24 de septiembre de 2015 1:52 pm

Jesús vino al mundo como un “sin techo”, dice Papa Francisco a indigentes en Washington

Redacción ACI Prensa

El Papa Francisco se reúne con los sin techo / Foto: Archdiocese of Washington
El Papa Francisco se reúne con los sin techo / Foto: Archdiocese of Washington

El Papa Francisco tuvo este jueves un emotivo encuentro con un grupo de indigentes en la parroquia de San Patricio, en Washington DC (Estados Unidos), a quienes consoló recordando que Jesús llegó al mundo como un “sin techo”, y los alentó a seguir el ejemplo de San José, cuya fe le permitió “encontrar luz en ese momento que parecía todo a oscuras”.

“Ustedes me recuerdan a San José. Sus rostros me hablan del suyo”, afirmó el Papa a los cerca de 200 indigentes asistidos por las Caridades Católicas, entre discapacitados, personas sin techo, inmigrantes, adictos, entre otros.

Francisco, quien recordó su devoción a San José, recordó que en la vida del padre de Jesús “hubo situaciones difíciles de enfrentar”, como cuando María estaba por dar a luz y no encontraban alojamiento.

“El Hijo de Dios entró en este mundo como uno que no tiene casa. El Hijo de Dios entró como un ‘homeless’. El Hijo de Dios supo lo que es comenzar la vida sin un techo”, señaló.

El Pontífice invitó a imaginarse las preguntas que se habría hecho San José: “¿Cómo el Hijo de Dios no tiene un techo para vivir? ¿Por qué estamos sin hogar, por qué estamos sin un techo? Son preguntas que muchos de ustedes pueden hacerse a diario y se las hacen. Al igual que José se cuestionan: ¿Por qué estamos sin un techo, sin un hogar?”.

Sin embargo, señaló que también haría bien que estas preguntas se las hicieran “los que tenemos techo y hogar”. “¿Por qué estos hermanos nuestros están sin hogar, por qué estos hermanos nuestros no tienen un techo?”, cuestionó.

Francisco dijo que las preguntas de San José siguen siendo actuales. “José era un hombre que se hizo preguntas pero, sobre todo, era un hombre de fe. Y fue la fe la que le permitió a José poder encontrar luz en ese momento que parecía todo a oscuras; fue la fe la que lo sostuvo en las dificultades de su vida. Por la fe, José supo salir adelante cuando todo parecía detenerse”.

El Papa recordó que “ante situaciones injustas y dolorosas, la fe nos aporta esa luz que disipa la oscuridad”, y como al padre adoptivo de Jesús, “la fe nos abre la presencia silenciosa de Dios en toda vida, en toda persona, en toda situación”.

“Quiero ser muy claro, no hay ningún motivo de justificación social, moral o del tipo que sea para aceptar la falta de alojamiento. Son situaciones injustas, pero sabemos que Dios está sufriéndolas con nosotros, está viviéndolas a nuestro lado. No nos deja solos”.

Jesús, afirmó el Papa, “se ha identificado con todos aquellos que sufren, que lloran, que
padecen alguna injusticia. Él lo dice claramente: ‘Tuve hambre, y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero y me dieron alojamiento’”.

En ese sentido, señaló que Cristo “sigue golpeando nuestra puerta en el rostro del hermano, en el rostro del vecino, en el rostro del que está a nuestro lado”.

“Queridos amigos, uno de los modos más eficaces de ayuda que tenemos lo encontramos en la oración. La oración nos une, nos hace hermanos (…). En la oración es donde nuestro corazón encuentra la fuerza para no volverse insensible, frío ante las situaciones de injusticia. En la oración, Dios nos sigue llamando y levantando a la caridad”.

Por ello, Francisco invitó a los asistentes a rezar juntos el Padrenuestro.

“Hoy quiero rezar con ustedes, quiero unirme a ustedes, porque necesito su apoyo y su cercanía. Quiero invitarlos a rezar juntos, los unos por los otros, los unos con los otros. Así podremos continuar con este sostén que nos ayuda a vivir la alegría de saber que Jesús
está en medio nuestro. Y que Jesús nos ayude a solucionar las injusticias que Él conoció primero: La de no tener casa ¿Se animan a rezar juntos? Yo empiezo en castellano y ustedes
siguen en inglés”, invitó, para luego iniciar la oración.

La parroquia de San Patricio se construyó en 1794 para atender a los inmigrantes irlandeses que vinieron a trabajar en la construcción de edificios del gobierno federal.

Luego de su discurso, el Papa tuvo varios minutos de contacto cercano con el grupo, tomándose fotos, saludando y besando niños.

Caridades Católicas es la pastoral social con que cuenta cada diócesis en Estados Unidos para suministrar ayuda a los necesitados en diferentes áreas como servicios médicos, legales, de inmigración y educación. Desde hace más de 80 años ofrece 64 programas para las personas necesitadas.

El Arzobispo de Washington, Cardenal Donald Wuerl, obsequió al Papa un libro que reúne las promesas recogidas por la Arquidiócesis de personas que se comprometieron por escrito a rezar o realizar actividades comunitarias como una manera de homenajear al Santo Padre.

Etiquetas: indigentes, Viaje del Papa Francisco a Estados Unidos, sin techo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios