguiente y vio que las personas a su lado sonreían.

“Continuamos navegando hasta que nos encontramos con pescadores tunecinos que nos dieron pan, leche y agua y pidieron ayuda. Finalmente llegó el barco, pero descubrimos que era la guardia costera tunecina. Mejor que pasar otra noche en el Mediterráneo”, dijo.

El barco se detuvo en el puerto y llevaron a Daniel y sus acompañantes a Zarzis, Túnez.

“Recuerdo haber escrito ‘No te rindas’ con pasta de dientes en la pared de mi habitación, al lado de mi cama. Uno del personal siempre me decía que lo limpiara, pero yo me negaba, hasta que un día me trajo un trapo y me dijo que no se iría hasta que lo limpiara. Así que lo hice”.

“Al día siguiente volvió y encontró un cuadro en la pared que yo había hecho. Más tarde me llevo bolígrafos y papel. Empecé a dibujar y me enamoré del arte. Durante algún tiempo también trabajé con un artista local antes de regresar a Libia con otros dos compañeros. Aunque Libia es horrible, desde allí es más fácil cruzar el mar”, contundió.

Daniel contó al Papa que volvió a conseguir un trabajo con el que ganó suficiente dinero para pagar otro intento de escape: “Deposité muchas esperanzas en él. Esta vez, después de 3 días en el mar, llegué a Malta, era la sexta vez que pagaba a los contrabandistas”.

“Cuando la Guardia Costera de Malta nos rescató, casi no podía creerlo. Recuerdo lágrimas de alegría y sonrisas, finalmente estábamos a salvo y mi sueño se había hecho realidad”.

“Desafortunadamente, sin embargo, la alegría no duró mucho porque estuvimos encerrados en un centro de detención durante unos 6 meses. Había perdido la cabeza y todas las noches le preguntaba a Dios "¡¿por qué?!"”, contó el joven nigeriano.

Reveló al Papa que a veces lloraba y le hubiera gustado “estar muerto”.

“Me preguntaba si el viaje emprendido fue un error. ¿Por qué hombres como nosotros deberían considerarnos enemigos, criminales y no hermanos?”, sostuvo.

“Después de este período de tiempo nos llevaron al centro de Hal Far, justo aquí detrás de ti Me tomó un tiempo adaptarme, la detención también me privó de las ganas de soñar. Pero en unas semanas, el estado de ánimo cambió, comencé a afrontar el día a día con nuevas esperanzas y puedo decir que ahora mi vida ha mejorado mucho gracias al apoyo de las personas que me ayudaron”, contó el joven.

Finalmente, le dijo al Papa: “¡Pero mis pensamientos van a mis hermanos y hermanas que aún están encerrados y me pregunto cuándo ellos también obtendrán la libertad!”.

“Gracias Santo Padre por escucharme. Desafortunadamente, aún hoy, muchas personas que huyen de la guerra y el hambre tienen una historia similar a la mía”, concluyó.

El 2 de abril durante el viaje en avión de Roma a Malta, el Papa Francisco recibió de obsequio un cuadro que fue pintado por Daniel. Esta obra representa su historia como migrante y refugiado.

Durante el encuentro con migrantes y refugiados que tuvo el Papa Francisco en Hal Far (Malta), escuchó el testimonio de Daniel Jude Oukeguale, joven nigeriano que vivió momentos traumáticos al intentar escapar varias veces de la violencia en su país, hasta finalmente conseguirlo.

“Dejé mi ciudad natal hace 5 años. Después de 13 días de viaje, llegamos al desierto. Durante la travesía, pasamos entre cuerpos de personas y animales, autos quemados y muchos tanques de agua vacíos. Después de 8 días traumáticos en el desierto llegamos a Libia”, contó el joven ante el Papa Francisco y a las más de 200 personas presentes en el Laboratorio de Paz Juan XXIII.

“Los que todavía tenían que pagar a los traficantes por el cruce fueron encerrados y torturados hasta que pagaron sus cuotas. Algunos han perdido la vida, otros han perdido la cabeza. Tuve la suerte de no estar entre ellos”, dijo Daniel.

Nigeria vive con inseguridad desde 2009 cuando comenzó la insurgencia de Boko Haram con el objetivo de convertir al país en un estado islámico.

Desde entonces, el grupo, uno de los grupos islamistas más grandes de África, ha estado orquestando ataques terroristas indiscriminados contra varios objetivos, incluidos grupos religiosos y políticos, así como contra civiles.

Daniel, un sobreviviente del conflicto armado en Nigeria, narró que llegar a Libia no fue la solución, ya que en ese momento “había una guerra de guerrillas” en el país.

“Corríamos el riesgo de que nos robaran todo el tiempo. Pagué dos veces a los contrabandistas, quienes me prometieron ponerme en un barco a Europa. Sin embargo, los viajes fueron cancelados y no recuperamos el dinero. Las condiciones de vida eran terribles. Logré encontrar trabajo en Libia como albañil para pagar otro cruce. Al final me subí a un bote de 2mx10m en el que iban más de 100 personas”, contó.

En ese bote, Daniel navegó Navegamos durante más de 17 horas hasta que un barco italiano los ayudó.

“Estaba emocionado y lleno de alegría. El pueblo se había arrodillado para dar gracias a Dios, para descubrir, poco después, que el barco regresaba a Libia. Nos entregaron a la guardia costera libia y nos encerraron en el centro de detención de Ain Zara. El peor lugar para pasar un solo día”, lamentó.

Nueve meses después, tras haber juntado suficiente dinero trabajando como albañil, volvió a subir a un bote de escape.

“En la primera noche, nos encontramos con olas altas. Cuatro cayeron al mar, desafortunadamente, logramos salvarnos solo dos. ¡Todos estábamos muertos de miedo! Casi pierdo la esperanza y en ese momento me quedé dormido con la esperanza de morir”, narró.

Daniel se despertó al día siguiente y vio que las personas a su lado sonreían.

“Continuamos navegando hasta que nos encontramos con pescadores tunecinos que nos dieron pan, leche y agua y pidieron ayuda. Finalmente llegó el barco, pero descubrimos que era la guardia costera tunecina. Mejor que pasar otra noche en el Mediterráneo”, dijo.

El barco se detuvo en el puerto y llevaron a Daniel y sus acompañantes a Zarzis, Túnez.

“Recuerdo haber escrito ‘No te rindas’ con pasta de dientes en la pared de mi habitación, al lado de mi cama. Uno del personal siempre me decía que lo limpiara, pero yo me negaba, hasta que un día me trajo un trapo y me dijo que no se iría hasta que lo limpiara. Así que lo hice”.

“Al día siguiente volvió y encontró un cuadro en la pared que yo había hecho. Más tarde me llevo bolígrafos y papel. Empecé a dibujar y me enamoré del arte. Durante algún tiempo también trabajé con un artista local antes de regresar a Libia con otros dos compañeros. Aunque Libia es horrible, desde allí es más fácil cruzar el mar”, contundió.

Daniel contó al Papa que volvió a conseguir un trabajo con el que ganó suficiente dinero para pagar otro intento de escape: “Deposité muchas esperanzas en él. Esta vez, después de 3 días en el mar, llegué a Malta, era la sexta vez que pagaba a los contrabandistas”.

“Cuando la Guardia Costera de Malta nos rescató, casi no podía creerlo. Recuerdo lágrimas de alegría y sonrisas, finalmente estábamos a salvo y mi sueño se había hecho realidad”.

“Desafortunadamente, sin embargo, la alegría no duró mucho porque estuvimos encerrados en un centro de detención durante unos 6 meses. Había perdido la cabeza y todas las noches le preguntaba a Dios "¡¿por qué?!"”, contó el joven nigeriano.

Reveló al Papa que a veces lloraba y le hubiera gustado “estar muerto”.

“Me preguntaba si el viaje emprendido fue un error. ¿Por qué hombres como nosotros deberían considerarnos enemigos, criminales y no hermanos?”, sostuvo.

“Después de este período de tiempo nos llevaron al centro de Hal Far, justo aquí detrás de ti Me tomó un tiempo adaptarme, la detención también me privó de las ganas de soñar. Pero en unas semanas, el estado de ánimo cambió, comencé a afrontar el día a día con nuevas esperanzas y puedo decir que ahora mi vida ha mejorado mucho gracias al apoyo de las personas que me ayudaron”, contó el joven.

Finalmente, le dijo al Papa: “¡Pero mis pensamientos van a mis hermanos y hermanas que aún están encerrados y me pregunto cuándo ellos también obtendrán la libertad!”.

“Gracias Santo Padre por escucharme. Desafortunadamente, aún hoy, muchas personas que huyen de la guerra y el hambre tienen una historia similar a la mía”, concluyó.

El 2 de abril durante el viaje en avión de Roma a Malta, el Papa Francisco recibió de obsequio un cuadro que fue pintado por Daniel. Esta obra representa su historia como migrante y refugiado.

Etiquetas: Malta, Viaje del Papa Francisco a Malta, Viaje Papa Francisco Malta, El Papa en Malta, Viaje del Papa a Malta, Papa Francisco en Malta, Viaje a Malta

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios