19 de noviembre de 2018 6:17 pm

Jesuitas condenan asesinato de superior de comunidad y piden hallar a culpables

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Foto: Pixabay (Dominio Público)
Imagen referencial / Foto: Pixabay (Dominio Público)

La Compañía de Jesús en África y Madagascar condenó el “brutal asesinato del P. Víctor-Luke Odhiambo”, ocurrido el 15 de noviembre en Sudán del Sur, y pidió que los culpables sean llevados a la justicia “para poner fin a la cultura de impunidad que ha llegado a ser común en el país”.

El P. Odhiambo, de 62 años y superior de la comunidad jesuita de Cueibet, murió durante un asalto violento a su comunidad. Otros tres jesuitas, que se encontraban en el lugar durante el ataque, lograron sobrevivir.

“Nuestros corazones están con la familia del P. Odhiambo, rezando que la resurrección de Cristo los consuele”, expresó la Compañía en un comunicado emitido este 19 de noviembre.

Destacó que “el P. Odhiambo dedicó su vida al servicio del pueblo de Dios a través de la educación (…). Fue un sirviente de la misión de Cristo, dando vida y esperanza a los más necesitados de esperanza”.

Sobre la situación en Sudán del Sur, los jesuitas señalaron que este país sufre conflictos desde hace muchos años y se ha convertido en uno de los estados “más frágiles” en el mundo.

“Los jesuitas y sus compañeros de misión han trabajado en Wau, Kajokeji, Tabura-Yambio, Lobone, Nimule, Yei, Maban, Rumbek, Cueibet y Juba, y varios de ellos han sido atacado varias veces, obligados a abandonar una escuela en Wau en la cima de la guerra, emboscados por bandas armadas, secuestrados y testigos de violentos ataques contra inocentes sudaneses del sur”, denunció.

Por ello, además de condenar el asesinato del P. Odhiambo, la Compañía de Jesús en África y Madagascar exigió al Gobierno proteger las vidas de los habitantes y de quienes trabajan en el país, sin diferenciar su nacionalidad, etnia, religión o posición política.

Además, llamó a llevar a cabo el desarme en el país. Condenamos “la proliferación ilegal de armas cortas y ligeras en Sudán del Sur, en gran parte suministradas por los países occidentales y asiáticos”, expresó el comunicado.

Asimismo, alentó a los padres de familia y líderes de los clanes y estados a unirse para decir “no a la cultura de violencia y muerte”.

“En fidelidad a nuestra misión de reconciliación y justicia, renovamos nuestro compromiso de continuar colaborando con la Iglesia local y todas las personas de buena voluntad para el avance del reinado de Dios a través de nuestros ministerios y obras en Sudán del Sur”, expresa el comunicado.

El P. Victor-Luke nació el 20 de enero de 1956 en Kenia, entró en la Compañía de Jesús el 4 de julio de 1978, recibió el orden sacerdotal el 22 de agosto de 1987 y pronunció sus últimos votos el 30 de mayo de 1993. Era el primer jesuita de Kenia.

Presente en Sudán del Sur desde hacía 10 años, era superior de su comunidad desde el 30 de enero de 2017, además de decano del Mazzolari Teachers College. Con anterioridad había desarrollado su servicio pastoral en el Starehe Boys Centre de Nairobi (Kenia), y en el Loyola High School de Dar Es Salaam (Tanzania).

Etiquetas: Sacerdote asesinado, Jesuitas, Sudán del Sur, sacerdote jesuita

Comentarios