14 de mayo de 2022 - 8:10 PM

Indemnizarán con 1,26 millones a familiares de mujer fallecida en centro de abortos

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa

Imagen referencial | Crédito: Foto de Danie Franco en Unsplash
Imagen referencial | Crédito: Foto de Danie Franco en Unsplash

Un centro de abortos y una universidad de Estados Unidos deberán indemnizar con 1,26 millones de dólares a la familia de Keisha Marie Atkins, una estudiante de 23 años que en 2017 solicitó el aborto tardío de su bebé y luego falleció por complicaciones médicas.

El aborto fue realizado el 31 de enero de 2017 en Southwestern Women's Options (SWO), ubicado en Albuquerque, en el estado de Nuevo México. Tres días después, Keisha regresó a la clínica con dificultad para respirar y signos de sepsis.

Keisha fue llevada a un quirófano para dar a luz a su bebé de 24 semanas, pero nació muerto ya que se le había aplicado una inyección letal. Durante el parto, ella sufrió un paro cardíaco y fue trasladada a un hospital universitario, donde la estabilizaron, pero falleció a los pocos días, el 4 de febrero.

El medio local ABQ Journal informó el 9 de mayo de 2022 que SWO llegó a un acuerdo con la familia de Keisha y deberán otorgarles la suma de 900 mil dólares.

La Universidad de Nuevo México (UNM), que derivó negligentemente a Keisha a SWO tras considerarla inelegible para realizar el aborto en sus instalaciones, también deberá pagar una suma de 365 mil dólares a la familia.

En total, entre ambas instituciones se deberá pagar $1,26 millones por daños y perjuicios.

La madre y la hermana de Keisha presentaron la demanda contra la universidad y el centro abortista tras su muerte.

Según el sitio provida Life Institute, la justicia de Albuquerque descubrió que a Keisha se le dijo que, a menos que desee que le cobren dinero extra, “no contactara ni consultara ningún centro médico, hospital, médico, sala de emergencias o enfermera fuera de los empleados, agentes y/o personal de la clínica SWO”.

Como Keisha era estudiante y no tenía recursos económicos, se conformó con acceder a la atención de SWO, aunque eso la llevó a la muerte.

“La verdadera causa de la muerte de Keisha fue encubierta por un informe que señalaba que la causa fue ‘natural’ debido al embarazo”, precisa Life Institute.

El abogado de la familia, Michael Seibel, dijo en el 2018 que “el tratamiento médico de Keisha Atkins fue una serie de negligencias y malas prácticas que finalmente la llevaron a su muerte prematura”.

“Estas acciones se vieron agravadas por el hecho de que los médicos de Southwestern le indicaron que no buscara atención en la sala de emergencias. También tenemos motivos para creer que estas partes conspiraron con el investigador médico de la UNM para ocultar la causa de la muerte del aborto con el fin de proteger los intereses mutuos y las relaciones duraderas”, dijo.

Life Institute sostuvo que Keisha “era una joven estudiante brillante que tenía toda la vida por delante”.

“Ella sintió que no había apoyo para una estudiante con un bebé y decidió someterse a un procedimiento drástico para matar a su propio hijo que tenía 24 semanas. En lugar de que la universidad brinde ayuda y apoyo real que se encuentran en esas situaciones, se alinearon con el centro de abortos, impulsando su negocio”, lamentó.

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Muerte, Aborto en Estados Unidos, Roe vs Wade, aborto legal, Roe v. Wade

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios