16 de marzo de 2020 10:30 pm

Informe: Al menos 20 sacerdotes asesinados y 50 secuestrados en Nigeria desde 2015

Redacción ACI Prensa

Seminaristas de Nigeria llevan el ataúd de su compañero asesinado, Michael Nnadi, durante su funeral el 11 de febrero de 2020 / Crédito: Dominio Público
Seminaristas de Nigeria llevan el ataúd de su compañero asesinado, Michael Nnadi, durante su funeral el 11 de febrero de 2020 / Crédito: Dominio Público

Al menos 20 clérigos entre sacerdotes y seminaristas católicos han sido asesinados en Nigeria desde junio de 2015, mientras que otros 50 han sido secuestrados, según un informe de una ONG con sede en este país de África occidental.

“No menos de 20 clérigos, incluidos al menos ocho sacerdotes y seminaristas católicos, han sido asesinados en los últimos 57 meses y no menos de 50 secuestrados”, dice un informe especial de la International Society for Civil Liberties and the Rule of Law (Intersociety).

Mientras señala que Nigeria se ha “convertido en un campo de exterminio para cristianos indefensos”, el informe del 8 de marzo identificó a algunos de los sacerdotes asesinados como el P. Joseph Gor y el P. Felix Tyolaha, ambos asesinados por pastores yihadistas en la parroquia de Saint Ignace Quasi Ukpor-Mbalom (Benue) el 24 de abril de 2018.

También se informó sobre el P. Clément Ugwu, secuestrado y asesinado el 14 de marzo de 2019; y el P. Paul Offu, secuestrado y asesinado el 1 de agosto de 2019. 

Entre las últimas víctimas de los asesinatos selectivos se encuentran líderes cristianos nigerianos, señaló el informe sobre las víctimas locales de la yihad islámica. Estos incluyen los funcionarios de la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN), el P. Lawan Andimi y Denis Bagaur, ambos asesinados el 20 de enero de 2020. 

La última víctima de persecución cristiana en la Iglesia Católica en Nigeria es el seminarista Michael Nnadi, de 18 años, quien fue secuestrado junto con otros tres seminaristas del Seminario del Buen Pastor. Sus tres compañeros fueron liberados, pero Michael, huérfano, fue asesinado a fines de enero de 2020.

Además de los miembros del clero, el informe revela que al menos 350 cristianos fueron asesinados por los insurgentes en los primeros dos meses de 2020.

“En los últimos dos meses, enero y febrero de 2020, se han registrado hasta 350 muertos cristianas y entre 100 y 150 viajeros cristianos secuestrados en las carreteras”, muestra el informe. 

De los 350 cristianos muertos, 250 serían responsabilidad de los pastores yihadistas fulani, mientras que Boko Haram y los bandidos de carreteras son responsables de las 100 muertes restantes, agregó un informe. 

Las estadísticas disponibles examinadas por la ONG indican que desde junio de 2015 “cuando el actual gobierno central de Nigeria entró en funciones”, se han registrado entre 11.500 y 12.000 muertes de cristianos. Entre estos, los pastores yihadistas fulani causaron 7.400 muertes, Boko Haram 4000 y los bandidos de carreteras entre 150 y 200.

Nigeria ha experimentado inseguridad desde 2009, cuando la insurgencia de Boko Haram comenzó con el objetivo de transformar el país en un estado islámico. Desde entonces, el grupo, uno de los grupos islamistas más grandes de África, según los informes, ha organizado ataques terroristas indiscriminados contra varios objetivos, incluidos grupos religiosos y políticos, así como civiles.

La situación de inseguridad en el país, la más poblada de África, se complica aún más por la participación de pastores musulmanes predominantemente fulani, también llamados milicias fulani, que a menudo se han enfrentado con agricultores cristianos por los pastos.

“Si bien el 100% de las víctimas de los ataques de pastores yihadistas en Nigeria son cristianos, unos 4.000 cristianos asesinados por Boko Haram se encuentran entre los 6.000 masacrados por la secta desde junio de 2015”, dice el informe.

También se informa que los viajeros en las carreteras del país han llevado la peor parte de la hostilidad yihadista.

“Lo mismo es aplicable a las víctimas de casa en casa, de saqueos durante los cuales los cristianos son separados de otros a punta de pistola y secuestrados o asesinados en el lugar”, continúa un informe.

Refiriéndose a la naturaleza étnica de los ataques, la nota del informe decía: “Los cristianos y, en particular, los del grupo étnico igbo están siendo observados en las carreteras y secuestrados en el monte y obligados a pagar rescate o enfrentar la muerte, incluyendo decapitación o conversión forzada al islam”.

El informe que ejemplifica los ataques de origen étnico indica: “El 14 de enero de 2020, hasta 58 viajeros igbo, a través del transporte Ezenwata Luxe Bus, fueron emboscados y obligados a detenerse y luego fueron secuestrados”. 

Durante las emboscadas en las carreteras, las mujeres “son regularmente víctimas de violencia sexual, incluida la violación y otras formas de agresión sexual”, continúa el texto.

Boko Haram, pastores yihadistas y ladrones de carreteras secuestraron a viajeros en las principales autopistas nigerianas, luego los torturaron en cautiverio hasta hacerse efectivo el pago de rescate, dice el informe.

Según el informe, “muchas, si no la mayoría, de las víctimas de los ataques de Boko Haram en la región noreste de Nigeria son cristianos, mientras que la mayoría de las víctimas de 'bandidos y/o secuestradores' en el norte de Nigeria son cristianos que viajan al norte o al sur del país usando la carretera”.

En total, el informe encontró que desde 2015, “no menos de 10.475 cristianos han sido asesinados” por actores no estatales, es decir, por Boko Haram, la milicia Fulani y bandidos de carretera. 

En los 57 meses, los yihadistas fulani fueron descritos como el “cuarto grupo terrorista más mortífero del mundo” por el Índice Global de Terrorismo de 2014, que representa aproximadamente el 62% de los 7.400 muertos.

A nivel de actores no estatales “fueron responsables de 1.050 muertes cristianas” de las fuerzas de seguridad del país fuera de la ley y “se cometieron en violación flagrante de los derechos humanos y el derecho humanitario”, dice el informe.

Durante el mismo período, el número de refugiados internos alcanzó más de tres millones, siendo la mayoría cristianos en la parte norte del país, mientras que alrededor de 2.000 iglesias fueron destruidas.

El informe atribuye la impunidad de los yihadistas en parte debido a la protección del gobierno, lo que fue condenado por los obispos católicos del país.

“El gobierno de Nigeria y sus agencias de seguridad también han sido valientes en la defensa de las actividades terroristas de los yihadistas fulani. El gobierno también funciona como su portavoz”, dijo el informe.

Intersociety, dirigida por la criminóloga cristiana Emeka Umeagbalasi, monitorea y documenta los asesinatos de cristianos en el país más grande de África desde 2010, con la ayuda de criminólogos, abogados, periodistas, graduados de estudios de seguridad y paz en medio de conflictos.  

Al hacerlo, la organización de 12 años de antigüedad, que se opone a la violencia interreligiosa o al asesinato en nombre del islamismo radical, se ha basado en informes creíbles de medios locales y extranjeros, cuentas y testimonios de organizaciones cristiana, medios de comunicación eclesiásticos, informes de organizaciones locales e internacionales de defensa e investigación, así como cuentas públicas creíbles disponibles.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en ACI Afrique

Etiquetas: Nigeria, Sacerdote asesinado, Boko Haram, Iglesia en Nigeria, sacerdotes asesinados, asesinatos de sacerdotes, Asesinato de sacerdotes, Asesinato

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios