16 de marzo de 2021 - 5:39 PM

Instituto Juan Pablo II debería llamarse Amoris laetitia por nuevo presidente, dice experto

Redacción ACI Prensa

Pontificia Universidad Lateranense, en la que se encuentra el Pontificio Instituto Juan Pablo II / Crédito: Flickr de calu777 (CC BY 2.0)
Pontificia Universidad Lateranense, en la que se encuentra el Pontificio Instituto Juan Pablo II / Crédito: Flickr de calu777 (CC BY 2.0)

El experto francés y profesor de Filosofía, Thibaud Collin, sugirió que el Pontificio Instituto Juan Pablo II para las ciencias del Matrimonio y la Familia en Roma, cambie de nombre para llamarse en adelante “Instituto Amoris laetitia”, teniendo en cuenta que desde septiembre tendrá un nuevo presidente.

En un artículo publicado este 16 de marzo por el vaticanista italiano Sandro Magister en su blog Settimo Cielo, Collin, que enseña Filosofía en el Collège Stanislas de París, lamentó el nombramiento de Mons. Philippe Bordeyne como nuevo presidente del Instituto Juan Pablo II.

“El nombramiento como director de un personaje como Philippe Bordeyne confirma que el Instituto Juan Pablo II, en plena hemorragia de alumnos, debería, por honestidad intelectual, cambiar de nombre. Podría llamarse, por ejemplo, Instituto Amoris laetitia”, escribió Collin.

Mons. Bordeyne, que es rector del Institut Catholique de París desde 2011, ha sido confirmado como nuevo presidente del Instituto Juan Pablo II con un documento del 22 de febrero firmado por el Cardenal Giuseppe Versaldi y el Arzobispo Vincenzo Zani, respectivamente prefecto y secretario de la Congregación para la Educación Católica. Mons. Bordeyne comenzará su mandato en septiembre.

El teólogo francés de 61 años sucederá en el cargo a Mons. Pierangelo Sequeri, de 76 años, quien ya ha cumplido su mandato de cinco años.

Bajo la presidencia de Mons. Sequeri, la institución fue elevada a pontificio instituto teológico, pero estuvo en el centro de una polémica luego del cambio de currículo y tras el despido de varios teólogos considerados más fieles a las enseñanzas de San Juan Pablo II.

El Instituto se fundó en 1981 como un centro para el estudio de la antropología y la teología cristianas, a la luz de las ideas filosóficas del Papa San Juan Pablo II en su libro “Amor y responsabilidad”, así como de su ciclo de reflexiones conocido como la “Teología del Cuerpo”.

El Papa Francisco restableció el Instituto en 2017, ampliando su objetivo teológico para incluir las “ciencias de la familia”.

En su artículo, Collin afirma que el nombramiento de Mons. Bordeyne confirma un “cambio de paradigma” que ya no considera como “piedra de toque” a la encíclica Humanae vitae, publicada por el Papa San Pablo VI en 1968.

En Humanae vitae, San Pablo VI alertó sobre las consecuencias del uso de anticonceptivos, tales como la degradación moral, la pérdida del respeto a la mujer y el uso de estos métodos artificiales como políticas de Estado.

Collin cita un ensayo de Mons. Bordeyne de 2015 en el que afirma que “sería razonable dejar el discernimiento de los métodos de control de la natalidad a la sabiduría de las parejas”.

“En esta perspectiva, la Iglesia podría admitir una pluralidad de caminos para responder a la llamada general a mantener la apertura de la sexualidad a la trascendencia y al don de la vida”, agrega Mons. Bordeyne.

Mons. Bordeyne también escribe que “la vía de los métodos naturales, que implica la continencia y la castidad, podría recomendarse como un consejo evangélico, practicado por parejas cristianas o no cristianas, que exige el autodominio de la abstinencia periódica. La otra vía cuya licitud moral podría admitirse, confiando la elección a la sabiduría de los cónyuges, sería el uso de métodos anticonceptivos no abortivos”.

Como presidente, Mons. Bordeyne afronta el desafío inmediato de completar la revisión del Instituto, como lo expresó el Papa Francisco en la carta apostólica del 8 de septiembre de 2017. También debe encargarse de revertir la tendencia a la baja en la inscripción de alumnos.

Según algunos informes, el Instituto se ha visto forzado a cerrar algunos cursos debido a que no logran tener el mínimo requerido de estudiantes. Otros señalan que ha perdido al 90% de sus alumnos.

Mons. Bordeyne es especialista en Teología Moral, ecumenismo e interpretación del Concilio Vaticano II. Es editor del Boletín de Teología Moral de Investigación de Ciencias Religiosas, así como fundador de la colección “Teología en la Universidad”.

Participó como experto en el Sínodo de la Familia de 2015 en Roma. En 2017 publicó el libro “Divorcés remariés: ce qui change avec François” (Divorciados y vueltos a casar: Lo que cambia con Francisco).

En 2018 publicó “Portare la legge a compimento. Amoris Laetitia nelle situazioni matrimoniali fragili” (Hacer que la ley se cumpla: Amoris laetitia en las situaciones matrimoniales frágiles) con la casa editora del Vaticano.

Es miembro del directorio académico de la Academia Internacional para la Espiritualidad Marital (INTAMS). En 2019 esta organización dedicó uno de sus números de su revista “Marriage, Families & Spirituality” (Matrimonio, familias y espiritualidad) a “Los derechos de las parejas homosexuales”.

En esa edición de la revista se apoya la adopción por parte de parejas del mismo sexo y se cuestiona si el rechazo de la Iglesia a las relaciones homosexuales se aplicaría a “las relaciones amorosas de largo plazo entre personas del mismo sexo”.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA 

Etiquetas: Familia, Matrimonio, Pablo VI. Humanae Vitae, Humanae Vitae, Amoris Laetitia, Pontificio Instituto Juan Pablo II

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios