27 de marzo de 2017 6:31 pm

Inundación colapsa Piura en norte del Perú y Arzobispo reza por un “tiempo sereno”

Redacción ACI Prensa

Mons. José Antonio Eguren  en la Parroquia San Francisco Javier de Querecotillo en la ciudad de Sullana / Crédito: Arzobispado de Piura
Mons. José Antonio Eguren en la Parroquia San Francisco Javier de Querecotillo en la ciudad de Sullana / Crédito: Arzobispado de Piura

El Arzobispo de Piura (Perú), Mons. José Antonio Eguren, pidió al Señor de la Buena Muerte de Chocán que le conceda a su ciudad un “tiempo sereno” ante el desborde del río Piura que ha colapsado a la ciudad.

Este lunes 27 de marzo diversos sectores de la ciudad de Piura quedaron completamente bajo el agua, inclusive la Plaza de Armas, y según cifras del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional, hasta momento hay 20 446 damnificados, 8 fallecidos, 241 395 personas afectadas y 48 708 viviendas afectadas en todo el departamento.

En su homilía de la Misa que presidió el 26 de marzo, cuarto domingo de Cuaresma, Mons. Eguren dijo que en estos “momentos difíciles y dramáticos” el pueblo de Piura debe pedir al Señor para que les conceda “un buen clima”.

La Eucaristía la celebró el Arzobispo en la Parroquia San Francisco Javier de Querecotillo en la ciudad de Sullana, Santuario del Señor de la Buena Muerte de Chocán,

El Prelado oró a Dios para que “no haya más muertos ni damnificados. Que las crecidas de los ríos y quebradas no produzcan más muerte y destrucción. En estos momentos podemos tener la tentación de pensar que el Señor está lejos de nosotros y que no le importamos”.

El Arzobispo recordó que ante la devastación, “Jesús está con nosotros en medio de nuestra desgracia para abrazarnos, amarnos y abrirnos los ojos a la luz del amor”.

En ese sentido, aseguró que el Señor llama a compartir “lo poco que tenemos con quien pasa más necesidad que nosotros, o dándole al hermano que está desmoralizado una palabra de aliento o un abrazo que le de serenidad y fortaleza, o haciendo de esta hora difícil una ocasión para dejar de lado todo lo que nos divide y más bien estar más unidos que nunca”.

En otro momento de su homilía Mons. Eguren dijo que “Jesús cura al ciego de nacimiento con barro y agua”, lo que ahora su ciudad tiene por “doquier y en exceso”.

“Por ello le pedimos al Señor de Chocán: Jesús, unta nuestros corazones con tu barro y derrama sobre nosotros de manera renovada el agua de nuestro bautismo, para que podamos pasar de las tinieblas de la angustia a la luz de la confianza en tu presencia y amor”.

Finalmente, encomendó al Señor las almas de los fallecidos y pidió su protección para las familias que lo han perdido todo.

“A nosotros que somos tus discípulos y devotos, danos entrañas de misericordia y de solidaridad para que por medio de nuestro amor fraterno los demás vengan a la luz de la fe en Ti y tengan la certeza que tu amor está con nosotros”, concluyó el Prelado. 

También te puede interesar: 

Etiquetas: Perú, Piura, Desastres Naturales, Mons. José Antonio Eguren, Iglesia en Perú

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios