19 de junio de 2018 - 5:15 PM

Iremos a la cárcel antes que romper secreto de confesión, aseguran sacerdotes en Australia

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

Foto referencial: Pixabay dominio público
Foto referencial: Pixabay dominio público

Un sacerdote australiano afirmó que junto con otros presbíteros están dispuestos a ir a la cárcel antes que romper el secreto de confesión, como les exige una nueva ley cuando durante la administración del sacramento, el penitente revela algún caso de abuso sexual.

“El Estado nos va a exigir a nosotros los sacerdotes católicos que hagamos algo que vemos como el crimen más grave y no estoy dispuesto a eso”, dijo el P. Michael Whelan, párroco de la iglesia St. Patrick en Sydney, según informa un medio local.

En ese sentido, aseguró que junto con otros sacerdotes están “dispuestos a ir a la cárcel” antes que romper el secreto de confesión.

Al ser preguntado sobre si la Iglesia está por encima de la ley, el presbítero dijo que “absolutamente no”; sin embargo, advirtió que “cuando el Estado trata de intervenir en nuestra libertad religiosa, mina la esencia de lo que significa ser católico. Resistiremos”.

El P. Whelan dio estas declaraciones después que la Asamblea Legislativa del Territorio de Canberra aprobó el 7 de junio una ley para obligar a los sacerdotes a romper el secreto de confesión cuando, durante la administración del sacramento, conozcan de algún caso de abuso sexual. Esta norma entrará en vigor el 31 de marzo de 2019.

Por su parte, el territorio de South Australia aprobó una ley similar que entrará en vigor el 1 de octubre de este año, mientras que Nueva Gales del Sur analiza la posibilidad de una norma parecida.

Sobre la norma de South Australia se pronunció el Administrador Apostólico de Adelaide, Mons. George O’Kelly, que aseguró que “los políticos pueden cambiar la ley, pero nosotros no podemos cambiar la naturaleza del confesionario, donde se da un encuentro sagrado entre el penitente, que es alguien que busca perdón, y un sacerdote que representa a Cristo”.

En declaraciones a ABC radio en Adelaide, el Arzobispo dijo que esta ley “no nos afecta”. “Entendemos que el secreto de confesión está en el área de lo sagrado”, afirmó.

Mons. O’Kelly dijo que su “compromiso en South Australia con la protección de los niños y los ambientes seguros se mantiene inquebrantable”.

“Nuestros sacerdotes son conscientes de su obligación de reportar el abuso infantil y han estado participando en una capacitación regular desde 2007, al igual que nuestros empleados eclesiales y los voluntarios”, concluyó.

El Derecho Canónico establece en el canon 983 que “el sigilo sacramental es inviolable; por lo cual está terminantemente prohibido al confesor descubrir al penitente, de palabra o de cualquier otro modo, y por ningún motivo”.

El canon 984 advierte que “está terminantemente prohibido al confesor hacer uso, con perjuicio del penitente, de los conocimientos adquiridos en la confesión, aunque no haya peligro alguno de revelación”.

Asimismo, el canon 1388 señala que un sacerdote confesor que “viola directamente el sigilo sacramental, incurre en excomunión latae sententiae (automática) reservada a la Sede Apostólica”, es decir que solo puede ser levantada por el Papa.

Etiquetas: sacerdote, Australia, Abusos sexuales, Confesión, cárcel, abuso

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios